Los 2 elementos que necesita el contenido de tus campañas de email marketing para ser un exito
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Buffer
  • Pinterest
  • LinkedIn
 ¿En qué se parece una celebración a una estrategia de e-mail marketing?

En más de lo que piensas.

Imagina esta escena: organizas en tu casa un reencuentro con todos tus amigos de la infancia. Quieres ofrecerles una comida extraordinaria y conseguir que ese día sea inolvidable.

¡Qué nervios!

Llegan los invitados. Abrazos, saludos emotivos y risas. La fiesta promete.

Sin embargo…

Al que no le gusta el vino, le ofreces un Rioja. Al que te ha pedido agua, le das un zumo de papaya. El que odia el pescado ve delante un plato de merluza y al que quería la carne muy hecha, le entregas un chuletón sangrante.

La conversación no mejora el panorama, porque solo hablas tú, de ti y de tus experiencias. Los demás se limitan a escuchar y a esforzarse por no dormirse.

La fiesta acaba siendo un auténtico fiasco.

¿Qué tiene que ver esto con el e-mail marketing?

Mucho.

Para que tu estrategia de e-mail marketing no sea un fracaso, necesitas prestar atención a un elemento estrella: el contenido.

Pero no vale cualquier contenido.

La importancia del buen contenido en tu estrategia de e-mail marketing

Tiene toda la lógica del mundo, aunque nunca te has parado a pensarlo.

Te has preocupado por crear una web sensacional, has decidido qué producto o servicio vas a incluir en tu campaña, has invertido en herramientas de e-mail marketing y has planificado una estrategia genial.

Cuando envías el e-mail, cruzas los dedos, pones velas a todos los santos que se te ocurren y le pides al cielo que, por favor, por favor, la tasa de apertura sea alta y alcances el número de ventas que te has propuesto.

Pero no.

Pocas aperturas y escasas ventas. ¿Por qué?

Porque solo has pensado en ti y en tu interés, no has escuchado lo que quieren tus clientes, no has empatizado y no has aplicado ninguna técnica persuasiva que motive las compras.

Encima, el texto es una chapuza absoluta.

¿Sabes qué? Con 2 únicos elementos habrías convertido tu contenido en una oferta irresistible para tus suscriptores.

Estoy hablando del copywriting y de la edición de textos.

Veamos cada uno de ellos.

Cómo aplicar copywriting a tu estrategia de e-mail marketing

El copywriting no es otra cosa que escribir de forma persuasiva, de modo que lo que cuentes interese de verdad a tus lectores y posibles clientes.

¿Cómo se consigue?

Además de esforzarte por crear un buen asunto, ten en cuenta los 5 aspectos siguientes.

Lee el Post: “LOS 50 CARACTERES MÁS IMPORTANTES DE TUS EMAILS: EL ASUNTO”

1. Empatiza

Habrás leído que para generar ventas necesitas “conectar con tus lectores”. Esto quiere decir que debes empatizar con ellos.

¿Cómo?

Para empezar, preocúpate por conocerlos, porque este es el primer paso para ser capaz de ponerte en su piel.

Solo así podrás detectar sus verdaderas necesidades, identificar la mejor manera de presentarles tu oferta y conseguir que te perciban como la solución a sus problemas.

Lee el Post: “LOS MEJORES CONTENIDOS PARA TRIUNFAR CON TUS EMAILS”

Y recuerda que para empatizar es fundamental apelar a las emociones. Si tocas el corazón de tus clientes, dejarás huella y estarás más cerca de generar una venta.

Ojo, que esto no quiere decir que tengas que escribir un poema de amor ni redactar un texto propio de los osos amorosos. Se trata de que dejes de pensar en ti y te concentres en tus lectores.

2. Hurga en la herida

¿Por qué un lector se convierte en suscriptor?

Porque ofreces algo que a él le interesa. ¿Y por qué le interesa?

Porque desea satisfacer un deseo o evitar un dolor.

Bien. Pues en tus correos, incluye los puntos de dolor e incide en ellos.

El objetivo es que se sienta identificado con la necesidad y con el escenario que le planteas y que piense “vaya, parece que este texto está escrito para mí”.

Si lo consigues, habrás dado en el clavo.

3. Presenta tu poder transformador

La gente no compra productos ni servicios.

La gente compra soluciones y resultados.

Por eso, es importante que en tus campañas de e-mail marketing muestres de forma clara y cristalina el llamado poder transformador de tu oferta.

Es decir, ¿cómo se siente tu cliente antes y después de comprar tus productos o contratar tus servicios?

Si el antes está relacionado con los puntos de dolor, el después lo está con la experiencia de compra, es decir, con los resultados obtenidos.

Cuanto mayor sea el poder transformador que transmitas, mayor será el éxito de tu campaña.

4. Formula preguntas

Incluir preguntas es recomendable por varios motivos:

  • Ayudan a comprender el contenido.
  • Despiertan la atención e implican al lector.
  • Guían el pensamiento.
  • Actúan como refuerzo de las ideas que quieres transmitir.

Como en todo en la vida, utiliza el sentido común y no hagas muchas preguntas seguidas o tu e-mail parecerá un interrogatorio digno de la CIA.

5. Incluye una llamada a la acción

En internet somos vagos. Sí, lo somos. Todos.

Tus suscriptores y posibles clientes también.

Por eso, es importante que les marques los pasos que deben dar en todo momento para que lleven a cabo la acción que tú quieres que hagan.

¿Quieres que hagan clic en un botón para enviarlos a una página de venta específica?
Díselo.

