Supermercado frutero, lo peor del mundo entero

Hola, 

En mi Móstoles natal la Revolución Industrial tardó en llegar. Fue más o menos por la década del 2010.

Y la trajo un frutero.

De repente, alguien había descubierto que llevar la fruta a la puerta de las casas, mostrarla y atender a los clientes con criterio, era un buen negocio.

De la noche a la mañana florecieron fruterías en locales esquinados, a pie de calle, con el género bien expuesto y alguien que atendía como en las fruterías de toda la vida.

Ya sabes: a voces y con muchos piropos a las señoras.

Además, disponía de las mejores herramientas publicitarias: sus propias furgonetas de reparto, que no paraban de circular reponiendo el género que los mostoleños y las mostoleñas devoraba con fruición, y los haters, que le regalaban notoriedad completamente gratis.

Hasta aquí, todo correcto. Un negocio rentable y escalable (incluso algunos empleados se quedaban con los locales que mejor funcionaban, en lo que fue el germen de una franquicia).

Por aquel entonces, mi familia y yo vivíamos en el desierto comercial del nuevo desarrollo urbanístico de la ciudad. Imagínate la alegría cuando nos “pusieron” un local de la franquicia en el barrio.

Y allá que fuimos. Bolsa de rafia en mano, toda la familia junta para disfrutar de la fruta…

… Y de algo más.

Cuando llegamos, vimos que aquello era más que una frutería. Había carnicería, productos frescos, lácteos…

Aquello era un supermercado en toda regla. Bueno, puedes pensar que, teniendo en cuenta que no había donde comprar nada en el barrio, era una buena idea. El problema es que todo era malo.

Hasta la fruta.

Por supuesto, la atención especializada también se había ido al traste. Fue el principio del fin.

Se habían convertido en especialistas en vender fruta pasada. El tipo que atendía te entretenía con su cháchara barata mientras te “colaba” lo peor en el fondo de la bolsa. No había día que llegaras a casa, abrieras la bolsa y no encontraras una sorpresa.

El otrora gran emprendedor cometió el gran error de casi todos los emprendedores (sobre todo online) de creer que el “sistema” lo arregla todo. Gracias al “sistema” ya no es necesario especializarse.

El “sistema” es un altavoz, no la solución. La solución eres tú.

Esta es la causa principal de que tus emails no vendan. Confías en el “sistema” y te has olvidado de qué solucionas y a quién se lo solucionas.

En las plantillas que encontrarás en mi Plantillódromo debes saber a quién te diriges y qué solucionas para que funcionen. Nada de copiar y pegar. Primero tienes que rellenar. Una vez que sabes lo que haces y para quién lo haces, sólo tienes que utilizar las plantillas.

Un abrazo,

Paco Vargas

Email Marketing & Automatización
PD. Otra ventaja de las plantillas es que, una vez que sabes lo que solucionas y a quién se lo solucionas, puedes combinarlas para hacer secuencias o mejorarlas y así tendrás recursos infinitos para vender por email.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Pásate por pacovargas.es/empieza y entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

pacovargas.es/empieza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.