envelope-28110_1280
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Buffer
  • Pinterest
  • LinkedIn
¿Te ha ocurrido en alguna ocasión que tu lista de suscriptores está creciendo, pero que tu engagement está disminuyendo? Esta entrada trata acerca de cómo crear grandes emails. Pero no grandes emails por su tamaño, sino grandes emails por la capacidad que tendrán para acabar en la bandeja de entrada de tus suscriptores. Es frustrante ver que todo el esfuerzo realizado para hacer crecer tu lista no se traduce en mejores tasas de apertura y clicks.

Aprovechando que estamos hablando de tasas, es un buen momento para recordar qué son exactamente. Las tasas son tan solo el número de tipos que abren o clican en tus emails divididos por el total de los emails que mandas en una campaña. ¿Quieres saber cuál es la forma más rápida de incrementar la tasa de apertura? Deja de enviar correos a personas que no los abren. Pruébalo, funciona.

Los proveedores de correo electrónico, a través de sus filtros antispam, están continuamente juzgando la calidad de tus emails que se envían a través de sus redes. Esto significa que saben que estás mandando el mismo mensaje, con muy pocas diferencias entre ellos (unos pequeños bits de personalización), a un montón de bandejas de entrada que ellos gestionan.

Los proveedores de correo electrónico “miden” tus tasas de apertura y clicks en los correos que ellos controlan (los de sus clientes) y, como ya te comentaba más arriba, la forma más rápida a sus ojos de ser un mejor remitente es que dejes de enviar correos a aquellos destinatarios que no interactúan con los emails que les mandas. Sí, ya sé que estás pensando que esto significa que enviarás menos emails y que esto afectará a tus posibilidades de vender. Debes dejar de pensar que es mejor burro grande, aunque no ande. La verdad es que los proveedores de correo son conscientes de que envías una y otra vez correos a gente que no los abre y que no le gustan tus correos.

De hecho, mandar correos a contactos que pasan de nuestros correos es una de las peores cosas que nos pueden suceder como gestores de nuestra estrategia de email marketing. Cuesta más de lo que te crees que puedes perder no dejar de enviar esos correos. Serás un mal remitente e irás de cabeza a la carpeta de spam.

Para comenzar a poner cartas en el asunto y acabar como un buen remitente en las bandejas de entrada de tus remitentes, piensa en el origen de tu lista de correo. De dónde salen tus contactos, si tienes permiso para enviarles el tipo de correos que les envías y, finalmente, las expectativas que crees que pueden tener tus destinatarios sobre los emails que les envías. Si el origen es una lista comprada o alquilada, bórralos.

Si cumplimos con estos requisitos de origen (buena fuente, permiso y buenas expectativas), hay que mirar lo que podemos aprender de esos contactos que no conectan con nuestros emails. Para esto, tenemos que analizar las métricas de envíos similares de un buen tiempo hacia atrás. Al menos hay que revisar las estadísticas del último año. Cuantos más envíos, mejor para analizar tendencias de comportamiento de nuestros suscriptores.

Analiza tu lista de suscriptores

En primer lugar, analizaremos a la gente que se ha dado de baja de nuestra lista. Normalmente, esto significa que el contenido no era de interés de estos suscriptores, pero también nos indica que al menos estamos llegando hasta la bandeja de entrada. Eso sí, no hemos cumplido con las expectativas de nuestros usuarios al darse de alta. Es habitual que la causa de esta pérdida de expectativas es que hemos perdido el foco en lo que es nuestro cliente ideal.

¡Ojo! Es normal que al hacer grandes envíos de emails, siempre haya algunas bajas en la lista. Pero si el número que se dan de baja en cada envío va tendiendo a cero y las tasas de apertura también disminuyen, quiere decir que no estamos llegando a la bandeja de entrada.

Revisa la tasa de rebote de los correos que envías

A continuación, es conveniente revisar las tasas de rebote de nuestros emails. Esto se refiere a los emails que, por algún motivo, son rechazados por los servidores de correo de los destinatarios. De entrada, es conveniente que sepas que, si haces envíos con regularidad, tu tasa de rebote debería ser muy baja, aproximadamente de menos de un 1%. Esto puede ser debido a falsas direcciones de correo electrónico o que estén mal escritas.

