Consigue que tus suscriptores respondan a tus preguntas

Estamos ante uno de esos emails que, para mí, son de los más importantes que puedes enviar si te vas a dedicar a hacer una estrategia a fondo de email marketing.

Se trata del email para pedir opinión, para pedir feedback a tus suscriptores. Esto tiene muchísimas ventajas, desde que otros puedan ver realmente la calidad de tus productos o servicios, no sobre la base de lo que tú les cuentes, sino de lo que cuenten otros, usuarios de tus productos o servicios o bien de tu contenido. También puedes hacerlo para el contenido gratuito que tienes, como puede ser un pódcast, un blog, etcétera.

Por otro lado, es uno de esos emails que suelen ser los grandes olvidados. A mucha gente se le pasa enviar estas encuestas y, a veces, incluso cuando se hacen, cuesta recabar esa información que tanto nos interesa recolectar. Y esto no tiene por qué ser exclusivamente para que hablen bien de nosotros; también nos interesa saber qué no les ha gustado, por ejemplo, sobre lo que les estamos preguntando a nuestros suscriptores.

Claro, esto de enviar un email y no recibir suficientes respuestas, entiendo que pueda echar atrás a más de uno. Pero no por ello debemos dejar de hacerlo, porque, como te digo, es sumamente importante. Esto nos va a permitir hacer lead nurturing, alimentar nuestra base de datos y obtener mucha más información, no solo sobre nuestros suscriptores, sino también sobre lo que estamos haciendo para atraer más leads y, en definitiva, más clientes a nuestro negocio por esta vía online, utilizando esta estrategia que es el email marketing.

Los motivos

El primer motivo es que son muy sencillos de crear. Esa sensación de «no sé qué enviar a mi lista, no sé qué crear», se resuelve fácilmente con un email en el que preguntes lo que realmente quieres saber.

Además, son aún más fáciles de distribuir, ya que existen soluciones gratuitas muy avanzadas. Algunas son tan básicas pero con muchas funcionalidades y nos permiten obtener gráficos, recopilar toda la información, exportarla a un archivo donde podamos ver todas las respuestas juntas. Un ejemplo son los formularios de Google, que son 100% gratuitos y permiten incluso condicionar el contenido en función de las respuestas, presentando diferentes preguntas. Y todo esto es tan sencillo como incluir el enlace en un email y darle al botón de enviar.

El tercer motivo por el que deberías enviar este tipo de emails es que, si haces las preguntas correctas, puedes beneficiarte incluso de las respuestas en tiempo real. Esto lo veremos un poco más en detalle más adelante, pero no solo eso, también vamos a nutrir tu base de datos. Harás un verdadero lead nurturing basado en las respuestas, recopilarás información y conocerás mucho más, no solo a tus suscriptores, sino también lo que estás haciendo, tanto con los productos o servicios que vendes como con el contenido gratuito que estás generando para atraer a más personas interesadas o potenciales clientes interesados en esos productos o servicios.

Vamos a desarrollar esto un poco más con seis pasos sobre cómo crear estos emails de feedback desde cero y cómo lograr que realmente las personas respondan a esas encuestas para que puedas beneficiarte de esta táctica de pedir la opinión a tus suscriptores.

¿Qué quieres saber?

El primer paso sería definir muy bien cuál es esa información que quieres saber, qué es lo que realmente deseas conocer. No cometas el error de querer preguntar un poco de todo. No cometas ese error.

Sé que tienes muchas cosas que preguntar y que quieres saber muchas cosas de tus potenciales clientes, especialmente si tienes un ecommerce o vendes una gran variedad de productos y servicios destinados a diferentes avatares.

Lo entiendo, pero no por abarcar más lograrás obtener más. De hecho, más bien al contrario, como dice el refrán: «el que mucho abarca, poco aprieta». Ten en cuenta que tus suscriptores tienen poco tiempo para ti.

No pienses que ellos están interesados en responder a la encuesta; el interesado eres tú. Luego veremos más adelante cómo hacer que ellos también estén interesados en responder, pero no abuses de ese interés.

Concéntrate en una sola cosa que quieras saber. Ya habrá tiempo de preguntar el resto. No tienes que preguntarlo todo a la vez ni hacer una secuencia en la que envíes durante diez días seguidos diez encuestas diferentes.

