Como evitar hacer Email Marketing mal

La causa más probable del fracaso online

Vamos a empezar con la causa más probable, o las causas más probables, en mi opinión, de los fracasos online, y es que los datos son terribles, porque el 50% de los negocios online no llegan al primer año de vida.

Y casi el 80% no alcanzan los tres años de vida. Es decir, si has cumplido ya tres años, que sepas que eres una minoría y una minoría muy minoritaria, o sea, uno de cada cinco negocios alcanza los tres años de vida. Si alargas la estadística todavía más, y si has cumplido aún más años, que sepas que estás aún más solo en el mundillo de los veteranos. Te pongo un caso: el 70% de los e-commerce no son rentables, e incluso más de la mitad de los e-commerce hacen su primera venta a pérdida.

Las causas por las que yo creo que ocurre esto, primero, es la falta de cultura empresarial. Y es que la mayoría ve en el emprendimiento una forma de seguir siendo asalariados. Pero lo que pasa es que en este caso, en vez de por cuenta ajena y que te den una nómina, pues es por cuenta propia.

Y no, el emprendimiento no funciona así. Hay muchas cosas que tienes que tener en cuenta. Tienes que tener, y esta sería para mí la segunda causa, o que no te falte, porque esta falta sería la segunda causa para mí del fracaso online, el pensamiento como CEO, como jefe, como dueño de tu negocio.

Y en esto te incluyo que tienes que dejar de ver gasto para ver más inversión. Y en esta línea de lo que te comentaba antes, cuanto más inviertas, más vas a retornar. Y por último, hay una cosa también en los negocios online y que yo creo que incrementa mucho, sumada a las dos anteriores.

No son excluyentes ni mucho menos. No son causas excluyentes, quiero decirte. Y es que, detrás de esos datos terribles de escasa supervivencia de negocios online, hay también un escaso riesgo percibido a la hora de emprender, a la hora de introducirse en estos negocios online, que es precisamente de lo que te quiero hablar hoy.

Decir, bueno, ¿y esto qué coste tiene? No tengo que ir al local, me pongo en mi casa, mi ordenador cutre de toda la vida, mi ordenador más viejo que la tarara, que tarda 20 minutos en arrancar, me da tiempo a ponerme dos cafés.

Bueno, con todo esto puedo empezar. Y esta herramienta gratis y todo esto. Y eso al final, bueno, pues yo creo que también está junto con lo anterior. Bueno, quizás es consecuencia de lo anterior y de las otras dos causas que te comentaba.

El camino más corto a ser el spammer número uno

Tiene mucho que ver con que haya pocos negocios digitales veteranos, ¿vale? Bien, ¿por qué tienes que huir de las palabras «gratis» y «barato»? Primero, porque serás el spammer número uno.

Si abusas de estas palabras, porque hay un mito detrás de ellas, no es que si pongo esto me voy a ir directamente a la bandeja de spam. No, no hay una ciencia detrás de eso. Lo que sí es verdad es que si abusas de ello y también abusas en el cuerpo de tus correos, porque la privacidad no existe a la hora de hablar de la gente del correo y de los filtros anti-spam. Es decir, esto es como en una dictadura, que te revisan el correo. Antes de que te llegue, los filtros anti-spam hacen algo similar.

Si abusas de las palabras «gratis» y «barato», empiezas a meter puntos en la maquinita del spam, ya no de promociones sino incluso del spam. Y esto tiene su lógica, porque más allá de los propios algoritmos, como te decía, los algoritmos que utilizan los filtros anti-spam, de los proveedores de los clientes de correo, de tus suscriptores, pues ya no es que te marque como spam el algoritmo.

Es que te van a marcar como spam tus suscriptores en su cabeza, porque «gratis» es la antítesis de aportar valor. Todo el mundo tiene asociado que si es gratis no puede ser valioso. Ahora vamos a ver una excepción a esto.

Y luego, sobre todo, que compites a precio. Y aquí meto también la palabra «barato». Porque vale igual, ¿no? Gratis y barato… La gente percibe que si es gratis y barato, o gratis o barato, tiene que fallar la otra parte de la ecuación, que sea bueno.

Y la cuestión es que al final vas a entrar también en una dinámica de competir por precio. Y yo digo que competir por precio es la antesala de cerrar un negocio, ¿vale? Porque siempre va a haber alguien más barato que tú.

Siempre va a haber alguien que viene con más pulmón financiero y puede aguantar más que tú, porque ahorró más. Simplemente, cuando empezaste a emprender, tú partes sin ahorros, imagínate, y esa persona tiene ahorros.

