¿Sabías que tus publicaciones ya no están apareciendo en el muro de tus seguidores de Facebook?

¿Te gustaría saber cómo tener un negocio online independiente de redes sociales y otros socios no-tan-socios?

¿Siempre ves a las mismas personas en tu feed de noticias?

¿Te has enterado de los últimos cambios del algoritmo de Facebook?

Estas semanas no me gustaría ser Community Manager. Facebook ha vuelto a hacer de las suyas, aunque esta vez ha ido un poco más lejos que otras veces. Te ha sacado del muro de tus clientes y potenciales clientes. Sí, así de crudo. La peor pesadilla de un community manager se ha hecho realidad.

Si quieres saber cómo sobrevivir a partir de ahora, no te pierdas lo que viene a continuación.

En esta entrada:

  • ¿Por qué es muy probable que tu negocio no sea completamente tuyo? (Y no me refiero a tus socios, si es que tienes)
  • ¿Por qué no debes apostar a Facebook tu futuro?
  • ¿Qué alternativas a Facebook tienes?
  • ¿Cómo tener un negocio online rentable que dependa sólo de ti?

Intro

No digas que no te lo advertí. Y además, dos veces.

Primero te avisé de que se avecinaba la tormenta perfecta (y cómo el Email Marketing sería tu tabla de salvación). En EEUU ya se están mojando y la neutralidad de la red es cosa del pasado.

También te aconsejé de que debías huir de lo gratis si lo que quieres es emprender en Internet. O, al menos, que no apostaras todos tus recursos a servicios gratuitos que, lejos de hacerte dueño de tu negocio, te obligan a trabajar para ellos (aunque creas que es al revés).

Basar tu negocio en plataformas gratuitas es sinónimo de perder el control de tu negocio. Una vez que alojas tus contenidos en estas plataformas, deja de ser tuyo o, en el ¿mejor? de los casos, dejas de controlar dónde y ante quién aparece tu contenido. Da igual si esta plataforma gratuita es una red social o un sitio para crear blogs gratuitos.

Bien, pues si todo esto te parecía poco (o incluso un tanto alarmista), necesitas seguir leyendo. Facebook, la red social a la que tantos han apostado sus negocios, ha vuelto a hacer de las suyas.

Y esta vez de forma fuerte. A la mayoría les va a condenar al ostracismo o a pasar por caja (o peor, las dos cosas).

Facebook no viene solo. Youtube también ha endurecido sus requisitos para monetizar vídeos en su plataforma. Esto ha dejado de ser una amenaza, para empezar a ser una tendencia, así que es mejor que te prepares.

Pero…

Qué ha pasado realmente

A primeros de enero, el blog de Facebook anunciaba que el contenido de las páginas dejaría de aparecer por defecto en el muro de sus seguidores. A partir de ahora, para que el contenido que publicas en tus páginas de Facebook aparezca en el muro de tus seguidores, estos tienen que indicarlo así explícitamente. Para ello, cuando alguien siga tu página de Facebook tiene que activar la opción “Ver Primero” en las preferencias.

Si tienes un negocio con presencia en Internet esto te afecta. Y mucho.

En primer lugar, te afecta porque ya sabes que para poder promocionarte como empresa o profesional en Facebook, estás obligado a hacerlo a través de una página, no de un perfil.

Por otro lado, te afecta porque, por defecto, cuando alguien sigue tu página se activa la opción “Siguiendo”, pero en la modalidad “Predeterminado” y no “Ver primero”, que es la que necesitas para que tu contenido sea visible para alguien más que no seas tú.

Como debes seguir a alguien para ver sus publicaciones de Facebook
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Buffer
  • Pinterest
  • LinkedIn

Pero la cosa no acaba aquí. Tus esfuerzos porque tu contenido sea atractivo y genere mucha interacción (comentarios y compartidos), ya no sirven de mucho. Tus publicaciones tampoco aparecerán como contenido interesante para los contactos relevantes de tus potenciales seguidores. Esto significa que esa típica publicación que antes aparecía en el muro de “A tu amigo Pepe le gusta/ha comentado la publicación de tu página” tampoco aparecerá más en sus muros.

¿Afecta por igual a todo el contenido?

No.

Obviamente, Facebook sigue en su cruzada particular por dominar el mundo. Y parece que la próxima parada de su gira es desbancar a Youtube como la plataforma de vídeo por excelencia.

En el mismo comunicado, Facebook da las pistas para hacer un contenido, si no de calidad, al menos sí que tenga más posibilidades de “aparecerse” a tus seguidores.

El rey de este tipo de contenidos es el vídeo en directo. Según dicen, este tipo de contenido consigue hasta 6 veces más interacciones que cualquier otro. ¿Miedo escénico? Ve luchando contra él porque Facebook avanza imparable hacia su objetivo de ser la plataforma de vídeos líder en Internet.

