Consejos de diseño para aumentar la conversión de tus emails

Hoy en día, el diseño es una parte fundamental de los dispositivos de esta empresa, pero no desde el punto de vista de lo bonitos que son, sino que ese aspecto estético está subordinado a la funcionalidad, es decir, que realmente sea un diseño útil, que mejore el producto por sí mismo, ese propio diseño.

En general, en marketing, un diseño bonito está ligado a la funcionalidad, pero no siempre tiene que ser así y hoy vamos a ver cómo evitar que esta lucha, por así decirlo, suceda con respecto a tus emails, en tu estrategia de email marketing.

Las imágenes

A veces me envían e-mails con fotos y incluso en el ordenador, tengo que hacer scroll lateral, que en el ordenador cuesta menos que en el móvil, pero es que ya en el móvil me parece imposible de leer las fuentes al ser tan pequeñas.

Bueno, es incómodo. Es realmente incómodo tener que estar moviendo la pantalla de izquierda a derecha para poder ver qué contiene ese e-mail. El problema con respecto a las dimensiones del e-mail es que depende de muchas cosas.

Depende, pues, en primer lugar, del cliente de correo. Pues, si utilizas e-mail, Outlook, si es un cliente de sobremesa, si es de móvil, de escritorio, qué dispositivo se ha ido utilizando, si es móvil, si es tablet, si es un ordenador portátil, si el ordenador tiene más pulgadas o menos pulgadas en el monitor.

También depende del navegador. No es lo mismo ver todo esto que hemos visto antes, no es lo mismo verlo en un navegador Safari que en Chrome, que en Firefox, por ejemplo. Bueno, a veces hay ligeras variaciones que hacen que no se vea igual tu e-mail en todos los dispositivos.

Esto es especialmente importante cuando utilizas diseño que contiene, por ejemplo, imágenes, columnas en el texto, porque tienes un diseño más visual para tus e-mails. Con texto es mucho más sencillo de solventar, pero, aún así, el problema persiste.

Porque no es solo que tenga que mirar estos tres factores, sino que son estos tres factores combinados entre ellos, con lo cual la cantidad de variables sobre dónde tus suscriptores van a ver tus e-mails es exponencial con todo lo que implica.

Así que el consejo es seguir un estándar que son unos 600 píxeles de ancho y yo la mayoría de las veces utilizo 550 para evitar cualquier problema, pero vamos de 600 para abajo, lo normal es que tus e-mails se vean prácticamente bien en cualquier dispositivo.

Eso sí, asegúrate, a través de tu herramienta de email marketing, que el diseño es responsive, que tengas algún tipo de vista previa, que muchas de estas herramientas te permiten ver una vista previa genérica, tanto de cómo quedaría en escritorio como de cómo quedaría en versión móvil.

Los colores

El segundo consejo es acerca de los colores. Si eres como yo, que esto de los colores es como que, bueno, pues no sé, a mí me parece que todos combinan. El problema es ese. Cuando me parece que combinan, porque yo estoy muy pegado con el buen gusto, y cuando dos colores me parece que combinan normalmente quiere decir que queda fatal.

Así que te voy a dar algunos pequeños consejos que yo utilizo de cuando en cuando.

El primero es que muestres tus colores verdaderos, los colores de tu marca. Utiliza ahí, no te salgas de ahí, tendrás una paleta de un color principal, otro secundario y un tercero complementario.

Así que no te salgas de esta paleta y no te confundirás. No hay una regla única con respecto a los colores, porque es una cuestión de diseño. Si hay algunos consensos, por decirlo de alguna manera, sobre el significado de ciertos colores, lo cierto es que es todo un poco arbitrario, pero si te sirve como ejemplo, por ejemplo, el azul es confianza y seguridad, lo verás que lo utilizan muchos bancos, el verde es bienestar y relax, pues lo utilizan spas, sitios de jardinería, campos de golf, zonas deportivas, pero de deporte relax o vinculado con la naturaleza, cosas de ese tipo.

El rojo, por ejemplo, es urgencia, es el que vamos a utilizar para ofertas y liquidaciones, incluso muchas veces lo verás en los botones. Y el amarillo, en teoría, imprime optimismo y juventud, incluso combina con el negro, transmite cierta elegancia, elegancia tecnológica, incluso desde el punto de vista de la modernidad, de lo contemporáneo.

Pero bueno, el amarillo es un color que utilizamos básicamente para atraer a los curiosos al escaparate, tanto físico u offline como virtual o, en este caso, en tus emails. Son unos consejos básicos, pero bueno, si sigues la primera norma que es, no te salgas de tus colores corporativos y el complementario a ellos, pues fenomenal.

La fuente

Otro consejo más, el tercero, es que reconsideres la fuente que utilizas para los textos de tus emails. ¿Por qué? Porque, bueno, las fuentes que vienen por defecto en Apple, que es la aléfica o en Gmail, que es Arial, no son las óptimas.