Bueno, pues va a aguantar más tiempo una bajada de precios, porque se lo puede permitir, ¿no? Y sí, esto, que en algunos negocios puede entrar, bueno, la comisión del mercado de la competencia, ¿no? Porque es ilegal, ¿no?

Vender por debajo de coste. Bueno, en el caso de los negocios online no es tan clara esta cuestión. Y de hecho, no se entra en esta historia. Así que, bueno, no compitas en eso. No llegues a ese punto, incluso, como decía, la mitad de los e-commerce venden por debajo de…

Venden a pérdida su primera venta, precisamente por no tener en cuenta lo que supone vender muy barato. Y, sobre todo, tener en cuenta que esto lo haces para ganarte la vida. O sea, sí, que puedes estar disfrutando, que está genial, pero que, sobre todo, tiene que ser rentable.

La única excepción gratuita de tu estrategia

Así que, si no quieres aparecer como spammer, ya no en la bandeja de entrada, sino en la cabeza de tus suscriptores, huye de las palabras «gratis» y «barato». Te decía que había una excepción a esta regla, y esta excepción del «gratis» tiene mucho que ver con el email marketing, que es tu lead magnet, que se entrega gratuitamente.

Pero, en realidad, no es gratis, porque no es que tú pongas ahí muchísimo valor como en redes sociales y te pongas a bailar y a hacer el ridículo sin recibir dinero a cambio. No, no, no, se trata de pedir, pues, lo que es la principal moneda de cambio ahora mismo en internet, que son los datos.

En este caso, el correo electrónico, que es un dato personal valiosísimo, porque te permite establecer comunicaciones uno a uno. Pero, en cualquier caso, aquí sí quiero hacer hincapié y marcar esta excepción del lead magnet que no se entrega a cambio de dinero, sino a cambio de un beneficio futuro. Yo prefiero llamarlo de esta manera. Si haces bien tu estrategia de email marketing, el lead magnet no se entrega gratis. Más adelante va a tener un retorno económico muy superior a lo que seguramente hubieras podido cobrar por él.

La cuestión es que tienes que salir de la idea de que «como es gratis no se valora». Pero el primero que tiene que valorarlo eres tú. Yo siempre digo que un buen lead magnet es aquel por el que no te pondrías colorado al cobrar por él.

Si tú dijeras, «te lo estoy regalando, pero por esto podría cobrarte 5, 10, 20, 100, 200 euros», podrías cobrar por esta solución. Es más, yo, por ejemplo, tengo lead magnets por los que he cobrado.

Es decir, hay cosas por las que he cobrado, por algunas sigo cobrando y están gratis en mi web. A lo mejor con otro formato, de otra manera, pero ese contenido que estoy compartiendo es un contenido que es un producto.

Es decir, no vas a cobrar por el lead magnet, pero no es gratis. Esto es lo que tienes que meterte en la cabeza. ¿Qué pasa con mucha gente? No es que yo apenas tengo altas en mi lista de suscriptores, ¿no?

Claro, ves el gancho que tienen, ves el lead magnet y te das cuenta que dices, «por eso no te daba ni los buenos días, ya no te digo el correo electrónico». Es decir, esto lo has planteado de tal manera que sabes que es gratis y se percibe que no hay valor en ello, porque no quieres soltar tu contenido de valor si no es a cambio de dinero, ¿vale?

Entonces, eso va en detrimento de tu estrategia de email marketing. Otra cosa de la que debes huir y que tiene que ver también con los precios y con considerarte barato y con querer posicionarte como barato es el concepto de oferta. Y es que asociamos oferta a descuento, siempre, automáticamente, oferta a descuento, oferta a descuento.

No, no, oferta es lo que estás ofreciendo a tus suscriptores y hay muchas maneras de hacer que te compren cuando tú quieres sin necesidad de tener que bajar los precios, ¿vale? Porque, insisto, bajar precios o tener la bajada de precios, que no es que estén prohibidas, yo las utilizo también, sino que cuando es sistemático, cuando es lo único que sustenta tu estrategia de marketing, es la antesala de cerrar un negocio.

No te va a dar beneficios porque al final tú tienes que mirar tus márgenes y te recuerdo que una de las principales causas que considero que están detrás de la inmensa cantidad de cierres de negocios online en los comienzos es la falta de mentalidad como CEO, como emprendedor, como empresario, como director general de tu empresa, ¿vale?

Y eso tienes que cambiarlo, tienes que cambiar ese chip y tienes que empezar a pensar en términos de no cuántos facturo, sino cuánto gano, ¿vale? Y esto, bueno, implica otras implicaciones, impositivas, etcétera, etcétera.