Otros contenidos de valor, son la creación de eventos y, por supuesto, compartir noticias realmente relevantes para tus seguidores (¡ojo con caer en la tentación del clickbaiting!).

Qué puedes hacer

¿Está todo perdido? Si no te ves haciendo vídeos, no tienes tiempo de estar haciendo experimentos para conocer con exactitud qué contenidos considera tu audiencia que es el de calidad, no sabes cómo crear una comunidad alrededor de tu negocio o simplemente no tienes recursos para contratar a un (buen) community manager… No desesperes. Todavía hay esperanza.

A continuación, te muestro lo que (todavía) puedes hacer para volver a tomar el control de tu negocio.

No confíes en terceros para construir tu marca

A estas alturas, ya deberías saber que nada es tuyo en las redes sociales. Por lo tanto, tienes que actuar con cautela a la hora de seguir una estrategia de construcción de marca en estos medios. Las redes sociales no son empresas que trabajen para ti, por lo que harán los cambios que estimen oportunos para alcanzar sus objetivos (que no tienen por qué estar alineados con los tuyos).

Esto no significa que las redes sociales no puedan ser una parte importante de tu estrategia de marketing digital. Siempre hay que procurar aparecer allí donde puedan encontrarse nuestros potenciales clientes. Pero no hay que perder nunca de vista que sólo en los medios que son de tu propiedad tienes el pleno control de tu negocio.

Tu web, blog, podcast, email… son los sitios donde realmente sabes lo que está pasando en tu empresa y en los únicos en los que realmente controlas el contenido, la experiencia de usuario y, lo más importante, las conversiones.

Ponerte a hacer amigos como si no hubiera un mañana

También puedes intentar volver a eso que hacías al principio (lo sé porque todos lo hemos hecho en algún momento). Volcar tus esfuerzos en tu marca personal y no en tu marca empresa. Esto, traducido al lenguaje de Facebook, significa que tienes que exponer tu perfil personal y empezar a hacer amigos.

En este caso tienes que tener en cuenta que Facebook prohíbe explícitamente en sus condiciones de uso el utilizar perfiles personales para objetivos profesionales o comerciales. Si cumplir esta condición ya era difícil antes de los últimos cambios en su algoritmo, ahora se convierte en misión casi imposible. Es la pescadilla que se muerde la cola: ¿Cómo empiezo a promocionar mi empresa desde una página si nadie me conoce?

Esto no quiere decir que seguir las recomendaciones de Facebook haga imposible el sacar provecho de esta red social. Sin embargo, si aun así vas a utilizar un perfil personal para hacer amigos y “trabajar” desde ahí es importante que tu perfil no tenga por nombre el de tu empresa. Cortinas Pérez no es el nombre de una persona y, si Facebook lo descubre (que lo hará), eliminará tu perfil sin previo aviso. Sí, ni siquiera te dará tiempo de decir adiós a todo el trabajo realizado hasta ese momento.

Por otro lado, esta “estrategia” (atención a las comillas) tiene muchos otros inconvenientes.

El primero es que, a pesar de haber conseguido hacer amigos, el nuevo algoritmo de Facebook te obliga a que estos interactúen con tus contenidos. Por lo tanto, siguen en vigor las recomendaciones que te he dado anteriormente sobre los contenidos que mejor funcionan en Facebook.

No caigas en la tentación de “ir al grano” y ser excesivamente comercial. No hay nada que espante más a los usuarios de esta red social. Recuerda que Facebook es una red social de entretenimiento. La gente no entra en Facebook para ver qué le venden, sino para interactuar con sus amigos, familiares y conocidos.

Por supuesto, esto requiere de tiempo y paciencia, dos activos de los que normalmente no dispones. Nadie dijo que fuera fácil y mucho menos si lo que estás haciendo llegados a este punto es bordear las recomendaciones de Facebook.

Otro inconveniente que te vas a encontrar en este caso es el límite en el número de amigos. Un perfil personal no puede tener más de 5000 amigos. Puede que esta cifra se te antoje más que suficiente en tu situación actual, pero es una cifra muy pequeña para un negocio viable. Cuando llegues a este punto, sólo podrás eliminar contactos para poder introducir otros nuevos.

Cuando utilizas un perfil personal para tus objetivos profesionales es frecuente cometer el error de mezclar vida personal con vida profesional. Si bien la cercanía es un punto a favor a la hora de vender en Internet, cuida mucho lo que compartes en tu perfil.

Por último, como los perfiles no están pensados para hacer marketing, no tienes a tu disposición herramientas que te permitan mejorar tus acciones. Por ejemplo, no dispones de estadísticas de tus publicaciones, por lo que es imposible que sepas a ciencia cierta qué es lo que mejor funciona y lo que no funciona en absoluto.

