10 técnicas de podcasting para el email marketing

1 Empieza

La primera lección es que lo importante es empezar, tanto en podcasting como en email marketing. Pongo el caso del podcasting, que posiblemente si eres de los que has escuchado todos los episodios, lo primero es agradecerte, evidentemente. No lo mencioné en la introducción, así que te pido disculpas, pero te lo digo ahora: muchas gracias por estar aquí, incluso si es el primer episodio que escuchas, muchas gracias. Lo importante es empezar. No habría un episodio 300 si no hubiera habido un episodio 0 en mi caso, un episodio de introducción. Siempre cuento la anécdota de que el pódcast en realidad tiene 4 años en este momento, pero en realidad tiene 6, porque me compré el micrófono 2 años antes pensando en hacer el pódcast. Le di otros usos a este micrófono antes de empezar con el pódcast, pero realmente lo compré porque tenía claro que el pódcast iba conmigo. Tardé 2 años en comenzar.

¿Por qué? Eso viene con las siguientes lecciones. Lo que quería decirte con esta primera lección es que todos empezamos de 0, pero lo importante es empezar. Es decir, 300 episodios no existen sin los 299 anteriores, y no hay 299 sin un episodio 1 o 0, como en mi caso. Lo mismo ocurre con tu lista de correo. Todos empezamos con un solo suscriptor, siempre digo que es uno mismo, con la cuenta con la que te has dado de alta en tu proveedor de email marketing. No hay nadie más en el momento que abres la herramienta. Luego sí puedes importar porque vienes de otro sitio, tienes una lista de no sé qué, pero todos empezamos de la nada. Para tener algo primero hay que tener nada.

Esa sería la primera lección: si lo estás pensando, hazlo ya. Hazlo ya, porque el segundo mejor momento es ahora, porque el mejor ya se te ha pasado. Así que aprovecha este momento y no esperes al tercero, al cuarto o al quinto.

2 Las herramientas

Esto enlaza con la siguiente lección: no te atasques con las herramientas, no son lo más importante. En el caso del pódcast, yo tenía claro que el audio tenía que ser bueno, es lo único con lo que no quería tener problemas. De hecho, ahora me puedes ver en vídeo, pero al principio no. Esto tiene que ver con la siguiente lección que voy a enlazar. Pero lo que quiero transmitir es que preocúpate de lo justo, de tener lo mínimo necesario. No te atasques. En mi caso, con el micrófono, porque incluso para salir solo en audio te vale de sobra unos micrófonos de cable conectados en toma Jack de 2,5 clásicas de toda la vida. Con los micrófonos del iPhone, que funcionan muchas veces mejor que este que tengo aquí y es un grandísimo micrófono.

Para las reuniones, por ejemplo, no utilizo este micrófono, utilizo otro, no porque se oiga mejor, sino porque para mí es más cómodo, no tengo que andar enchufando, etcétera. No te atasques en eso. Son excusas, y lo mismo con tu herramienta de email marketing.

3 creencias limitantes

Esto enlaza con la tercera lección: no te pares en las creencias limitantes. No te lo vas a creer, pero ahora pienso que después de un año o un año y pico de pódcast, el único vídeo que aparece son unas ondas hertzianas por comodidad. No te digo que me arrepiento, porque nunca me arrepiento de nada que haya hecho, me arrepiento de lo que no he hecho. Pero pienso en que qué tontería, cuando decidí dar el salto no pasó nada. Ahora, por ejemplo, grabo muchos episodios en bloque y no pasa nada porque en todos aparezca con la misma camiseta o el mismo polo durante una serie de episodios. Eso también me bloqueó al principio: no puedo grabar, tengo que grabar tal día porque tengo este polo. Miraba incluso qué me había puesto en el episodio anterior para no repetir, una tontería que me llevaba a no grabar con la suficiente soltura, comodidad y antelación, y tener ese margen que me diera tranquilidad y permitiera organizarme mejor.

Para que veas qué tontería, las creencias limitantes son algo que no se acuerda nadie y si se acuerdan, me da igual. Si me ves dos meses con el mismo polo es porque grabé ocho episodios el mismo día y no me molesta levantarme de la silla y cambiarme de polo. No es lo importante. Si para ti eso es lo importante, pues no eres mi cliente. Que sepas que eso es un proceso y que si tonterías como esta te paran, que sepas que yo ya pasé por ahí. Y como vengo de tu futuro, por decirlo de alguna manera, olvídate de ellas, no son importantes.