Sin embargo, por encima de este ratio, deberías pensar que hay verdaderos problemas de entregabilidad. Una elevada tasa de rebote de correos electrónicos es una evidencia clarísima de que no le gustas a los servidores de correos de tus destinatarios.

Puede ser que el motivo del rechazo sea el origen de la lista. O bien que hayas incluido en el contenido del email como, por ejemplo, incluir enlaces con un acortador de urls. Esta es una táctica que utilizan los spammers en sus emails, así que nunca lo hagas.

Si los rebotes se deben a problemas muy claros de reputación, las cosas estarán bastante más complicadas en tu estrategia de email marketing. Pero con un buen análisis de la situación todo es solucionable.

Lee el Post: “QUÉ SON Y CÓMO EVITAR LAS QUEJAS Y REBOTES EN TUS CAMPAÑAS DE EMAIL MARKETING”

Evita aparecer como un spammer

Sin embargo, la tendencia más importante es la de las quejas por spam, es decir, aquellos correos que son marcados manualmente como spam por tus destinatarios. Cuando esto ocurre, la clave del análisis está, no en el email que acabas de enviar, sino en los envíos que lo precedieron.

¿Ha habido un pico de quejas por spam? Pongamos que un pico puede ser una tasa de quejas de un 0,1% o más. Entonces, lo primero que necesitas es volver a repasar tus fuentes, permisos y expectativas. Concretamente los de aquellos usuarios que te han marcado como spam. ¿De dónde vienen? ¿Cómo te confirmaron que te daban permiso para enviarles emails? ¿Vienen de la misma fuente? Si es así, todo apunta a que hay algo malo con esa lista.

La mayoría de los problemas relacionados con las quejas por spam tienen como causa el permiso. ¿Te dieron realmente permiso estos destinatarios para que les enviaras tus emails? ¿Se lo pediste? No es nada sencillo que alguien te marque como spam, y lo habitual es que cuando lo hacen sea porque consideran que no tienes permiso para invadir sus bandejas de entrada.

En resumen, si observas un montón de quejas por spam que provienen de una misma fuente, arregla esa fuente y arréglala rápido. No caigas presa de un pensamiento muy común que es “bueno, quien me tenía que marcar como spam ya lo ha hecho”. Error. Las cosas solo irán a peor y las quejas por spam aumentarán.

Además, deberías eliminar todos los contactos de esa lista anteriores a haber solucionado el problema. Aun así, puede que quieras intentar conservarlos. Si es así, considera realizar una campaña muy especializada y superclara solo a esos suscriptores. Una campaña que diga claramente por qué están recibiendo ese email y por qué tus emails pueden aportarles valor añadido. Si esta campaña no funciona, ríndete. No hay nada que hacer con esa fuente.

Lee el Post: “EVITA APARECER COMO SPAM”

Trabaja sobre la lista de suscriptores que conectan con tus emails

Vale, ahora que ya hemos trabajado cómo mejorar nuestra entregabilidad con los contactos que nos están fallado, es el momento de centrarse en aquellos contactos que han conectado con nuestros emails. Y estos son todos aquellos contactos que hayan abierto o hecho clic en algún enlace en el último año. Por supuesto, esta lista va a ser más pequeña que la de todos tus contactos. Pero, como te decía al principio, se trata de enviar menos emails, pero a las personas adecuadas. De esta forma aumentarán nuestras tasas de conexión con nuestros suscriptores y sus proveedores de correo electrónico nos querrán más. Recuerda que la forma más rápida de mejorar tu tasa de apertura es dejar de enviar emails a las personas que no los abren.

Lo siguiente que debes hacer es enviar a esta lista de contactos que han conectado con tus emails en el último año un gran correo electrónico con montones y montones de valor añadido.