Despedir a tu sobrinity manager

O cualquier otro “profesional” que normalmente cobra en negro y devalúa a la profesión. De todos modos, sabes que no te estaba aportando clientes. Nunca lo hacen.

Un community manager no es un mero publicador de contenidos, sino que es alguien que se encarga de crear una comunidad alrededor de tu marca. Su misión es generar legiones de fieles seguidores que te ayudarán voluntaria y altruistamente a difundir lo que haces.

Una persona que dedica un rato a publicar cualquier cosa y no te da informes de lo que sus acciones ha supuesto en términos económicos para tu empresa, no es un community manager.

Mi madre siempre lo ha resumido mucho mejor: “Lo barato, caro”

Volcar tus esfuerzos en los grupos

Los grupos de Facebook se han convertido en el refugio de los auténticos Facebook Believers.

De hecho, en las recomendaciones de contenidos recomendados tras el cambio de algoritmo, se menciona a los grupos como una buena opción.

Su principal ventaja reside en que, por defecto, las publicaciones de los grupos generan una notificación. Esto hace que estas publicaciones destaquen sobre la inmensa mayoría.

Por desgracia, ya estamos viviendo una burbuja de grupos. grupos por todos lados y para cualquier cosa. La cosa irá a más, por lo que destacar en este nuevo océano de grupos no tardará en ser tan difícil o más que destacar con tu página.

Su principal inconveniente es que mantener un grupo es una tarea que requiere mucho tiempo. Asegúrate de tener una estrategia clara en este sentido o lo único que estarás haciendo es perder una considerable cantidad de tu valioso tiempo.

Por supuesto, el otro gran inconveniente es que no sabes cuándo las actuales ventajas de los grupos se verán afectadas por un nuevo cambio de algoritmo en Facebook.

Contratar publicidad

Pagar publicidad en Internet es sinónimo de pagar por generar tráfico a tu web. Y no cualquier tráfico, sino tráfico cualificado y al destino en tu web que más te interese.

Facebook Ads es una excelente opción a la hora de pagar por promocionar tus productos o servicios. Su fuerza reside en ser la mayor base de datos del mundo. A Facebook se lo contamos todo: nuestros gustos, nuestras relaciones, la música que escuchamos…

En base a esto, y con una buena estrategia, se trata de una opción mucho más sencilla de configurar y eficiente que otras.

Aun así, una vez que te has planteado pagar por el tráfico a tu web, es importante que barajes otras opciones. La otra gran opción es Google Adwords, la plataforma de anuncios de Google. En este caso, el objetivo es aparecer en los resultados de búsqueda en una situación privilegiada.

Otras opciones que tienes en el mercado son LinkedIn Ads (si tienes un negocio B2B) o Twitter Ads (aunque no es una de las opciones que suelo recomendar).

Utiliza una u otra opción en función de las necesidades reales de tu negocio. Aunque el objetivo final de todas estas plataformas es el mismo, no todas funcionan igual en todas las circunstancias ni utilizan las mismas formas de aproximarse a tus potenciales clientes.

La principal ventaja que tienen todas ellas sobre la publicidad tradicional es que puedes medir en tiempo real los resultados de tus campañas. Por contra, al igual que ocurre con cualquier otro medio, si no optimizas tus acciones, puede ser sencillo obtener un retorno de la inversión negativo, es decir, que puedes perder dinero.

[TRAINING GRATUITO] Cómo tener un sistema que genere suscriptores, leads, fans y clientes EN PILOTO AUTOMÁTICO >>HAZ CLIC AQUÍ<<

Hacer SEO

Ya sabes que, junto con el Email Marketing, el SEO es la estrategia de marketing digital que mejor retorno de la inversión tiene. Y es que el SEO, aunque no es imprescindible, es importante para tu estrategia de Email Marketing.

Lee el Post: “6 VERDADES Y MITOS QUE DEBES CONOCER SOBRE SEO”

SEO es un acrónimo para Search Engine Optimization (Optimización en Motores de Búsqueda). En lenguaje llano esto significa realizar acciones para obtener las mejores posiciones posible en los resultados que arrojan los motores de búsqueda como, por ejemplo, Google. Se trata de que aparezcas en los primeros puestos.

El SEO está cada vez más complicado. En realidad no vale sólo con aparecer, sino que hay que aparecer en los primeros puestos. No sólo esto, sino que tampoco es útil aparecer en cualquier búsqueda, sino sólo en aquellas que son realmente relevantes para nuestro negocio.