No se trata de eso. Concéntrate, planifica, agenda ese email y envíalo cuando realmente corresponda. Como te digo, en lugar de hacer una macroencuesta, identifica categorías de información que realmente quieras conocer y haz encuestas diferentes para cada una de esas categorías.

Pero, como te digo, no te hinches luego a mandar encuestas, porque la gente no tiene tiempo y se aburrirá. Recuerda siempre que tus emails tienen que responder a la pregunta: «¿Qué hay aquí para mí?»

La encuesta no es para mí, no es para ellos, es para ti. Sí, va a mejorar tus contenidos, productos y servicios, pero la encuesta es un beneficio para ti. Vamos a ver cómo darle la vuelta a esta cuestión.

Segmentar

El siguiente paso es segmentar antes de enviar encuestas. He hablado mucho sobre la segmentación; incluso he mencionado esto en otros contextos. La segmentación es la clave de la relevancia. Siempre lo digo: la clave para tener emails relevantes es la segmentación.

¿Por qué? Porque es lo que hace que envíes los emails que realmente interesan a las personas en base al contenido. Revisa si la información que quieres conocer es relevante para toda tu lista o solo para un segmento específico.

Si es así, envía las encuestas únicamente a ese segmento. Enviar más encuestas no te garantiza más respuestas y, sobre todo, no serán respuestas de calidad. No asocies cantidad con calidad, porque en este caso ese argumento se derrumba como un castillo de naipes.

Si segmentas antes de enviar, podrás enviar las encuestas a quienes más pueden estar interesados o predispuestos a responder a esas preguntas, que es lo que te interesa.

Además, las respuestas serán mucho más específicas y de mayor calidad, lo que se traducirá en mejores datos. Así, tu base de datos aumentará su calidad, y esto te permitirá personalizar los emails para mejorar las tasas de apertura, los clics, las respuestas y las tasas de interacción. Esto también mejorará la entregabilidad de tus emails.

Cuestionarios

Otro paso sencillo es incluir cuestionarios siempre que puedas en tus emails. La mayoría de las veces no te quedará más remedio, como a muchos nos sucede, que mediante un enlace, botón o texto hipervinculado, enviarles a otra página donde estará la encuesta.

Por ejemplo, si solo vas a hacer una pregunta, aprovecha para enlazar las respuestas y que cada respuesta se asocie a un campo personalizado, una etiqueta, de tal manera que, con un solo clic, ya tengas la información de forma más fácil y sencilla, tanto para ti como para tus suscriptores. Hay pocas cosas más útiles para esto.

En la comunidad remitente tienes un tutorial donde te cuento cómo hacer esto sin volverte loco con los enlaces ni generar miles de enlaces diferentes, porque no es necesario. Pero no solo eso, hay herramientas como MailerLite que te permite incluir sus propias encuestas dentro de los emails. O sea, puedes hacer varias preguntas y estas estarán insertadas dentro de los propios emails, al menos en el momento de grabar este contenido.

Cuanto más fácil sea responder y menos tiempo le lleve a tus suscriptores ejecutar esa tarea, más respuestas obtendrás.

Se convincente

El siguiente paso es escribir un email convincente. Como te digo, la encuesta solo te beneficia a ti.

Entonces, hay que ser muy persuasivo para que las personas quieran responder a esas preguntas. El primer paso sería ser honesto y dejar claro para qué necesitas la encuesta. Intenta presentarlo siempre en clave de beneficios, beneficios para tus suscriptores.

Explica también por qué la están recibiendo. Eres cliente de este producto y me interesa mucho tu opinión. Solo lo habéis recibido aquellos que habéis comprado este producto o servicio.

Como te decía, explícales cómo les beneficia completar esta encuesta. Lo más habitual es decir: «Oye, mira, esto me va a ayudar a mejorar», o cualquier otra cuestión. Luego te hablaré de incentivos, ahora no es el momento, pero después te hablaré de si incentivamos la encuesta o no.

