Claves para elegir la mejor dirección de email

¿Cómo elegir de forma adecuada la dirección de correo electrónico que mejor va a convertir en tus campañas de email marketing?

Es importante que conozcas bien esta materia porque, aunque parezca algo muy básico y haya cosas que hoy te voy a contar que seguro ya sabes, no está de más recopilarlas para que tengas claro cómo optimizar ese proceso de elección de tu dirección de email. Esto también involucra una parte técnica que voy a explicar de manera sencilla, sin que necesites ser programador ni ingeniero aeroespacial para poder implementarla y así optimizar al máximo la efectividad de tus campañas.

Obviamente, este no va a ser un factor decisivo en tu estrategia de email marketing, pero como siempre digo, todo suma y poco a poco alcanzaremos el resultado final óptimo, el mejor posible.

Por eso te digo que es importante que conozcas estas normas básicas para mejorar tu entregabilidad principalmente, y es que una buena dirección de email es muy importante precisamente para esto, sobre todo para la entregabilidad.

Vamos a ver que afecta también a otras cosas, pero sobre todo en la entrega a la bandeja de entrada, incluso que llegue simplemente al cliente de correo de tus suscriptores, porque también va a afectar a las aperturas y, como te digo, a qué bandeja llegas, si es que llegas, del cliente de correo de tus suscriptores.

Desde el primer día

Vamos con un poco de historia, por decirlo de alguna manera. Como siempre digo, el email estuvo ahí desde el primer día de internet y seguramente estará el día que se cierre internet. Quiero decir, se enviará un email para decirnos, «chicos, mañana esto se cierra». Esto puede parecer un poco exagerado, pero no está muy alejado de la realidad, al menos la parte del pasado, ya que el correo electrónico ha estado con nosotros desde el año 1970, prácticamente el inicio de internet, en el que en aquella intranet local, en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), se comunicaban entre usuarios empleando una ID de usuario, un nombre de usuario, seguido del nombre del ordenador del destinatario. Era algo muy sencillo para una red local, pero hoy en día hay cuatro mil millones de cuentas de correo electrónico.

Con el uso extensivo de internet, obviamente ese primer sistema necesitaba algunos ajustes para que todo el mundo tuviera acceso a ello de una manera sencilla, sin tener que memorizar el nombre del ordenador de todos los destinatarios que queremos.

Así que la cosa ha evolucionado, pero muy poco. Debes saber que es prácticamente el mismo sistema con algunos retoques para que todos podamos disponer de esta tecnología que tanto nos ayuda en nuestro día a día, como es el correo electrónico.

Como te digo, esto prácticamente no ha evolucionado en 50 años, pero aun así es conveniente que conozcas a fondo este sistema y tengas en cuenta una serie de recomendaciones muy fáciles de implementar, hazme caso, créeme, para que mejores todavía más esa reputación que tienes en la bandeja de entrada de tus suscriptores.

Anatomía de una dirección

Para ello vamos a empezar también con una pequeña anatomía de lo que es una dirección de correo. ¿En qué consiste realmente una dirección de correo? Bueno, la primera parte es el nombre de usuario que nosotros elegimos, puede tener un máximo de 64 caracteres que pueden ser números o letras y que también permite algunos caracteres especiales como guiones bajos y algunos similares, no todos.

Luego vamos a hablar de este tema al tratar los mitos porque hay que tener cuidado con esto de los caracteres especiales. El otro elemento importante es el que está en la última parte del email, que es el nombre del dominio, que es realmente donde está alojada la cuenta de correo de nuestro suscriptor.

Puede ser email, puede ser Outlook, puede ser tu propio servidor, o puede ser el servidor que tienes contratado para tu página web. Y luego ese tercer elemento tan característico del email que es la arroba, que une los dos elementos. Oye, soy el usuario tal en el dominio, que es lo que significa esa arroba, uniendo esas dos partes del email. La otra parte importante es que la extensión del dominio, como .com, .es, etcétera, porque es la que va realmente a indicar la seguridad de ese correo.

Si has contratado en algún momento un dominio, ya sabes que esas extensiones son obligatorias y que además cuando contratas el dominio tienes que dejar tus datos para saber el nombre de quién posee ese dominio.

Y por último otro elemento, y este sí tiene mucho más de marketing, es el nombre del remitente. Ese nombre que elegimos para que aparezca en la bandeja de entrada de nuestro suscriptor, que también elegimos en el momento de dar de alta nuestro correo electrónico.

Si bien, en nuestros proveedores de servicios de email marketing, como MailChimp, GetResponse, Active Campaign, cualquiera que uses, te permiten incluso con la misma dirección de email, poner distintos nombres de usuarios.