Además, al igual que ocurre con Facebook o cualquier otra red social, el SEO es una estrategia de marketing digital que depende de políticas de terceros. Los resultados que arrojan los buscadores se basan en unos algoritmos que se van modificando de cuando en cuando. Por lo tanto, salir de Facebook para meterse en el SEO es, en el fondo, volver a la casilla de salida. Tu negocio sigue sin depender al 100% de ti.

Email Marketing

Sí, claro, en un blog sobre Email Marketing no podía faltar el Email Marketing como alternativa a las redes sociales. Pero más allá de una cuestión de oportunidad, voy a tratar de convencerte de la idoneidad del Email Marketing como la estrategia en la que deberías confiar para obtener resultados de ventas en tu negocio online.

Lo primero que tienes que saber sobre el Email Marketing es que, de todas las soluciones que te he dado en esta entrada, es la única que hace que tu negocio no dependa de terceros. Gracias al Email Marketing podrás comunicarte con tus clientes y potenciales clientes de forma directa y cuando tú quieras.

Se acabó el dar voces en tu muro de Facebook sin saber quién está al otro lado escuchando.

Esto es tan sólo una de las razones por las que el Email Marketing es la estrategia de marketing digital que mayor retorno de la inversión genera. Hasta 40€ por cada euro invertido. Brutal, ¿no?

¿Vale el Email Marketing para cualquier negocio? Rotundamente sí. ¿Por qué? Sencillamente porque TODO el mundo tiene un correo electrónico (en muchos casos más de uno). Es decir, todos tus clientes y potenciales clientes tienen un email… que leen.

Y esto es muy importante porque el email es, junto con el teléfono, el medio de comunicación más directo e íntimo que vas a tener con tu público. En las redes sociales puedes encontrar a tus clientes, pero el email es algo que sólo puedes tener si te lo dan. Lo mejor de todo esto es que, si te lo dan, es porque quieren saber más de lo que tienes que contarles.

Por otro lado, la automatización de tus emails puede hacer que, al igual que tu web está abierta 24 horas al día los 365 días del año, tu correo electrónico pueda estar vendiendo y atendiendo a tus clientes todo ese mismo tiempo.

Tu lista de suscriptores es tuya y de nadie más. Si mañana cierra Facebook, todos tus “amigos” se irán con él. Vale, puede parecerte poco probable que Facebook cierre (no tan poco como puedas creer), pero, ¿y si te digo que Facebook tiene la potestad de cerrarte tus perfiles y páginas cuando quiera?

Esto no va a ocurrir nunca con tu lista de suscriptores por email. Tu lista es tuya y de nadie más.

Además, el Email Marketing te permite segmentar a tu audiencia de formas que no te permiten otras estrategias. De esta forma, puedes personalizar tus mensajes incluso de forma automatizada. Recuerda que la personalización es clave para generar en tus seguidores la confianza necesaria para convertirse en clientes.

Cómo optimizar al máximo mi estrategia de contenidos tras los cambios en el algoritmo de Facebook

Con todo lo que has leído hasta aquí no pretendo que tires la toalla. Como ya te he comentado, no se trata de que abandones una red social (Facebook) que sigue siendo la reina de las redes sociales.

Si toda tu estrategia de contenidos se basaba en publicar en esta red social (o en cualquier otra), espero que al menos los cambios en el algoritmo de Facebook y sus consecuencias te hayan llevado a abrir las puertas de tu negocio a otras estrategias y formas de hacer las cosas.

En cualquier caso, y a modo de conclusión, permíteme que te dé unos consejos sobre cómo actuar en Facebook a partir de ahora:

Aprovecha tu presencia en Facebook para captar suscriptores

Si ya es importante tener un formulario de suscripción en tu página web, más aún es tenerlo en tu página de Facebook.

También puedes ir un paso más allá y optimizar tu foto de perfil para que promocione tu lead magnet. Cualquier visita a tu perfil que se convierta en un suscriptor es una victoria para tus esfuerzos de volcar contenido para la red social de turno.

Lee el Post: “CÓMO AUMENTAR TU LISTA DE SUSCRIPTORES CON UN LEAD MAGNET”

Crea contenido de calidad

Es importante volver a incidir sobre esto, pero, por si no te ha quedado claro, Facebook prima unos contenidos sobre otros. Vídeos, eventos, etc. son contenidos que tienen más probabilidades de pasar sus filtros y enganchar a tus potenciales clientes.

Sin embargo, más importante que el tipo de contenidos que Facebook te quiera imponer, es que lo que hagas sea realmente relevante para quien te lea. Antes de publicar cualquier contenido, ponte en la piel de tu cliente y pregúntate “¿Qué hay aquí para mí?”. Si la respuesta es “Nada”, no lo compartas. Esto no es una pelea por ver quién publica más, sino por quién publica mejor. Sólo estos últimos llegarán al muro de sus clientes.

 

 

Pin It on Pinterest