Una vez hecho esto, ha llegado el momento de ir añadiendo a la lista a los que no han conectado con nuestros emails en el útlimo año, comenzando con los más recientes. Sin duda, esta es la parte más dura y que más trabajo de segmentación requiere, pero realmente merece la pena. Una vez segmentado, manda un correo como el anterior a esa lista. Lo más probable es que veas disminuir tus tasas de conexión con tus suscriptores, pero que aumenten los datos netos de número de aperturas y clicks. Si es así, añade otros tres meses de suscriptores hacia atrás y vuelve a probar.

No esperes en ningún caso recuperar a todos tus contactos. La verdad es que probablemente mucha gente en tu lista de suscriptores para quien tu email es “graymail”.

Graymail: La calificación que debes evitar a cualquier precio

¿Y qué es el graymail? No es realmente spam, ya que originalmente te dieron permiso para enviar esos emails, incluso puede que el destinatario en algún momento tuviera algún enganche con ellos, pero por alguna razón, esto ha cambiado. Ha dejado de leer tus emails y ha perdido el interés, de tal forma que tus mensajes quedan en el fondo de su bandeja de entrada, en negrita, todavía sin leer.

Si llegas a esta situación, puede que el proveedor de correo de estos suscriptores te destinen a la carpeta de spam o a la de promociones (en el caso de un proveedor tipo Gmail). Ninguna de estas opciones es una buena opción para ti, así que, insisto, tu primera opción es dejar de enviar correos a estos suscriptores, antes de que acabes definitivamente como “Graymail”.

Siguiendo con nuestra técnica de irnos remontando hacia atrás en el tiempo por periodos de tres meses para recuperar a los contactos válidos de nuestra lista de suscriptores, casi seguro llegarás a un punto en que no tendrá sentido recuperar más contactos, ya que tus tasas de apertura estarán por los suelos y no las recuperarás con estos contactos. En este caso, elimina el resto de la lista. Sí, pagarán justos por pecadores (en lenguaje llano), pero los contactos de calidad te redescubrirán con un buen marketing de contenido, a través de tu blog, por ejemplo. Créeme, a veces hay que sacrificar algunos contactos para aumentar el rendimiento de tu estrategia de email marketing.

Utiliza un proveedor de Email Marketing que te garantice las entregas

Puede parecer un poco ilógico decir que tus correos lo mismo ni siquiera se entregan a tus suscriptores. Al fin y al cabo, el email es el medio de comunicación más directo que existe. Escribes un correo, das al botón enviar y llega a su destinatario…

… O no.

Mandar correos masivos distorsiona bastante este sencillo esquema de escribir, enviar, recibir. El correo electrónico se ha prestado a abusos en el pasado. Envíos masivos e indiscriminados, con falsos asuntos para hacer que los destinatarios abran los correos… Todo valía. El suscriptor no importaba.

Bueno, sí había alguien a quien le importaba. A los clientes de correo (Gmail, Hormail, Yahoo…). El éxito de sus negocios dependía (y depende) de que sus clientes tengan la mejor experiencia posible con sus correos electrónicos.

Y tener una bandeja de entrada en la que había que rebuscar entre la basura para encontrar los emails que realmente eran interesantes, hacía peligrar su negocio.

Así que empezaron a aparecer los filtros antispam (de los que ya te he explicado cómo evitarlos más arriba), las bandejas de promociones y los filtros que directamente hacen que los emails que envías a tus suscriptores no aparezcan en ninguna de las bandejas.

Eliminados antes de llegar a su destino.

¿Te sorprende? Sigue leyendo, que esto no ha hecho más que empezar.

Cuando aplicas una estrategia de Email Marketing en tu negocio, por mucho que segmentes y personalices tus envíos, lo cierto es que no te queda más remedio que mandar muchos emails de una sola vez. Y a medida que progresas en tu estrategia, tu lista de correos a enviar será cada vez mayor porque irás aumentando tu lista de suscriptores.

Lee el Post: “11 MANERAS DE CONSTRUIR TU LISTA DE SUSCRIPTORES”

Cuanto más bajas sean tus tasas de entrega, más correos se marquen como spam, más veces caigas en la bandeja de promociones y más correos se queden sin abrir en la bandeja de entrada de tus suscriptores, más puntos acumulas en el marcador de los clientes de correo de tus suscriptores para que ni tan siquiera cruces la puerta de entrada de sus servicios.