Incluso este fondo tiene su historia. Una creencia limitante fue cuando tuve que cambiar de local este año. Era un bar, y tuve que adaptarme a otro sitio de la forma más sencilla y llana posible. Aquí estoy, podría haberme puesto el foco, pero no lo hice porque hasta hace un rato me entraba una luz maravillosa por la ventana. Ahora no entra, pero da igual. No es lo importante. No es relevante si realmente no influye en tu estrategia.

Si te dedicas al video profesional, posiblemente esto sí tenga importancia. Pero si te dedicas a divulgar, como en mi caso con temas de marketing, quédate con el mensaje, no con el contenido. Y si lo que te gusta es el contenido, bueno, pues te deseo mucha suerte bailando en TikTok.

Así que no voy a volver a esas creencias limitantes. Voy a seguir adelante con lo que estoy haciendo, y lo mismo con el email marketing. Cuando empiezas, no pienses en si se suscriben o no. Son tonterías. Tienes que seguir adelante. Ahora pienso que al principio era como: «Seguro que hay gente que está mirando a ver qué hago para criticar». Pero me da igual. A día de hoy pienso al revés, que qué bien haber empezado y qué pena no haber empezado antes. Quédate con esa lección: fuera creencias limitantes. No solo están en tu cabeza, esa es la realidad. Y de hecho, son más excusas que otra cosa.

4 El largo plazo

Otra lección es que no pienses en el corto plazo, sino en el largo, tanto para el podcasting como para el email marketing. Aquí entro en lo que decía en la introducción, en la parte importante de esa mentalidad de negocios. Nada de pensar en el corto plazo. Si quieres abrir un pódcast para mover tu negocio y usar el email marketing, tienes que pensar en el medio y largo plazo, porque son estrategias que en ese tiempo dan sus frutos. Esa es la realidad. Te van a permitir un crecimiento exponencial. Vas dejando migas de pan en cada episodio. Después de 300 episodios, la gente me encuentra por cualquiera de esos 300. Esa es la realidad, pero para eso he tenido que hacer un trabajo de hormiguita, pensando en el medio y largo plazo.

No puedes pensar en hacer 300 episodios de golpe. Ya llegará. De hecho, como decía antes, no es postureo. Me pilló de improviso llegar al episodio 300. Cuando estaba haciendo el calendario de las siguientes semanas, me di cuenta de que estaba en el episodio 300. No era consciente de dónde estaba. Así que, como ves, poquito a poquito se llega, si tienes mentalidad de medio y largo plazo.

También es importante tener esa mentalidad para que lo que montes ahora no lo hagas pensando en cómo estás ahora, sino en cómo quieres estar. Visualiza hasta dónde quieres llegar, eso siempre facilita el camino. Cuando sé a dónde quiero ir, el camino es mucho más fácil. Como decía Séneca: «Ningún viento es favorable para el barco que no sabe a dónde va». Visualiza dónde quieres estar, qué quieres hacer en el medio y largo plazo, y dirígete hacia allí. Todo lo que te aleje de tu objetivo, elimínalo.

5 Dar para recibir

Otra lección, tanto en el pódcast como en el email marketing, consiste en dar mucho para recibir. Crear 300 episodios a una media, aquí concentradas, ¿vale? Es decir, desde el episodio cero hasta el episodio trescientos, créeme que pocos temas me he dejado. Bueno, todavía me quedan temas por hablar, pero desde luego, para que puedas empezar a vender por email, pocos me he dejado ya. Entonces, no solo lo que he contado yo, sino lo que han venido a contar en las entrevistas.

Y en realidad es más de media hora, porque las entrevistas raras es que alguna dure menos de una hora y los episodios rondan la media hora, 25 minutos, algunos más. Este creo que incluso se irá algo más, ¿vale?

Así que hay que dar mucho para poder tener esos suscriptores tanto en un canal como en el otro. Y no tengas miedo a dar, porque cuanto más das, más puertas se te abren. Es como en el caso del pódcast, tantos episodios es como el lead magnet.

Es como si yo tuviera 300 lead magnets ahí puestos. De hecho, como ves, el único patrocinador de este pódcast soy yo con mi lead magnet, ¿vale? Y tengo 300 mini lead magnets puestos a lo largo de Internet y los que quedan por venir.

Es decir, no pasa nada. Y sí, entrando, de hecho, el pódcast es una de las principales fuentes de entrada de leads, por no decir la principal, en mi negocio. Ten en cuenta que en el momento de estar grabando esto no estoy haciendo publicidad, ¿vale?

Aparte de que es un lead de muchísima calidad, ¿vale? O sea, que no es solo los leads, sino incluso la gente que compra, los que más compran son los que entran por el pódcast.