¿Quieres que respondan el correo porque así entrarán en un sorteo?
Díselo.

¿Quieres que se descarguen algún contenido en concreto?
Díselo.

Sea cual sea el fin de ese e-mail que has enviado, ¡exprésalo! No esperes a que averigüen qué deben hacer a continuación, porque te arriesgas a que se limiten a leer y cerrar el correo. Sin más.

Y tú te quedarás con cara de pasmo y con un retorno de inversión ridículo.

La corrección como elemento clave que no puede faltar en el contenido de tus campañas

¿Sabes cuál es uno de los principales factores que determinan si tus correos se entregan en la bandeja de entrada o van directos a la carpeta de spam?

La calidad de la redacción.

Se tiende a pensar que cuidar la ortografía y la gramática de un texto en internet no es importante y que nadie se fija en los errores.

Es falso.

Fíjate.

En su lucha contra la plaga del spam, los proveedores de correo han desarrollado filtros anti-spam que se activan cuando detectan palabras como “gratis”, “descuento” y similares.

Lee el Post: “LA PALABRA PROHIBIDA EN TU ESTRATEGIA DE EMAIL MARKETING”

Pero no solo eso. Si tus correos presentan faltas de ortografía, errores gramaticales, concordancias inadecuadas y demás lindezas lingüísticas, son carne de cañón para acabar en la carpeta de correo basura.

Y ten por seguro que, si no lo hacen las herramientas tecnológicas, lo harán tus lectores.

No subestimes la importancia de la calidad del texto.

Está demostrado que las empresas pierden hasta el 20% de las ventas en internet por culpa de los errores lingüísticos.

Recuerda que en el canal digital tus palabras escritas te representan y actúan como tus comerciales.

Esto quiere decir que son las encargadas de transmitir credibilidad y generar confianza.

Los errores lingüísticos tiran por tierra tu imagen de marca, destruyen tu reputación y ponen en entredicho tu profesionalidad.

Así que después de preparar tu campaña, redactar tus e-mails e incluir técnicas de copywriting, dedica el tiempo que sea necesario a editar, revisar y corregir la ortografía y la gramática.

Por cierto, estas recomendaciones son extensibles a cualquier correo electrónico que envíes a clientes, proveedores y colaboradores.

Te recomiendo fijarte en estos 6 aspectos:

1. Presta atención a los nombres

Tanto al de tu empresa, como al de tu cliente.

No hay nada peor que recibir un correo en el que te llaman por un nombre que no es el tuyo o que está mal escrito. Refleja descuido y desinterés.

Lo mismo ocurre cuando una marca se equivoca al escribir su propio nombre.

2. Cuidado con las fechas

Cuando presentes una oferta durante un plazo determinado, revisa que la fecha sea correcta.

Si, por ejemplo, dices que tu oferta estará disponible “hasta el miércoles 10 de enero” y resulta que ese día cae en martes, los clientes sentirán confusión y tú perderás un tiempo precioso en subsanar el error y en explicar hasta cuándo es válida.

3. Usa párrafos cortos

Cada vez es más frecuente revisar el correo electrónico desde el móvil. Si enfrentarse a una plasta de texto tremenda es incómodo en una pantalla de ordenador, ni te imaginas la experiencia de leer eso mismo en móvil.

Por eso, revisa la longitud de los párrafos y asegúrate de que no superan las 4 o 5 líneas como mucho.

No tengas miedo a crear párrafos de 2 líneas. Está bien.

4. Utiliza viñetas

Si tu correo incluye una enumeración, en lugar de redactar un párrafo con comas, utiliza viñetas y listas.

Es una excelente manera de facilitar la lectura y el consumo de la información.

5. No te pases con el formato

Destacar conceptos importantes en negrita o con subrayado es una buena idea, porque la lectura en pantalla no es igual que leer en papel, pues el ojo tiende a escanear la información antes de leerla por completo.

Ahora bien, sé moderado. Destaca solo los puntos clave y utiliza los recursos con un criterio, no a lo loco.

6. Evita errores de texto frecuentes

Además de estos 10 errores habituales en textos de negocios, revisa que no cometes otros, tales como:

  • Signos de exclamación e interrogación: no omitas los signos de apertura en exclamaciones e interrogaciones. Además de ser un error, complicas la correcta entonación de las frases.
  • Posesivos: “delante mío”, “detrás suyo” y similares son construcciones incorrectas. Lo correcto es “delante de mí” y “detrás de ti”.
  • Puntuación: cuida la puntuación, porque es la encargada de articular el texto y de concederle sentido. La puntuación arbitraria obstaculiza la lectura y genera malentendidos.
  • Segunda persona del singular: los verbos en segunda persona de singular no llevan -s final. Por lo tanto, no escribas “vinistes”, “comprastes” ni “pensastes” (lo correcto es “viniste”, “compraste” y “pensaste”).
  • Preposiciones mal utilizadas: no es “en base a”, sino “con base en” o “sobre la base de”. Del mismo modo, evita la fórmula “decisiones a tomar” o “problemas a resolver”. En su lugar, escribe “decisiones que tomar” y “problemas que resolver”.

¿Cuidas el contenido que envías a tus suscriptores en tus campañas de e-mail marketing?

Ahora que conoces los 2 elementos necesarios para que tus campañas de e-mail marketing sean un éxito, cuéntame: ¿revisas los textos antes de enviarlos? ¿Aplicas copywriting en tus correos? Te espero en los comentarios.

Pin It on Pinterest