¿Qué puedes hacer en este caso? Parece que evitar todo esto está un poco fuera de tu alcance. Especialmente si no se te da especialmente bien la tecnología.

Hay una solución: Buscar un aliado que haga el trabajo sucio.

Y ese aliado se llama proveedor de Email Marketing.

Los proveedores de Email Marketing se preocupan de que tus emails lleguen a su destino. Para ello, trabajan en colaboración con los principales clientes de correo, envían los correos de forma que no parezcan envíos masivos, vigilan con que bases tu estrategia en pedir permiso a tus suscriptores…

Incluso envían tus correos desde sus servidores para perjudicar tu reputación lo mínimo posible.

Lee el Post: “CÓMO ELEGIR TU PROVEEDOR DE EMAIL MARKETING”

En mi caso, utilizo GetResponse, entre otras razones, porque es el proveedor de Email Marketing que tiene la mayor capacidad de entrega del mercado (99%).

Hay métricas más importantes (por ejemplo, el retorno de la inversión o conversiones), pero tu estrategia y el análisis que hagas de las acciones que la desarrollen no valdrán de nada si tus emails ni siquiera llegan a la bandeja de entrada.

Hazte un favor e investiga en qué medida si tu proveedor de Email Marketing cumple con este requisito.

Haz que tus emails lleguen a su destino PRUEBA GETRESPONSE GRATIS DURANTE 30 DÍAS

Elige bien tu alojamiento web (servidor)

No voy a aburrirte con los detalles técnicos, pero sí es importante que sepas que tanto tu sitio web como los correos que envias y recibes lo hacen desde un servidor o alojamiento web.

Y no todos son iguales. Los hay mejores y peores.

Lo normal es que tengas contratado un alojamiento compartido. Es decir, que tu web (y tus correos) estén en un espacio compartido con otras webs y remitentes de correos electrónicos. Así que, en cierta medida, tu reputación dependerá de la de tus “vecinos”.

Por esto es importante que elijas un servicio de alojamiento que te dé udas garantías mínimas de que esto tenga las menores probabilidades de ocurrir.

Como norma general, te aconsejo que huyas de los servicios de alojamiento excesivamente baratos o incluso gratuitos. Son los que suelen utilizar los remitentes de correo y webs de mala reputación y con los que no quieres compartir nada en absoluto.

Es un error que yo mismo cometí por querer simplemente ahorrarme unos pocos euros.

Por bastante menos de 100€ al año puedes tener tu web alojada con garantías y disponer de tu propio servidor de correo.

Hay muchas opciones muy buenas en el mercado. Mi mejor recomendación no puede ser otra que la que yo mismo utilizo: Webempresa

¿Quieres utilizar el mismo servicio de alojamiento que yo uso con un 20% de descuento? HAZ CLIC EN ESTE BOTÓN Y UTILIZA EL CUPÓN gracias20

Optimiza tu estrategia constantemente

Por último, y como suelo recomendarte, hay que hacer seguimiento y optimizar tu estrategia constantemente. Tienes que asegurarte en la medida de tus posibilidades de que lo que has implementado funciona permanentemente. Algunos proveedores de marketing de correo electrónico te permiten automatizar esta tarea, pero no la mayoría, así que añade a tu agenda la optimización constante de tu lista de suscriptores. De esta manera, te mantendrás como un buen remitente y los proveedores de correo de tus destinatarios, al menos, no serán un obstáculo para conseguir tus objetivos y los de tu negocio.

El éxito en email marketing no es sencillo, pero hay luz al final del túnel. Al igual que has podido entender que lo que funciona mal, traerá peores resultados, también funciona al revés. Si haces un buen mantenimiento de tu lista, obtendrás magníficos resultados. Cuanto más te centres en la entregabilidad de tus correos, más bandejas de entrada estarán abiertas a tus correos. Asimismo, cuanto más conecten con tus correos, más clientes tendrás.

 

Pin It on Pinterest