Evita aparecer como spam
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Buffer
  • Pinterest
  • LinkedIn
El spam es el enemigo a batir. Ya te he dado anteriormente algunas claves para evitar ser detectado como correo basura. Es lo más importante que tienes que hacer al comenzar tu estrategia de email marketing. Si no lo consigues, nada de lo que hagas después servirá para nada, ya que nuestros destinatarios nos verán como correo no deseado. Recibimos tal cantidad de correo bueno y spam al día, que no nos paramos uno a uno en cada uno de los mensajes para corregir lo que ya ha hecho una máquina (en este caso el proveedor de correo de nuestro potencial cliente). Si entras en spam no saldrás nunca. Sí, hay leyendas de viejos héroes que lo han conseguido, pero créeme, es mejor prevenir que tener que lamentarse.

Sí, vale, ya sabemos lo que es spam, pero no terminamos de ver la diferencia entre una campaña de email marketing y lo que recibo habitualmente en mi bandeja de correo electrónico. ¿por qué voy a ser yo diferente a los demás?

Las diferencias entre lo que es una campaña de email marketing y el spam son muchas e importantes:

Permiso

Si algo identifica en primer lugar al spam es que no tenemos permiso del destinatario para enviarle nuestros correos. Además, estos correos se envían de forma masiva. ¿Os habéis fijado alguna vez que vuestro correo sale en la lista de destinatarios junto a direcciones de correos que se parecen mucho al vuestro? Eso es de primero de spam: hacer combinaciones de letras y números para enviar correos. Lo hace una máquina que, obviamente, no tiene permiso para mandar todos esos correos, empezando por el tuyo.

La base de datos

En otras ocasiones la obtención de los datos por parte de los spammers se ha producido de forma cuando menos ilegítima  o de origen dudoso. En el email marketing es al contrario: la base de datos nace del consentimiento explícito de los destinatarios para recibir correos por parte del remitente.

Cuidado si vamos a comprar o alquilar una base de datos. De entrada, es una práctica muy poco recomendable, pero, si se hace, hay que tener la seguridad de que esos datos son correctos y que se han conseguido de forma legal y legítima. Existen muchas empresas cuyo negocio es el de vender datos. Tu misión, si decides arriesgarte, es elegir de forma adecuada. Está en juego tu reputación.

Segmentación

Una de las claves del email marketing está en la segmentación.  Bien sea por edad, género, intereses, horarios… Cualquier cosa que nos acerque a la venta es válida para etiquetar a nuestros clientes y potenciales clientes. Por su parte, el spam, como ya he comentado antes, carece de esta segmentación. Se trata simplemente de lanzar cuantos más correos, mejor.

Cuanto más segmentada esté tu lista de suscriptores, más podrás personalizar tus correos, por lo que aumentará la eficacia de tus mensajes. Tanto por intereses como por comportamiento. Todo vale para intentar dar con la oferta adecuada para tus clientes/suscriptores.

Contenido

El contenido del spam es por definición de poco o ningún interés para el destinatario. Se acerca más a la propaganda (¿os acordáis de cuando os hablé del buzón de correo de vuestra casa?) que a la venta. Por el contrario, en el email marketing priman los contenidos de valor. Se trata de generar confianza en el receptor del mensaje para establecer con él una relación más personal, especializada y duradera.

Lee el Post: “LOS 2 ELEMENTOS QUE NECESITA EL CONTENIDO DE TUS CAMPAÑAS DE EMAIL MARKETING PARA SER UN ÉXITO”

Mensaje

En el spam se va directo al grano. No hay estructura, ni una técnica de venta. Además, podemos encontrarnos fallos gramaticales e incongruencias que indicarán que el email ha sido elaborado con un traductor automático. También tendrán en el asunto muchas letras mayúsculas y ofertas en teoría imposibles o irresistibles. Todo orientado a la apertura del correo para poder introducir su mensaje malicioso.

El mensaje en el email marketing tiene que ser mucho más elaborado. Se trata de convencer al cliente y de generar una complicidad con él. El cliente nacido de una relación a través de una estrategia de email marketing no está con nosotros por el precio, sino que está con nosotros por ser nosotros. Nos convertimos en su valor añadido para comprar, ya que es una relación de confianza.

Como ves, la mejor estrategia de venta por correo electrónico no es la de disparar a todo lo que se mueva, sino la de generar confianza para conseguir no muchos clientes, sino los mejores clientes. En definitiva, se trata de generar oportunidades de generación de clientes que nos traerán ventas efectivas a nuestro negocio.

Pin It on Pinterest