6 Aportar valor

Esto me lleva a la siguiente lección, que no es dar cualquier cosa, sino que tienes que aportar valor. Cada pincelada que das, tanto si es un episodio del pódcast, y eso por supuesto, como si es un email, quien lo lee, quien lo escucha, tiene que, cuando termina de leerlo o de escucharlo, estar mejor, más cerca de alcanzar la solución al problema que solucionan tus productos o servicios, ¿vale?

Eso es aportar valor, que esté mejor después que antes. Si no consigues eso, el contenido no es relevante. Da igual que pongas 300 contenidos, 300 contenidos inútiles es una masa de contenido inútil, nada más.

7 Frecuencia

La siguiente lección es que la frecuencia siempre puntúa a favor. Puntúa a favor en el podcasting. Yo pasé de uno a dos episodios, con un pequeño truco que tiene que ver con otra lección posterior, y eso automáticamente hizo que aumentaran mis escuchas, mi tiempo de escucha, y que aumentaran los rankings.

Llegué a estar en el top 3 en marketing en varias plataformas, con lo cual estoy más que satisfecho de haber dado este paso. Y lo mismo con el email. Cuantos menos emails envías, más se olvida la gente de ti.

Y cuantos más emails envías, más en la mente de tus potenciales clientes estás. Olvídate de quien no quiere tenerte en mente, no pasa nada, no podemos agradar a todo el mundo. Recuerda que internet es el negocio de las cifras pequeñas.

Lo que necesitas es tener una masa crítica de audiencia a la que impacte una pequeña parte de esa masa, para poder tener un negocio viable. Claro, puedes decir, ¿por qué no subes más? En vez de un email al día dos, y en vez de dos episodios a la semana diez, ¿vale?

O catorce, dos al día. Bueno, pues, porque hay un factor de escalabilidad, que es el tiempo, ¿vale? Pero optimizo el tiempo con base en que empleo más tiempo en estas dos estrategias, la del pódcast y la del email marketing.

Estas estrategias son las que más tiempo llevan en mi negocio porque son las más rentables. Pero, obviamente, tengo otras cosas que hacer. Cuando entra un cliente, hay que gestionarlo. Cuando entra un alumno, en el caso de una mentoría, hay que darle soporte, etcétera.

Es decir, luego la gestión propia del negocio y que tienes que limitar las horas al día de trabajo. También quiero tener una vida y, por supuesto, me gusta dormir y hacer otras cosas. Así que, como digo, no aumento la frecuencia, pero aumento la frecuencia de esas cosas que realmente te traen retorno.

Y, en mi caso, y creo que esto también te puede ayudar, el pódcast y el email marketing lo traen

8 Suscripción

Ambos son medios de suscripción. Para mí no ha sido difícil adaptarme al pódcast en la medida en que ambos requieren un compromiso por parte de la otra parte.

En este caso eres tú, el que está escuchando, o en el caso de los emails, quien está leyendo, los suscriptores. Pero son suscriptores en ambos casos. El hecho de incentivar el… No, no, no te quedes esperando a que te llegue contenido por arte de magia, de un algoritmo o de lo que sea.

No, quiero que hagas un gesto proactivo, ya sea que te des de alta con tus emails, o que le des al botón de suscribir en el pódcast, y que realmente, bueno, si ya estás ahí, ya puedes activar las notificaciones, pues bienvenido, ¿no?

La suscripción también es un modelo de negocio. No solo me refiero a la membresía, sino al hecho de hacer una forma de marketing basada en la fidelidad.

No en encontrar siempre un cliente nuevo, sino en afianzar a los que ya tienes. Esa sería la lección, que tanto en el email marketing como en el podcasting consiste en atrapar y no dejar salir o hacer difícil o doloroso para quien se va el tener que marcharse.

9 Trabaja para ti

Otra lección, la penúltima, es que juegas en casa tanto en el podcasting como en el email. En ambos casos, hay cuestiones que matizar. Aquí podría haberlo llevado al tema de las herramientas en una de las primeras lecciones, pero te lo he dejado aquí porque tiene que ver con si estás trabajando para llenar tu caja registradora o la de otro, y esto es importante tenerlo en cuenta. Para mí es muy importante estar rellenando mi caja registradora y no la de al lado.

En eso, el email marketing y el podcasting han encajado perfectamente. En el caso del email marketing, por lo que ya te he dicho muchas veces, es el único medio en el que tú tienes un activo digital de tu negocio, que es tu lista de suscriptores.