No quiere decir que no se vean, de hecho, las estás utilizando seguramente muy a menudo y bueno, las lees perfectamente, sobre todo si eres joven. Pero es cierto que estas fuentes pertenecen a otros tiempos, son las primeras que aparecieron, por decirlo de alguna manera, y pertenecen a otros tiempos.

De tiempos, en que los monitores tenían unas resoluciones mucho más bajas, con lo cual ahora no dan el mismo resultado. Alternativas que tienes a estas fuentes, pues Georgia, Verdana, Calibri o Tahoma o Roman, por ejemplo, que esta es la última, es la que yo utilizo junto con Arial, son las dos que más utilizo.

Bueno, te recomiendo esas, porque esas prácticamente vienen en cualquier dispositivo, pero si no, siempre tendrás la opción de que salgan las opciones por defecto, que como te digo, no es que se vea mal, las ves a diario, pero si puedes optimizar un poquito esto, pues mucho mejor.

El editor

Cuarto, una herramienta, Lorca. Lorca Editor, te voy a dejar el enlace, aquí en las notas del programa, es un corrector gramatical, ortográfico y de estilo online. Es totalmente gratuito y te va a permitir pulir un texto y te vas a percatar de cosas que quizás no seas consciente, sobre todo en la velocidad del día a día y sobre todo escribir emails también de texto muchas veces, pues bueno, parece que hay cosas que se nos escapan, ¿no?

Repeticiones de palabras, a lo mejor no quedan muy bien, hasta que no lo lees tres veces. Y no sé tú, pero yo una vez que leo un nivel 3 veces ya a partir de la cuarta ya prácticamente no estoy percatándome de ningún cambio adicional.

Así que bueno, te va a permitir eso, corregir frases largas, palabras repetidas y lo más importante, errores ortográficos.

Destaca

Y aquí viene otro en esta línea, que utilices la regla del 10 para la negrita o destacado, por decirlo de alguna manera, el bold que llaman los ingleses. Esta negrita o este destacado nos ayuda a resaltar, como su nombre indica, palabras o frases.

El problema es que hay mucho abuso de esto y si abusas, este resaltado pierde su efecto, porque claro, si todo está resaltado no hay nada resaltado. Así que para evitar esto, te propongo la regla del 10, que es que nunca resaltes más del 10% del total de tu texto y evita resaltar más de 10 palabras seguidas.

Combina esta regla, tanto una como otra, y obtendrás mucho más resultado en aquello que realmente quieres destacar. Esto requiere un ejercicio de síntesis, pero bueno, esto es como cuando estudiábamos los apuntes, que todavía lo subrayábamos un poquito más, para todavía optimizar más el tiempo que teníamos de estudio.

Pues aquí igual, quédate con los dos, tres mensajes que tenga que tener tu email y nada más. Recuerda que este es un claro y típico ejemplo de menos es más en tus emails. Sexto consejo, experimenta con textos más grandes, no te cortes, yo utilizo una fuente 16 en mis emails.

¿Por qué? Porque luego los dispositivos y los clientes de correos hacen lo que les da la gana. Y si utilizas fuentes pequeñas, se verán muy pequeñas.

Arial o Times New Roman 16, es lo que utilizo para mis textos. Si tienes otro tipo de fuente, procura que sea legible, evidentemente. Pero no te cortes, a la hora de poner el… bueno, no te cortes.

Los títulos sí, más grandes, pero para el texto no lo cortes, lo que es el cuerpo del correo, un 16 tampoco te pases, con 16 yo conseguí que se vea bien pues prácticamente en cualquier dispositivo cosa que cuando lo ponía 11, 12 o el estándar que me daba la herramienta confiando en que los dispositivos lo adaptarían me llegaban bastantes correos de «oye, no lo consigo leer, es muy pequeño», incluso daba problemas de scroll. Bueno, como te digo, fuente en mi caso 16, puedes probar incluso más, 18 o 20, porque verás que se van a ver perfectamente tus emails en los dispositivos de tus suscriptores. Este, al contrario del anterior, es un ejemplo de más grande es mejor.

Texto alternativo

Séptimo ejemplo, y este me lo has oído mil veces, utiliza el texto alternativo en las imágenes que incluyas en tus emails. Por varios motivos, el primero: a mí por lo menos el primero que me viene a la cabeza es todas esas personas que tienen dificultad visual y que para poder saber qué imágenes has incluido en tus emails, los programas que utilizan, el software que utilizan, lo que leen es este texto. Entonces, si en el texto va a poner «whatsapp descarga 27_03_21.jpg», bueno, pues les estás haciendo la faena y también te la estás haciendo a ti, porque es un potencial cliente que te vas a quedar sin que pueda realmente disfrutar o ser persuadido por ese email que tú envías con ese ánimo de persuadir a esa persona para que realice una acción, generalmente, de compra.

