Gmail anima a tus suscriptores a darse de baja

Creo que está bien que conozcas cuál es la misión de Gmail o, en otras palabras, cómo gana dinero Google. Google gana dinero con el negocio de los datos y la bandeja de entrada tiene una parte muy sustancial de estos datos.

Estamos hablando de datos privados, datos íntimos, datos que no tienen nada que ver con los datos de redes sociales, que, siendo muy buenos, o incluso los datos del navegador y del buscador, siendo muy buenos, no terminan de indicar todo lo que tienen que indicar. El mero hecho de acceder a tus datos a través del correo electrónico les permite conocerte profundamente, como si les invitaras a entrar no solo en tu vida sino además en tu casa.

Durante el tiempo de existencia de Gmail, esto ha dado muchos giros. Si eres un veterano del «Vietnam», recordarás que incluso había publicidad contextual dentro de la bandeja de entrada de Gmail, hasta el punto de que veías que eran emails relacionados con el contenido de los emails, no tanto con el historial de navegación, sino con el contenido de los emails.

Obviamente, esto es una invasión de la privacidad que se ha combatido mucho y, en teoría, ya no se realiza. Yo tengo mis dudas, no lo sé, no tengo ninguna prueba, evidentemente, pero me extrañaría que renunciaran a estos datos aunque no los estén usando para monetizar de forma directa. Pero no solo eso.

Podemos darnos de alta con nuestro correo electrónico de Gmail en otras cuentas, aunque no sea nuestro correo electrónico de Gmail, pero si utilizamos Gmail como cliente de correo, esto a Gmail le permite saber con qué otras herramientas nos estamos integrando, dónde nos damos de alta, etcétera.

Por eso te lo dejan gratis, por decirlo de alguna manera, porque su misión es recabar datos, pero no tus datos. Tú, al final, no eres el cliente de Gmail. Es una herramienta que pone gratis a tus suscriptores y de la que tú te puedes aprovechar para enviar tus correos. Bueno, en cierta manera también, pero no es eso. Estás trabajando ahí, en cierta forma, para Google, aportándole datos de cuestiones de interés y de temáticas de interés. Así que es importante que sepas que Gmail no trabaja para ti, sino que tú estás trabajando en cierta manera para Gmail.

Pero bueno, yo lo considero un trato relativamente justo. En definitiva, sus clientes no eres tú; sus clientes son tus suscriptores. Y su misión es simplificar el uso del email a sus clientes.

En base a esto, es como sacan todas esas funcionalidades que a veces no siempre nos hacen la vida un poquito más difícil como email marketer. Esto te beneficia y te perjudica a la vez.

¿En qué te beneficia? La ventaja que tiene el email sobre otras estrategias de marketing digital es que los emails tienen que llegar. Es decir, yo contrato un cliente de correo, yo como suscriptor, contrato un cliente de correo y doy de alta mi cuenta de correo porque quiero recibir mis correos.

Vamos a llevarnos esto al terreno físico, al mundo físico. Si yo compro un buzón y lo pongo en la puerta de mi casa y tiene una rendija por la que caben las cartas, quiero que me dejen las cartas. Sí, ya sé que esto va a implicar que también me van a dejar propaganda, pero bueno, es para lo que tengo el buzón, para recibir lo que me interesa.

¿Cuál es la misión de Gmail?

Aquí sí que tiene que ver con la tuya. Aquí Gmail discrimina un poquito con estas funcionalidades de distintas bandejas. Lo que hace es discriminar qué correo te puede interesar como suscriptor y qué correo no te interesa. Y esta es la pelea que tienes como email marketer.

Este sería el inconveniente. Te decía que había un beneficio, que es que los correos tienen que llegar y tienen que llegar en el momento en el que se envían, aunque sea un medio asíncrono. Uno envía un correo y la otra persona puede leerlo cuando quiera, pero eso no quita que todo tiene una hora, además hay una hora, una fecha, los correos están muy pautados, por decirlo de alguna manera.

Pero como te decía, claro, lo inconveniente es que tienes que saltarte esos filtros que hacen que, a diferencia de un buzón tradicional, tengas una pequeña herramienta, un pequeño robot por decirlo de alguna manera, que trabaja para ti, bueno, para ti como suscriptor, discriminando el correo en qué te interesa y qué no te interesa.

La buena noticia es que conocemos la inmensa mayoría de esas normas que hacen que tú puedas acabar en la bandeja de entrada. No hay un algoritmo como tal, por decirlo de alguna manera; no se trata tanto del contenido como de las acciones que realizas y lo que consigues con tus suscriptores.

No se va a dejar de enviar un email porque contenga determinado contenido. Esto no va a ocurrir, ojo, dentro de lo que es hacer un email marketing normal. Es decir, si vamos a enviar asuntos con determinadas palabras y temáticas relacionadas con fraudes, etcétera, sí, pero estamos hablando de cuestiones ilegales o de spam.