¿Para qué te identifiquen? Porque eso es realmente lo primero que vamos a ver en la bandeja de entrada. Por lo menos lo que más va a llamar la atención, tal y como están configuradas las bandejas de entrada de los clientes de correo hoy en día.

Esto, que posiblemente ya lo sabías, nos lleva a una serie de mitos. ¿Qué pasa a la hora de elegir? Bueno pues, ¿qué hacemos? ¿Ponemos caracteres especiales o no? Esto tiene una parte de cierto y una parte de no tan cierto.

Criterios básicos

Aunque algunos caracteres pueden dar problemas, por ejemplo las comillas, los apóstrofes, etc., por una cuestión meramente de lenguaje de programación, hay que tener en cuenta que hoy en día internet es algo de uso cotidiano, de un uso súper sencillo.

Las herramientas para dar de alta un correo electrónico ya están pensadas para que directamente esos caracteres no puedas elegirlos, con lo cual esto es un problema ciertamente menor. Si tienes que tenerlo en cuenta…

Si eres de los que prefieren hacerlo todo por su cuenta al elegir tus direcciones de email o si la herramienta que estás utilizando para hacerlo no tiene en cuenta estas limitaciones, con lo cual procura huir en la medida de lo posible de los caracteres especiales y esto me lleva al siguiente punto y es que en Google los puntos no implican una diferencia de usuario.

Esto creo que se explicó en otro momento, yo esto a veces lo utilizo para crear alias en cuentas de email pero en Google, en Gmail más o menos, en la bandeja de entrada de email o si trabajas con las soluciones profesionales de Google si insertas puntos y tantos puntos como quieras siempre y cuando no estén juntos, no sean seguidos, tantos puntos en el nombre de usuario te generan, digamos, alias de esa cuenta de correo como si fueran cuentas de correo distintas pero en realidad son la misma cuenta.

Esto te permite, en el caso de email que incluso hace pruebas, email, etcétera, etcétera. Ya sabes que prefiero hacerlo con otro método, que es añadiendo simplemente al nombre de usuario el símbolo más y luego la extensión del dominio.

Por cierto, este símbolo más me lleva sobre el punto anterior, que por ejemplo en plataformas de afiliación, este símbolo más a veces da problemas, como puede ser en el caso de Hotmart que no reconoce esa afiliación.Esto solo vale en email porque en otros clientes de correo cada punto que pongas es una dirección de correo totalmente distinta, lo cual puede darte error en la recepción de ese email. Ten cuidado también a la hora de elegir dominios o nombres de correo con caracteres especiales; puedes hacerlo, pero debes saber que este juego de jugar con el punto como tú quieras dentro de una misma dirección solo funciona con email.

Y por último, el otro mito es que los nombres de usuario no distinguen entre mayúsculas y minúsculas, es decir, si puedes poner el correo en mayúscula o minúscula o combinar ambas y si esto podría dar error.El sistema está pensado para que solo reconozca las minúsculas, pero da igual si pones la letra en mayúscula, automáticamente, el sistema te va a traducir ese correo todo a minúsculas.

Si alguien ve que lo estás escribiendo, si estás poniendo una dirección de correo en un sitio y te corrige automáticamente la primera letra a mayúsculas, yo lo suelo corregir por manía, pero debes saber que da igual, porque ese correo te lo va a admitir igualmente y no como un correo distinto, sino como el mismo correo, simplemente va a interpretar todos los caracteres en minúsculas.

Recomendaciones básicas

La primera recomendación es que utilices el nombre de una persona en el nombre del remitente, no el nombre de un departamento, ni un nombre genérico, ni el nombre de una empresa. Si puedes poner, por ejemplo, «Paco de Email Marketing» o algo similar, hazlo.

Pero tiene que aparecer el nombre de esa persona y además firmar como esa persona. Esto te lleva un poco más allá, que ya es al contenido del email, que no es la materia de la persona que estamos tratando hoy, pero sí me lleva a que entiendas que esto es una comunicación de persona a persona, no de un departamento a una persona en el que luego te escriben y no sabes si puedes contestar, cuestiones de ese tipo.

¿Por qué? Porque si yo recibo un email de un departamento y ahora respondo, ¿a quién le llega? No sé, todo se enfría mucho cuando realmente una de las potencias que tiene el email marketing, o el correo electrónico, es esa relación uno a uno y personal, íntima y personal, porque es un dato privado ese del correo.

Esto no es una red social en la que te ponen contra cualquiera. El correo te lo tienen que dar. Esto me lleva en lo del nombre del remitente al nombre del usuario, ese que elegimos, por eso he empezado con lo de «reply», «contacto», «hola». Bien, pues pon una dirección de contacto, que por lo menos haga intuir que se puede responder ahí, «contacto», «hola», «atención al cliente» ya te queda un poco así, ya está un poco visto, un nombre de email. Si alguien ve este email donde llega a «contacto», ah mira sí, aquí es donde puedo contactar, mira y además me pone aquí el nombre del remitente, le va a llegar a Paco, muy bien, voy a responder, porque esto también te va a ayudar a esa interacción y a esa confianza con tus suscriptores.

