Eso que tienes ahí no se va a vender solo

Hola

Ha habido varias veces en mi vida que había encontrado el “trabajo definitivo”. Ya sabes, ese trabajo que crees que es tan necesario e imprescindible que nunca te hará falta salir a buscar otra cosa.

Y siempre me he equivocado.

La primera vez, hace más de 20 años, cuando acabé vendiendo ordenadores en un hipermercado. Eran los años de la gran expansión de los ordenadores en el mercado doméstico.

Todo el mundo necesitaba y quería un ordenador en su casa: que si para que el niño estudie, que si para organizar las finanzas personales, que si para jugar al Solitario de Windows…

Aquello auguraba un flujo inagotable de clientes. Y además, de un producto tan técnico y especializado que requería asesoramiento.

Es decir, cada vez más gente necesitaría ordenadores y cada vez harían falta más vendedores que les explicaran cómo gastarse su dinero.

Los jefazos de la multinacional francesa del retail en la que trabajaba entonces no opinaban igual.

“Los vendedores sois un mal necesario. Aspiramos a que la gente se autosirva los ordenadores como hace con los garbanzos”.

… Y que desapareciéramos como gasto es lo que le faltó decir. Aunque todos lo entendimos perfectamente.

Los compañeros estuvimos años comentando esta anécdota. Nos costaba imaginar que alguien llegaría a un hipermercado con su carro, cargaría en él un ordenador y lo pagaría en caja sin que nadie le atendiera.

Jijiji, jajaja. Los jefes no saben lo que es estar en tienda. Bla, bla bla…

En apenas un par de años el personal vendedor de las secciones de informática de las grandes superficies comerciales se redujo al mínimo. Donde antes había un ejército de vendedores para un solo cliente, ahora hay una horda de clientes para un solo vendedor.

Y este vendedor es como la aldea gala de los cómics de Asterix. Ni los romanos, ni los jefazos, conseguirán eliminarlos.

Porque hay algo que no ha cambiado ni va a cambiar (al menos en los próximos años): las cosas no se venden solas.

Tus productos y servicios tampoco. Necesitas que esas personas que merodean por tu web se conviertan en tus clientes.

Necesitas darle un “empujón” a tus potenciales clientes y animarles a que se decanten por sacar la tarjeta de crédito en tu negocio online.

El método más efectivo es el Email Marketing. Y aquí te he creado los emails que necesitas para convertir a tus suscriptores en clientes:

https://remitentes.com/emails-infinitos

Un abrazo,

Paco Vargas
Email Marketing & Automatización

PD. Si todo lo que se vende necesita que haya alguien vendiéndolo… ¿cómo es posible que se haya reducido el vendedor de tienda a una especie en peligro de extinción?

Esto te lo explico en este post y te cuento cómo sacarle provecho en tu estrategia de Email Marketing.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Pásate por pacovargas.es/emmv y entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

pacovargas.es/emmv

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.