Obviamente, entiende todo lo que te digo hoy sobre la base de que estamos haciendo las cosas bien, que bueno, vamos a tener un apartado de cómo se hacen esas cosas correctamente. A partir de aquí, como te digo, Gmail, como cliente de correo, tiene todas esas funcionalidades nuevas que intentan que la experiencia de tus suscriptores sea lo mejor posible.

Enlace de baja

La limitación de que los correos tienen que llegar sí o sí a la bandeja de entrada implica ciertas funcionalidades de suscripción automática. Seguro que alguna vez te has encontrado con un mensaje parecido a: “¿Llevas 30 días sin abrir ni un solo correo de la lista X? ¿Quieres darte de baja? No, gracias. Sí, dame de baja”. Además, este “sí, dame de baja” está más destacado que el “no, gracias”, lo cual es otra cuestión que indica que están incitando a tus suscriptores a darse de baja y esto es un peligro porque se lo están poniendo muy fácil.

Vaya por delante que legalmente estás obligado a poner un enlace para darse de baja en tus correos, un enlace o un medio al menos. Legalmente, si no me equivoco, es un medio, pero no hay una herramienta de marketing digital que no te obligue a poner un enlace en el pie de página para permitir, con un solo clic, darse de baja de tu lista de correos.

La realidad es que luego más que un clic son dos, que luego hay otro paso posterior, pero bueno, tú en tu email tienes que tenerlo. De hecho, este enlace ya puede hacer que tu newsletter se detecte como promoción, pero bueno, no vamos a entrar hoy en cómo paliar ese tema. Para eso puedes entrar en www.remitentes.com, donde tengo varios recursos que lo explican. La cuestión es que no es lo mismo tener el enlace, que ya implica que alguien tiene que abrir y clicar en el enlace, pero ¿cuántos correos no tienes tú, ¿cuántas listas no estás suscrito, que hace un montón que no abres y siguen llenando tu bandeja, además de entorpecer tu experiencia de usuario porque se intercalan con otros correos que realmente sí te interesan?

Bueno, pues como te digo, esta funcionalidad lo que hace es saltarse ese enlace. Utiliza ese enlace en el fondo, pero lo que hace es destacarlo al comienzo de la bandeja de entrada, para que veas de forma destacada la opción de darte de baja.

Como te digo, tienes que cumplir una serie de parámetros. Esto realmente tampoco te perjudica tanto, pero en realidad lo que está haciendo la herramienta es algo que deberías estar haciendo tú, que es dar de baja a tus suscriptores inactivos.

Pero bueno, yo entiendo que esto es una tarea que no se realiza con la necesaria frecuencia, que a veces duele hacer, que se va aplazando y, a pesar de las consecuencias que tiene por otros temas en la entregabilidad, entiendo que se aplaza y que el hecho de que Gmail nos incite a esto nos fastidia, por decirlo de alguna manera.

Criterios

Bien, ¿cuáles son los criterios que sigue esta herramienta, esta funcionalidad, para que aparezca ese mensaje? Bueno, pues la primera es que caigas reiterativamente en la bandeja de promociones.

Estas se tienen que dar las tres condiciones. No es con que tengas una, pero verás que si sigues la progresión de una vas a pasar a la siguiente y la siguiente a la tercera. Es decir, el hecho de que llegues a la última es consecuencia prácticamente de las dos anteriores en la mayoría de los casos.

La primera condición es que caigas recurrentemente en la bandeja de promoción, es decir, primero tiene que detectarte como un email promocional, no como algo que realmente interesa a tus suscriptores y que debería estar en la bandeja de entrada.

Esto obviamente no aplica a las bandejas de entrada antiguas. Algunos, me incluyo, no utilizamos una bandeja de entrada con pestañas de promociones y sociales, es decir, tengo una sola bandeja de entrada donde entra todo, luego aplico mis filtros y demás. Quizás haga un contenido sobre los filtros que utilizo para mantener la bandeja relativamente limpia, pero no hago que esa función la realice Gmail. Yo quito todas esas pestañas y solo tengo una bandeja de entrada porque quiero ser yo quien decida el correo que recibo en la medida de lo posible.

El segundo criterio, una vez que ya te ha detectado como promoción, es que va a mirar la frecuencia del envío. En qué sentido, bueno, pues combinado con el tercer criterio, que es no haber sido abierto ninguno de tus emails en los últimos 30 días.

Si tienes una newsletter mensual, esto quiere decir que si tienes una newsletter mensual, no te va a saltar ese mensaje. Pero si tienes una newsletter semanal o, mejor dicho, más de una newsletter a la semana, el hecho de que en 30 días no se haya abierto ni un solo mensaje, en cuanto cumplas esos tres parámetros, es fácil que ya te salte este aviso.