Y como te digo, hay formas de diferenciarte en tu bandeja de entrada sin necesidad de estar todo el día con la campanita de «Gratis, Gratis», «Descuento, Descuento» para todos. Entonces, intenta huir siempre de esa dinámica y, sobre todo, deja de asociar la palabra oferta a la palabra descuento.

Qué es realmente una oferta

Una oferta es yo que voy a poner delante de mis suscriptores. Punto, no tiene nada que ver con un descuento. Puede ser un descuento, pero no tiene nada que ver con ello. No son sinónimos puros y duros.

Lo barato, caro

Otra cosa que te quiero traer aquí es una frase que me ha dicho mi madre siempre, «lo barato, caro», o mi padre, «nadie da duros a cuatro pesetas». Gratis no se aplica solo a los textos ni a tus ofertas.

Estar buscando herramientas gratis y baratas. Aquí voy incluso a incluir la última herramienta de AppSumo, que yo la he tenido, pero que puedo decir que puede haber un porcentaje fácil, 10% o 90%. Es decir, el 90% a favor de herramientas que he comprado y no he usado, y muchas veces no las he usado, no porque en su momento las compré por el FOMO (miedo a perderse algo) y porque mira qué idea he tenido, sino porque al usarlas no era lo que me habían prometido.

Ya se me habían pasado los dos meses, y ahí se han quedado sin devolver. De hecho, si hay alguna que te interese, alguna oferta antigua de AppSumo que tú creas que te puede valer, contáctame porque puedo hacer algo por ti, porque son herramientas que muchas de ellas no las utilizan, así que qué pena que no me enteré de esta promoción.

Bueno, tú consúltame que a lo mejor está por aquí y algo podemos hacer. Pero bueno, corramos un tupido velo sobre esto último que te he comentado, vamos a lo importante, y es que cuando tú empiezas a ver a tu empresa como un gasto, ya no estás pensando en términos empresariales.

Tú tienes que pensar en tu empresa como un negocio. Y eso implica que los negocios tienen que tener las mejores herramientas. Con las mejores herramientas darás los mejores resultados. Esto no quiere decir que compres lo último del mercado y te sobren funcionalidades, sino que realmente el precio no puede ser lo definitivo.

Por lo menos no lo primero que debes mirar, obviamente siempre hay que hacer cuentas y uno siempre empieza. Pero, el error que comete mucha gente a la hora de decir, «no, yo es que quiero una herramienta de email marketing porque estoy empezando, quiero una gratis», tiene consecuencias. Y las consecuencias de esto son varias: te anticipo que hay varias, te invito a que las pienses, pero una de las consecuencias que conozco es que muy poca gente que empezando con una cuenta gratuita haya terminado pagando las herramientas porque al final no están poniendo el compromiso. Es decir, no consiguen los resultados que hacen que esa herramienta deje de ser gratuita, que alcancen ese mínimo de suscriptores, que alcancen ese mínimo de emails que van a hacer que cobren por la herramienta. No lo consiguen porque no han ido con la mentalidad de que eso sea así desde el primer momento. Yo siempre he dicho, yo siempre he pagado por mis herramientas. Y bueno, salvo de haber empezado con MailChimp, pero duré pocos meses.

Luego fui a la herramienta que yo creía que me iba a ayudar a tener los mejores resultados. Y recuerdo además que como pillé una buena promoción, conseguí muchos más suscriptores, pillé el plan con muchos más suscriptores de los que yo necesitaba en ese momento.

Y eso me permitió, a medio plazo, ahorrarme muchísimo dinero. ¿Por qué? Porque yo tenía claro que mi objetivo era alcanzar ese número de suscriptores. Entonces, como yo ya lo tenía claro y ese era el plan y todo giraba en torno a eso, dije: «no, pues voy a hacer la inversión ahora, porque a la larga me iba a ahorrar dinero, pero voy a invertir en esto».

Podría haberme gastado mucho menos, pero decidí invertir desde el primer momento. Es una cuestión de mentalidad, también de no dar mala imagen, ¿no? Porque me pregunto, ¿qué ganas teniendo en tus emails el logo de la empresa que envía los emails?

Bueno, pues esto se ve muchísimo, lo veo en profesionales del marketing y digo, cuando lo veo digo, no, tú no estás haciendo bien tu trabajo, tienes pocos suscriptores, porque si tienes esto aquí es porque no estás pagando el mínimo, ¿vale?

El mínimo es 1.000 o 500 en algunas herramientas y tienes ese logo de gratuito. Y eso, al final, esas cosas se ven y las ve el usuario también y hace que te preguntes, «oye, ¿por qué no convierto?»