Todo lo demás, en mi caso, por ejemplo, el canal de YouTube donde subo los episodios no es mío, me lo pueden cerrar, pueden cancelar o censurar un episodio en cualquier momento, por lo que sea. No les doy motivos, pero podría ocurrir. O puede desaparecer la red social, como Instagram, Facebook, el propio YouTube, o lo compra otra empresa y cambia el modelo de negocio y cambia todo. No estoy jugando en mi casa.

Con la lista de suscriptores sí. Además, cuando empecé con el podcasting, una de las cosas que se me plantearon, por eso te decía que lo podía haber llevado también a la lección de las herramientas, es, ¿puedes utilizar la herramienta X que te lo aloja gratis o por 5 euros el alojamiento?

Bueno, al final decidí hacerlo en mi propio servidor, el mismo servidor que utilizo para la web y otras cuestiones. Todavía no hemos llegado al tope, pero el día que lleguemos al tope, si hay que pagar más, probablemente prefiera pagar más que estar pagando a una empresa, porque si lo alojo yo, si mañana cambio algo, los episodios siguen estando en mi web, solo tengo que cambiar la ubicación o lo que sea.

En cualquier caso, todo el contenido sigue estando en mi poder, sigue estando alojado en sitios que me pertenecen de alguna manera.

Pero no solo eso, sino que, además, no dependo de ninguna plataforma específica. Yo subo el contenido a mi web y automáticamente se distribuye entre todos los podcatchers donde estoy dado de alta. Procuro darme de alta en alguno nuevo cada cierto tiempo, porque todo suma, ¿no?

No me cuesta nada, es un proceso de unos minutos, y hace que esas migas de pan que mencionaba antes se esparzan mucho más, dejando muchas más huellas por internet.

Sin embargo, si solo me diera de alta en una plataforma, obviamente, si es un feed de esa plataforma, cuando llega a otra, esa plataforma no le dará prioridad, porque estaría favoreciendo a la competencia. Estas empresas tienen claro cuál es su caja registradora y cuál no. Evidentemente, mandarlo desde mi feed también me limita, pero me limita mucho menos que apostar por una sola plataforma y que el resto me perjudique.

Por no hablar de que, al comienzo, alguna plataforma de podcasting, no recuerdo exactamente cuál, tal vez Spreaker, no me permitía ver todos los episodios del pódcast. Como era una cuenta gratuita, me limitaba a 15 o 20 episodios. Ahora, con 300 episodios, imagina la merma que eso supone. Tener todos los episodios en mi web, subidos, con su reproductor dentro de la web, es más importante para mí que las estadísticas del ranking de alguna plataforma.

Jugar en casa y llenar tu propia caja registradora, esa sería la penúltima lección.

10 Reutiliza

Y la última, que también tiene que ver con el tiempo, es reutilizar. Claro, como decía al principio, el email marketing sí da para mucho, pero hay tantas formas de hablar de las cosas, tantos formatos que utilizar.

Así que reutiliza. En mi caso, por ejemplo, los jueves hago un mini episodio que se alimenta del contenido del lunes. De un episodio del lunes tengo contenido para semanas, incluso meses. Podría aumentar la frecuencia si quisiera, pero no lo hago por una cuestión de escalabilidad y para mantener la calidad a largo plazo.

Yo soy el primero en aplicarme esto de la mentalidad a largo plazo. Así que reutiliza y recicla. Reciclo los emails, reciclo las campañas. A veces las campañas se convierten en episodios de los jueves, y los jueves se convierten en campañas de email.

No se trata de hacer contenido nuevo constantemente, sino de reutilizar y reciclar lo que ya tienes, tanto para redes como para otros formatos. No se trata de hacer exclusivas en cada red social. El contenido de base ya lo tienes, porque haces mucho contenido.

Por ejemplo, un email al día son 365 contenidos nuevos al año, mínimo. Añade 52 episodios de pódcast, y eso implica más de 400 contenidos nuevos al año. Si les das distintos formatos y salidas, tendrás más que resuelto el tema del contenido para redes.

10 lecciones de podcasting que puedes utilizar para email marketing, o viceversa. Esto podría haber sido perfectamente un email en el que le doy la vuelta y ya tengo una lección de email marketing que puedes aplicar al podcasting. Tal vez para el episodio 400 y ya veremos quién se acuerda de que hice algo así en el episodio 300. Así que reutiliza y recicla.

Espero que estas reflexiones te sirvan y que te animes a lanzarte tanto al podcasting como a enviar correos. Y si además logras convertir a tus suscriptores gracias a algo que yo haya podido aportar, entonces todo esto habrá merecido la pena.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.