Entonces, ¿cómo te afecta esto realmente? Esta desuscripción automática o semi-automática, porque el último paso o la última decisión la tiene el suscriptor. ¿Cómo te afecta como email marketer? La verdad es que se trata de una forma más de impedir que puedas contactar con tus suscriptores. Esto es un hándicap, porque al final lo que está haciendo Gmail es decirle al usuario, no, no, quita correos. No está incentivando de alguna manera a que tus correos sean promovidos, no es una red social. Esto es el correo electrónico y Gmail quiere, de verdad, como te decía, la mejor experiencia no para ti, sino para tus suscriptores, que son quienes realmente están utilizando y quienes están aportando sus datos a su negocio.

Entonces, lo que está haciendo es dificultar tu camino con esta funcionalidad, porque como te digo, es algo proactivo por parte de Gmail. No es solo una cuestión de cambiarte de bandeja, sino que está incentivando que tus correos ni siquiera lleguen a esas otras bandejas, es decir, que desaparezcas de esa lista de suscriptores.

¿Es malo? Sí, pero no tanto, porque aunque pueda parecer lo contrario, esto, como te decía antes, no es una mala noticia en sí misma. Debes utilizarlo a tu favor para hacer un mejor email marketing y tampoco es que no te estén haciendo un favor, porque en el fondo están realizando una tarea que deberías estar haciendo tú.

Remedios

Bueno, dos tareas, en realidad. La primera, evitar que esto ocurra, es decir, hacer un email marketing en condiciones, un email marketing de calidad para tus suscriptores. Y por otro lado, aunque tú hagas un buen email marketing, es imposible quedar bien con todo el mundo, ya sabes que es el camino más corto al fracaso.

Otra tarea que tienes que hacer es limpiar tu lista de suscriptores, quitarte de encima esos suscriptores que realmente no están interactuando con tu contenido. Esta funcionalidad, insisto, no se dispara si estás haciendo las cosas bien con tus suscriptores.

De eso es de lo que vamos a hablar a continuación, cómo evitar que Gmail limpie tu lista de suscriptores. Aquí vamos a hablar de los clásicos, que no por clásicos hay que dejar de insistir en ellos. Yo no sé a cuántas newsletters estás suscrito tú, pero yo estoy suscrito a muchísimas y estos fallos o no cumplir con esto que te voy a decir a continuación está a la orden del día.

Lo primero es segmentar tu lista de suscriptores, es decir, enviar solo el email adecuado a la persona indicada y en el momento oportuno. Esta es mi definición de email marketing.

No se trata de enviar muchos correos a muchas personas de forma indiscriminada, sino de enviar las comunicaciones que interesan a cada uno de tus suscriptores en la medida de nuestras posibilidades y en la medida de los datos de los que disponemos.

Segmentar la lista es fundamental. Puedes hacerlo de diversas formas, ya sea preguntando directamente a tus suscriptores, analizando qué lead magnet han descargado o basándote en el comportamiento que tienen con tus emails. Es importante que utilices tus envíos para segmentar, para luego enviar promociones específicas y hacer las primeras ventas. Este proceso lo explico detalladamente en mis formaciones.

Una de las estrategias clave para evitar que Gmail elimine suscriptores de tu lista es reactivar tu lista con campañas de retención y reactivación, y estas campañas incluso pueden permitirte realizar ventas. De nuevo, en mis cursos, detallo cómo planificar y ejecutar estas campañas de forma estratégica.

También es crucial enviar con mayor frecuencia, pero no utilizarlo como un fin en sí mismo. El problema que veo con muchas newsletters que recibo es que parecen basar toda su estrategia en enviar un email diario. El email diario no es una estrategia en sí misma; es una táctica que forma parte de una estrategia más amplia. No por enviar un email al día vas a vender más. Se vende más porque estás poniendo delante de tus suscriptores, con mayor frecuencia, las cosas que estás haciendo bien en tu negocio. Enviar un email diario debe ser parte de una estrategia bien planificada y no simplemente una acción aislada.

El objetivo es que los suscriptores consuman el contenido de tus emails, no simplemente hacer un envío diario. Un email mal enviado todos los días es fracasar todos los días, no tener éxito todos los días. Esto pasa por ofrecer contenido variado y no ser previsible. Si tus suscriptores saben de antemano lo que hay dentro del email, tenderán a no abrirlo. Esto implica estudiar permanentemente a tu audiencia. No hay estrategia de marketing, ya sea de email marketing o de cualquier otro tipo, que funcione si no conoces bien a tu mercado.

En mis cursos, explico cómo puedes conocer a tu audiencia en condiciones, cómo utilizar esta información para vender y cómo evitar que salte la funcionalidad de desuscripción automática. Esa pregunta de «¿no estás leyendo estos emails? Date de baja» es una pregunta condicionada que incita a tus suscriptores a darse de baja.

Te animo a que sigas todos estos consejos y que seas consciente del medio en el que te estás moviendo, que son las bandejas de entrada de los correos electrónicos. Esto no difiere mucho de otras bandejas de correo electrónico y seguramente otras plataformas se vayan sumando a esta tendencia. Si haces las cosas bien, no tienes nada que temer.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.