¿Por qué no convierto? Y no tiene nada que ver ni con tu copy, ni con el diseño de tu web, ni con qué email enviar, ni si has hecho bien estudiar a tu público objetivo. Al final es un detalle tan tonto como el de, ¿qué aparece aquí este logo?

Y eso indica que tienes menos de 500 suscriptores en tu lista de correo, ¿no? Y estás vendiéndome aquí la mula ciega de que eres especialista en conseguir suscriptores. Eso no cuadra, no cuadra.

No es gasto, es inversión

Y te vas a dar cuenta de por qué digo que es ser cutre. Al final, no se trata solo del dinero, sino de la mentalidad con la que lo abordas. Antes de eso, quiero que tengas en cuenta otra cosa: no es un gasto, es una inversión. Hay una frase que dice algo así como que un emprendedor ve en el dinero que gasta, un océano de posibilidades.

Es decir, no es un gasto, es un retorno. No estoy pensando en que voy a tener menos dinero, sino que estoy pensando en que adelanto un dinero que me va a traer más del que he gastado.

Esta es la mentalidad ganadora de un negocio. Sobre todo, debes tener en cuenta que en un negocio hay que invertir. Si tienes un negocio físico, necesitas un local, pero también hay que invertir en herramientas digitales. Aquí ya entro en lo poco que cuesta poner en marcha una buena estrategia de email marketing. Date cuenta de que, por esta pequeña inversión, ¿en qué estás regateando realmente? ¿A tu propio negocio? ¿A tu beneficio y prosperidad personal? Porque al final, de eso se trata esto de emprender. Tienes que invertir en un hosting, en tu herramienta de email marketing e incluso, a veces, en un lead magnet. Pero ¿qué coste tiene realmente esto?

Cuánto cuesta realmente poner en marcha una buena estrategia de Email Marketing

Bueno, pues el mínimo, no sé, un hosting, yo estimo entre 80 y 100 euros para empezar, entre 80 y 100, bueno, para empezar y para seguir y para estar muchísimo tiempo, entre 80 y 100 euros al año. Es decir, que no podemos escatimar en esto, no es que me ahorre en la web, en este dominio que es gratis, en este hosting que es gratuito, y luego tengo un churro en mi URL, en vez de poner la que yo quiero, tengo ahí blogspot .noesque y ya no estoy en mi casa, todo por no gastarme, como mucho, 100 euros al año. Es que si no pensamos que vamos a retornar 100 euros al año como emprendedores, ¿dónde vamos? ¿Dónde vamos con nuestro negocio? Si no pensamos que el email marketing nos va a aportar con creces el dinero que invirtamos en él, ¿realmente qué estamos haciendo? ¿Qué pretendemos? ¿Qué queremos de nuestros emails?

El otro gran gasto, bueno, gran gasto por decirlo de alguna manera es la herramienta de email marketing. Pero es que cuando estás empezando, entre 100 y 400 euros al año, es que tampoco es dinero, es que una cuota de autónomos son 300 euros. Y no la vas a usar, porque ese autónomo no te puedes poner malo, te lo recuerdo, tampoco vas a tener pensión. Entonces, a partir de aquí, piensa: me piden 300 euros por la nada y estoy racaneando 100-400, que me van a permitir pagar con creces esos 300 euros mensuales de cuota de autónomos mínimo. Si tienes que pagar más, pues enhorabuena, quiere decir que estás facturando mucho.

Pero voy más allá, es que por tu lead magnet no tienes que invertir, no te hace falta, por tu oferta tampoco tienes que invertir. Y bueno, puedes invertir en tiempo, que es toda esa gana de crear contenido. Pero como te digo, como mucho 500 euros al año, tener una buena herramienta de email marketing y un buen hosting, y te estoy incluyendo el hosting en esto de la estrategia de email marketing.

El hosting es algo que necesitas, da igual lo que hagas, puedes incurrir en ese gasto también en tu estrategia de redes sociales, en tu estrategia de SEO, en tu estrategia publicitaria. Al final, un hosting y un dominio, no sé, 100 euros al año, entre 100 y 400 euros al año.

En el peor de los casos, que te puedas gastar 500 euros al año en tu negocio, si no estás pensando en retornar eso, bueno, no puedo ayudarte, esa es la realidad.

Si has entendido por qué lo de cutre, por qué he dicho tantas veces la palabra cutre, alguien debería contarlas. ¿Por qué para mí esto es importante? ¿Por qué insisto tanto en esto? Porque cuando negocias sobre un presupuesto de 500 euros, evidentemente no tienes un negocio ganador. Tienes muchas tareas pendientes antes de ni siquiera colgar tu primer contenido y ponerte realmente a monetizar tu estrategia de marketing digital, y en concreto esta del email marketing, que como ves, es súper económica.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.