El otro gran consejo es que no utilices extensiones de dominio gratuitas. ¿Por qué? Porque el dominio, como hemos dicho, es tan importante, es una de las partes de un email, es lo que va a llevar a tu reputación. Ten en cuenta que las extensiones de dominio gratuitas, incluso muchas herramientas de email marketing, ni siquiera te permiten usarlas; en cuanto pones una dirección de envío gratuita, por ejemplo en GetResponse, te dice que no, esa dirección no es válida, no puedes utilizarla como remitente. No te permite ni siquiera dar de alta ese email para luego utilizarlo en la composición o en la creación de tus newsletters, así que huye de ello.

Porque aunque te deje, quiero recordar que MailChimp sí, si no lo han cambiado, permitía usar cuentas gratuitas para hacer email marketing. Pero eso te expone porque usar una cuenta gratuita para email marketing te coloca en riesgo de ser marcado como spam, como en el caso de la «carta nigeriana», y de parecer poco serio. Así que intenta evitar esta opción. Incluso te otorga cierta autoridad, una cierta reputación. Piensa que cuando veo a un profesional usando una cuenta gratuita, me pregunto, ¿qué cuesta un dominio? Puedes obtener uno por 50 o 60 euros al año con correo incluido y todo lo necesario, y aquí me pones una dirección de email prestada, pues no, hombre.

Es decir, esfuérzate un poco. No sé, da la sensación de que tu empresa no va muy bien. Si no tienes para invertir 50 euros en lo básico, que es tu imagen, mejor ni lo intentes. Y otra cuestión importante es que sea fácil de recordar, por si necesitas compartirla. Aunque ahora todo queda almacenado en agendas, no está de más que tengas una dirección fácil de recordar, así que olvídate de combinaciones complicadas como «Chucky» con C, K y Y, pero termina en E con Y latina. Olvídalo, porque eso no es una dirección fácil de recordar y eso también penaliza de alguna manera.

Y por último, relacionado un poco con las extensiones de dominio gratuitas, elige un dominio de pago para tu reputación, tu propio dominio, tu propia bandeja de correo, ¿qué influye esto?

Primero, influye que si es un mal dominio, como las extensiones gratuitas, por ejemplo, o un mal hosting, esto afectará tu entregabilidad, así que no escatimes, siempre opta por proveedores de confianza. Mira qué están usando tus referentes, eso es algo que normalmente discutimos entre nosotros.

No voy a promocionar ninguno aquí, pero este espacio está abierto para aquel que desee invertir su dinero en mi cuenta corriente para esta promoción gratuita. Más allá del chiste, siempre elige un buen dominio, porque un mal dominio te llevará a spam, y eso me lleva al siguiente punto, lo común, como es mi caso, es un dominio compartido. ¿Es esto ideal?

No es malo, siempre y cuando elijas un servidor de confianza. ¿Qué dices tú, Paco? Si sabes esto, ¿por qué no optas por un dominio exclusivo, un hosting exclusivo para ti? Porque es mucho dinero que realmente no justifica el gasto para el retorno que obtendré, decir que un hosting exclusivo no me interesa, no es solo una cuestión de números, creo que resulta deficitario para un negocio como el mío.

A menos que tu negocio mueva miles, millones de emails, considerarlo, pero aún así, mucho tendría que ser para justificar tener algo así dedicado exclusivamente para ti.

Y no solo por el email, me refiero a que no solo necesitas muchos envíos de emails, sino también muchas visitas web, algo que te haga decir, no, quiero mi hosting exclusivo, quiero atención exclusiva, no puedo depender de quién es mi vecino en el hosting porque no puedo arriesgar mi reputación por quién está a mi lado.

Como consejo básico, utiliza un proveedor de hosting de confianza, porque ese proveedor se asegurará de que tus vecinos de servidor no te perjudiquen, igual que tú no los perjudiques a ellos.

Y esto, al contratar un dominio, si es nuevo, no tendrás problemas, si es un dominio comprado o que ya está en uso, infórmate bien del uso que se le ha dado. Si ha sido mal utilizado, cargarás con las consecuencias de ese mal uso. Es decir, que si haces envíos y vas a spam, podría ser porque el dueño anterior usaba el dominio de manera indebida.

En resumen, simplemente opta por un hosting de confianza. No necesitas gastar de más, pues muchas veces, una vez que estás en un servidor compartido, simplemente la capacidad y otras cuestiones se pueden resolver con muy poco. Pero asegúrate de contratar un hosting compartido, siempre y cuando sea de confianza.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.