A mí me gusta indicar cuánto tiempo les va a llevar rellenar la encuesta, porque personalmente, una de las cosas que más me molesta de algunos correos electrónicos de encuestas es que, cuando hago clic con toda mi buena voluntad para ayudar, pienso que todos podemos remar en la misma dirección, ya que al final todos somos mercadólogos. Pero resulta que empiezo a rellenar preguntas y preguntas, y el tiempo comienza a pasar y pasar, hasta que llega un momento en que, al final, ya es como: «Venga, vamos, pum pum pum pum», respondo rápido, con lo cual mi encuesta tiene calidad cero.

Así que si indicas de antemano cuánto tiempo les va a llevar, cuanto menos tiempo mejor, o incluso puedes darle la vuelta al argumento. Si van a tardar poco tiempo porque no son muchas preguntas, bueno, pues destácalo, dile: «Oye, mira, solo te va a llevar un minuto, solo te va a llevar tres minutos de reloj completar mi encuesta».

Y luego, por supuesto, da las gracias. Da las gracias porque, como te digo, esto solo te beneficia a ti, aunque intentemos persuadir de que hay un beneficio común, en realidad el auténtico beneficiado eres tú con tu base de datos.

El asunto

Siguiente paso: cuida el asunto del correo electrónico. Hemos hablado antes del contenido, pero ya sabes la importancia del asunto. Si no es un buen asunto, no habrá apertura de correos electrónicos. Te lanzo algunas ideas: personalízalo, y aquí es clave, como te decía antes, la segmentación. No vas a poder personalizar si no has segmentado, en base, por ejemplo, al producto que han comprado, el contenido que han consultado, o cualquier cuestión de ese tipo. Pero también puedes personalizarlo a través de campos personalizados como el nombre, el motivo, etc.

Céntrate también en la relevancia para tu suscriptor; aquí es fundamental, porque si no, no lo van a abrir. Pregúntate: «¿Qué tiene este correo para mí?» Es la pregunta que debes responder siempre.

Haz una pregunta ya, es decir, que una de las preguntas sea el asunto del correo o que el asunto del correo, mejor dicho, sea una de las preguntas, porque genera interés por responder. Y aquí sí, voy a entrar en el tema del incentivo.

¿Incentivar o no las encuestas? ¿Personalmente, como norma? No. ¿Por qué? Porque al final, y yo esto lo he hecho, es decir, cuando me han dicho: «Oye, mira, te vamos a regalar 3 euros por responder unas preguntas», digo: «Muy bien, venga». Respondo rápido sin saber ni lo que he respondido, porque solo quería mis 3 euros.

Es una encuesta ciertamente interesada, de alguna manera. A mí me gusta que las respuestas sean espontáneas, en la medida de lo posible, que sean honestas y que haya un interés real en responder. Pero entiendo, sobre todo en bases de datos pequeñas, que esto es complicado porque si no incentivamos, obviamente basar toda la opinión o nuestro trabajo o futuras modificaciones en productos o servicios sobre tres respuestas recibidas realmente nos llevará más al error que al acierto.

Si realmente necesitas incentivar, puedes indicarlo en el asunto porque, al final, ese es el beneficio que el suscriptor realmente obtendrá de toda esta historia. Y, por supuesto, las demás fórmulas que suelen funcionar para los asuntos funcionarán aquí también.

Genera una secuencia de autorespuesta en función de las respuestas. Aprovecha esa información para interactuar con tus suscriptores en tiempo real, es decir, en función de la respuesta, desencadena una secuencia para vender un producto relacionado o volver a vender el mismo producto, si es recurrente. Aprovecha esas respuestas para mantener a ese usuario activo, enganchado a una nueva secuencia de ventas.

También tienes cómo hacerlo en la comunidad remitentes, remitentes.pacobargas.es. Consejo importante: mejora siempre que puedas; esa es realmente la importancia de estos correos de retroalimentación.

Te permitirán ser siempre la mejor versión de tu negocio o tener siempre esa mejor versión de tu negocio online. Y como te digo, no solo de los productos de pago, sino incluso del contenido que generas para atraer más potenciales clientes. Cuantas más respuestas, más oportunidades tienes de aprender y evolucionar.

A modo de resumen, recuerda: hazlo lo mejor y más simple posible. Respeta el tiempo de tus suscriptores, pónselo fácil y sé agradecido. No olvides que esto solo te beneficia a ti, y que se lo debes. Le debes a tus suscriptores utilizar esa información para mejorar tu negocio.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.