problemas email marketing
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Buffer
  • Pinterest
  • LinkedIn
Houston, tenemos un problema. Si le pasa a la NASA, no dudes que también te pasará a ti. Problemas. Pero lo bueno de los problemas es que siempre tienen soluciones. Y es cómo resuelvas los problemas que te surjan lo que te diferenciará de tus competidores.

En definitiva, el objetivo de esta entrada es que sigas la pista e identifiques las oportunidades que se te presentan para mejorar tu estrategia de email marketing. Haremos hincapié en algunos de los grandes temas que ya te he comentado en otras ocasiones: segmentación, personalización y la importancia de un buen contenido de calidad y que aporte valor.

La inmensa mayoría de los problemas que te encontrarás a la hora de implementar tu estrategia de email marketing pueden agruparse en tres escenarios distintos que analizaremos por separado:

  • Tus tasas de apertura son más bajas de lo que esperabas.
  • Tus tasas de apertura son altas, pero tus tasas de clicks son bajas.
  • Tus tasas de clicks son altas, pero tus tasas de conversión son bajas.

Tus tasas de apertura son más bajas de lo que esperabas

La tasa de apertura es, para bien o para mal, la evaluación que hacen tus lectores de la relevancia y el valor añadido de los emails que les mandas. Así las cosas, aquí tienes algunos problemas que conllevan bajas tasas de apertura y cómo puedes mejorarlas.

Mal asunto del correo

Probablemente no has transmitido suficiente valor añadido. Es decir, la gente que recibió tu correo o percibió que valiera la pena abrirlo. Una inmensa mayoría de las veces, un asunto corto, al grano, y no comercial mejorará tus tasas de apertura.

Además, debes experimentar. Tus lectores no son un grupo estandarizado, sino que son únicos. Esto quiere decir que debes experimentar para saber qué funciona.

Una errónea expectativa de nuestros suscriptores

Hay varias maneras de mejorar las expectativas que generas en tus suscriptores:

  • Dar más opciones: Crea tipos específicos de emails para que tus suscriptores elijan cuáles quieren recibir y con qué frecuencia. Por ejemplo, puedes permitir a tus contactos elegir si recibir contenido promocional, contenidos de tu blog o una newsletter mensual. Al dejar la elección en sus manos, serán mucho más receptivos a conectar con tus emails.
  • Deja claro por qué reciben tus emails: A veces ocurre que tus suscriptores no abren tus correos porque no saben por qué los están recibiendo. Si tu lista de correo es comprada, esta puede ser la razón por la que nadie abre tus emails. También es frecuente que les hayas suscrito sin un consentimiento claro, como después de una venta, por ejemplo, o cualquier otra acción en la que no quedaba claro que lo que luego vendría sería una suscripción a una lista de correo. Echa un ojo a si estos contactos son los que están disminuyendo tus tasas de apertura.
  • No seas pesado: Si mandas muchos emails, opta por disminuir el número de envíos y verás como tu tasa de apertura se incrementa.

Tus contactos no conectan con tus emails

Crea una lista de contactos que no han interactuado con tus emails en los últimos tres meses. Envíales una campaña específica para reengancharles. Aprovecha esta segmentación para personalizar tus emails lo máximo posible con el objetivo en mente de reenganchar a tu audiencia perdida.

Tu oferta no es relevante

Este es un problema de los más habituales y se debe normalmente a una mala o poca segmentación. O bien el email no tiene el contenido adecuado, o bien no se ha enviado a la persona adecuada, o bien no se ha mandado en el momento adecuado.

Tienes problemas de entregabilidad

Te lo explico con detalle aquí.

Tus tasas de apertura son altas, pero tus tasas de clicks son bajas

La llamada a la acción no destaca lo suficiente

Recuerda que la llamada a la acción es tu arma principal para llevar a tus contactos fuera de su bandeja de entrada hacia tu oferta. Asegúrate de que tu llamada a la acción tiene el tamaño adecuado, está bien situada, llama la atención y está realmente orientado a la acción.

Tu email intenta llevar a cabo demasiadas tareas

Cuando alguien abra tus emails, debe quedar muy claro lo que se supone que harán con él. El principal culpable de tus bajas tasas de clicks seguramente sea que tienes demasiadas llamadas a la acción diferentes. No me refiero a que haya varias llamadas a una misma acción, sino que hay varias llamadas a varias acciones diferentes. Como regla general, debería haber un objetivo principal por email, lo que significa sólo una cosa que tiene que hacer el lector.

El asunto de tu email y el contenido del mismo no están alineados

De nada sirve una buena tasa de apertura si después los lectores no conectan con lo que hay en el interior del email. No debes sacrificar otras métricas en aras de una buena tasa de apertura. Recuerda que tu objetivo no es que abran tu email, sino que terminen accediendo a tu oferta. Muchas veces se levantan grandes expectativas en el asunto del correo para luego decepcionar a los lectores con el contenido del mismo. Si no puedes hacer que tus lectores abran tu email sobre la base de un buen contenido, deberías replantearte el mandar ese email.

Tu email no está optimizado para dispositivos móviles

Aquí la solución está clara: utiliza plantillas responsive. Pocas cosas hay más frustrantes que abrir un email  y que sea indescifrable o tenga un contenido ilegible. Ya que prácticamente la mitad de tus lectores leerán tus correos en un dispositivo móvil, asegúrate de diseñar tus emails con un dispositivo móvil en mente. De otra forma, puede que abran tus emails, pero no harán click en tus enlaces.

Tus tasas de clicks son altas, pero tus tasas de conversión son bajas

Ya estamos en la parte final de tu embudo de emails: las conversiones. ¿Qué deberías hacer si tienes unas buenas tasas de clicks, pero unas bajas conversiones? Al fin y al cabo, este es el motivo por el que mandas tus emails, ¿no? Tu estrategia de email marketing no está en el vacío. Sin una gran oferta y una buena landing page que convierta, tendrás muy difícil ver un buen retorno de tu inversión en email marketing.

El contenido de tu email y la oferta de tu landing page no están alineados

No le haces un gran favor a nadie si le envías a una landing page que no proporciona el valor que prometiste en tu email. El problema se puede dar en cualquier punto del viaje desde la bandeja de entrada hasta el momento de realizar la acción por parte del lector. Una alta tasa de rebote en tu landing page es un indicador claro de que tu problema es este que estamos describiendo.

Tienes una mala landing page

Puede que lleves un montón de tráfico a tu landing page, pero si no eres capaz de convertir esas visitas, todo tu esfuerzo habrá sido en balde. Así como tu estrategia de email marketing tiene consiste en un embudo que va desde la entrega del correo en la bandeja de entrada de tus suscriptores hasta que hacen click o los abren, tu landing page tiene su propio embudo que va de las visitas a las conversiones. Asegúrate de que tu página de llegada tiene:

  • Un titular claro e irresistible.
  • Un énfasis muy visual del valor de tu oferta.
  • Nada de enlaces de navegación o menús.

¿Tienes algún otro problema que no haya descrito aquí? No dudes en dejarlo en los comentarios y trataré de echarte una mano.

Pin It on Pinterest