Este es el primer motivo, y el segundo es que, bueno, también evitas, por ejemplo, si no tienen habilitada o no ha podido cargar la imagen en cualquier otro usuario, no tiene que ser un usuario con dificultad visual, este texto es el que se van a encontrar también. Es decir, ya que había, bueno, pues había una imagen o mira, «grab click aquí» o si no lo consigues ver o «oye, mira, ábrelo en tal sitio» o «dale a refrescar y que se vea la imagen», bueno, importante este texto porque de verdad lo vas a necesitar, no envíes emails sin esta etiqueta.

Subtítulos

Octavo consejo, subtítulos, la regla del 4. Los subtítulos son esos trozos de texto que nos ayudan a complementar los títulos principales, no abuséis de efectitos de cambios de colores en las letras, gifs y demás, si unos buenos subtítulos te van a servir si sigues una simple regla, que es que utilices subtítulos en cualquier texto que tenga más de 4 frases, si va a tener más de 4 frases, bueno, pues simplifícalo y destácalas en 4 subtítulos para que quede claro ese mensaje.

Viñetas

Noveno, muy vinculado al anterior, el poder de las viñetas. Las viñetas o las listas numeradas son de verdad tus grandes aliadas. Es muy difícil editar el texto en un email, los editores no dan tantas opciones porque aunque cada vez se parezcan más a un procesador de textos completo en funcionalidades, no lo son, seguimos en protocolos, bueno, pues que intentan simplificar al máximo las posibilidades que te ofrecen los textos de tus emails, así que las viñetas te van a permitir identificar partes importantes de tu texto, te van a permitir incluso resumir, van a destacar visualmente, con lo cual te vas a garantizar entre el comienzo, que es una parte que van a leer, y también permiten hacer un resumen realmente de lo importante y ya bueno si eso me gusta, pues me leo el resto, con lo cual actúan como gancho y desde el punto de vista del diseño, alivian mucho el diseño porque liberan espacio en blanco o generan nuevos espacios a la hora de leer y no agobian todo el mazacote de texto. Si es un email largo, pues no es un mazacote de texto y ya está, sino que es algo más agradable de leer. En definitiva, mejoran el diseño de tus emails orientándolo, como te digo, que es lo importante, este episodio orientado a la conversión.

Los botones

Décimo consejo, un error que no tienes que cometer con tus botones de compartir. No son unos botones que funcionen especialmente bien. De hecho, bueno, esta semana con un cliente analizando estadísticas, teníamos varios emails en los que no habíamos puesto ningún enlace y, sin embargo, había como uno o dos clics para una lista de unas tantas personas.

En cada email, salía de estos botones. Esto el alcance que tiene, en mi opinión, va a saber por ahí que no, que hay gente que con esto se lo flipa mucho y esto es infundamental porque se comparte redes sociales, no sé tú, yo creo que llevo años sin ver un newsletter compartido en una red social.

Pero, aún así, si los pones y si tienes una gran comunidad, que es sobre lo importante, pues que estos botones de interacción tienen que tener o no tienen que tener un contador de actividad, ¿no? Verás que en algunos hay este compartido de 10,000 veces o 1,000, bueno, pues ponlo solo si tienes una gran comunidad porque no hay nada peor que poner botones y que encima no los toque nadie y que encima se vea que no los toca nadie.

Así que esta es una regla muy sencilla, no cometas el error de poner ahí la métrica de vanidad cuando estamos en un medio, que es el email marketing, que es la antítesis de las métricas de vanidad.

¿Gratis?

El número 11, consejo número 11, es una palabra que no debes incluir nunca en tus emails, no porque vayan a saltar los disparadores de spam ni nada de eso, tiene que ver con que a la gente le encanta recibir contenido personalizado, que le llames pues un nombre.

Si es un nombre este con el que le llaman para cenar, como digo yo, fenomenal, lo que no quieren ver nunca es el apellido en sus emails. Sé que esto es duro, a mí también se me escapa, pero qué hago, bueno, pues que esta gente que cuando te rellenan formularios solo le falta ponerte el DNI y una fotocopia en el libro de familia, porque tal auto los datos habidos y por haber, cuándo tú solo le has pedido el email y un nombre, un nombre de pila sencillo, ¿quieres pilar?

Diseñar vs hacer bonito

Y por último no pienses en el diseño por el diseño, lo que a ti te pueda parecer bonito puede ser que no sea funcional.

Pruébalo siempre en otros dispositivos. Pruébalo antes de enviar. ¿Por qué? Porque, insisto, normalmente. Y no solo vale esto para los emails, sino que vale también para landings y páginas web, etc. Lo que a ti te parece que es muy bonito.

A nivel de experiencia de usuario, suele ser nefasto. Así que, siempre piensa en el diseño, no tanto en términos de diseño, como en términos de funcionalidad. Bien, espero que estos consejos te sirvan.

Son todos muy sencillos de implementar. Bueno, el de los colores te lo voy a permitir un poco, porque es el que yo… ahí llevo un poco más regular. Pero, quitando ese, todos los demás. No tienes excusas para no cumplirlos.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.