El veterano de guerra metido a marquetero en un tren de Cercanías

Hola,

Seguro que en algún momento de tu tiempo de procrastinación en las redes sociales te has encontrado con el típico vídeo del mendigo pidiendo en la calle y cómo un marquetero cambia el mensaje del cartón con su historia y el mendigo acaba forrado.

O algo así.

Estos vídeos están inspirados en la línea C-5 de Cercanías de Móstoles.

(Bueno, a lo mejor no, pero eso te lo explico a continuación).

Hoy traigo el primer episodio: La familia balcánica.

La familia balcánica tenía una estrategia de ventas para conseguir que los pasajeros del tren aflojaran el escaso dinero de sus bolsillos.

La estrategia te la cuento luego. Antes necesito ponerte en contexto.

Pedir dinero en la línea que va de Móstoles a Atocha y de Atocha a Fuenlabrada es como ir a comprar a Media Markt el día después del Día Sin IVA.

No hay de donde rascar.

Todo lo que salga de esos bolsillos es para quitárselo del desayuno en el tiempo de reposo del trabajo.

La familia balcánica lo sabía.

Unos días venía él, otros días venía ella con un niño en brazos. El discurso siempre era el mismo: una mezcla de yugoslavo y español. Indescifrable.

Aunque siempre se entendían las palabras “Bosnia”, “Croacia”, “Guerra” y “Hambre”.

Las dos últimas siempre en el mismo orden. Las dos primeras no.

Hizo falta una conversación casual con mi amigo Iván acerca de la gente que pide dinero en el tren para descubrir su plan.

Porque ya te había dicho antes que esta familia tenía un plan. No había casualidad en el orden de las palabras ni en quién las pronunciaba. Qué días aparecía él y qué días aparecía ella con el bebé en brazos.

O por qué varios años después el niño en brazos seguía igual. ¿Lo cambiaban? ¿Era un muñeco?

Cogían el periódico, iban a la sección de Internacional, miraban las noticias del día sobre la guerra en Yugoslavia y actuaban.

Y la gente les daba hasta billetes.

Usaban un resorte mental poderosísimo que, si funciona con un currela de Móstoles, funcionará con tu lista de suscriptores.

Lo mejor es que no necesitas leer el periódico, ni mentir a tus suscriptores. Puedes utilizarlo y seguir con tu conciencia tan limpia como llena tu cartera.

Te lo cuento todo aquí:

https://remitentes.pacovargas.es/

Un abrazo,

Paco Vargas

Email Marketing & Automatización
PD. Cuenta la leyenda que ahora la misma familia balcánica se han convertido en sirios. Si coges la línea C-5 de Cercanías en Móstoles, te ruego confirmación.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Pásate por pacovargas.es/empieza y entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

pacovargas.es/empieza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.