La mejor manera de enviar imágenes en tu newsletters

Es verdad que me habrás oído decir muchas veces que cuando envías imágenes pasan cosas y que hay que tener mucho cuidado al enviar imágenes, incluso, en la medida de lo posible, evitar enviarlas, porque muchas veces pretendemos sustituir con imágenes lo que podemos contar con palabras.

¿Y por qué esto es importante? Lo digo especialmente para aquellos amantes del diseño que colocan esto por encima de todo, cuando en realidad que el mensaje llegue es lo más importante. Eso está por encima de cualquier otra cosa, al menos en lo que respecta al email marketing.

Pueden pasar cosas: que los mensajes no lleguen, que sean detectados como spam, que las imágenes no se vean. Pueden ocurrir muchas cosas cuando enviamos imágenes, y por imágenes me refiero incluso a los pies de email, porque muchas veces enviamos imágenes totalmente inservibles.

Aquí tienes una guía de buenas prácticas sobre cuándo uno tiene que enviar imágenes y cómo hacerlo de la mejor manera posible para reducir la posibilidad de que ocurran esas cosas que a veces pasan cuando incluimos imágenes en nuestras newsletters en esos envíos masivos de emails. Y lo digo pensando en que a veces es inevitable enviarlas, por ejemplo, si alguien tiene un e-commerce de productos físicos, el producto hay que mostrarlo, así que las imágenes se convierten en algo realmente necesario e incluirlas en esas newsletters es fundamental para romper esa barrera de internet que no nos permite tocar físicamente el producto.

Añade el texto alternativo

El primer consejo es un clásico: añadir el texto alternativo, lo que llamamos alt-text. Esto lo llama así la inmensa mayoría de herramientas porque es la etiqueta que utiliza el código HTML para identificarlo. En el caso de que esa imagen no se abra, que por lo menos aparezca un texto descriptivo o que explique qué queremos realmente conseguir con esa imagen. ¿Por qué? Porque este alt-text es la etiqueta que, cuando pasas el cursor por encima de una imagen en una página web, hace que aparezca un cuadrado de texto con información sobre la imagen.

Cualquier proveedor de email marketing te permitirá incluirlo fácilmente. Cuando vas a incluir una imagen en cualquier editor de emails, además del enlace que quieras añadir, el nombre de la foto y demás, una de las cosas que siempre te permitirá hacer es añadir este texto alternativo, un espacio que vas a tener siempre precisamente para esto.

¿Por qué? Porque es una buena práctica generalizada en el envío de imágenes en tus newsletters. Otra cosa que tienes que tener en cuenta es, precisamente eso: si no aparecen las imágenes, es la importancia que tiene el texto.

Además, algo muy importante que muy poca gente tiene en cuenta desde el punto de vista de la usabilidad es que las personas con problemas de visión utilizan programas que les leen la información que hay en pantalla, y lo que leen es este texto.

Entonces, es importante que, si la imagen no se carga, seas capaz de transmitir en muy pocas palabras lo que deberían estar viendo en lugar de la imagen no cargada. Considera que, especialmente en dispositivos móviles, a veces por defecto para ahorrar datos o por falta de cobertura, esta opción de mostrar imágenes viene deshabilitada.

Por tanto, debes hacer apetecible que se desee ver la imagen. Y en el caso de que no la vean, es crucial que el texto sea comprensible. ¿Cuál sería el segundo consejo?

El contenido se debe de entender sin la imagen

Cuando incluyas imágenes, el contenido de tu email debe ser entendible también sin la imagen. La imagen debe ser un complemento de lo que estás contando, no el núcleo de tu email.

¿Por qué? Porque si no se carga la imagen, entonces adiós al email, adiós al mensaje, adiós a la comunicación. Aquí te voy a dar un ejemplo, que también sirve como tercer consejo, que es no usar imágenes como texto.

No uses imágenes como texto

Este es un caso real de un cliente: sus newsletters las envía como un texto, que en realidad lo que ha hecho es crear el texto en Canva, ha creado la imagen, adjunta la imagen y eso es lo que envía, la imagen embebida en el texto del email.

Esto es un error porque no puede incluir más que un solo enlace, que sería el de la propia imagen, y a muchos de sus seguidores no se les cargan los emails, no los leen, y van mucho a spam. Lo peor de todo es que la herramienta que utiliza parece ser, según él, que no permite enviarlo de otra manera.

Estoy hablando de la herramienta de email marketing del proveedor que menciona; si alguno tiene más información al respecto, lo agradecería para poder seguir este tema, pero parece ser que no permite enviarlo de otra manera.

A mí eso no me queda muy claro, pero la cuestión es que ellos lo envían de esta manera, y eso es un desastre real. ¿Por qué? Porque si no se carga la imagen, has arruinado el email. Además, ya no te permite jugar con las llamadas a la acción, porque no hay llamadas a la acción más allá de un archivo hipervinculado. Por tanto, no cometas este error, no des prioridad a las imágenes sobre el texto.

Piensa primero en la versión móvil

De hecho, el gran consejo sería que pienses primero en la versión móvil antes que en la versión de escritorio, porque aunque en la versión de escritorio el mensaje se va a leer y se va a ver, en la versión móvil pueden ocurrir muchas cosas que requieren atención. ¿Por qué? Porque aproximadamente la mitad de las aperturas o lecturas de tus emails se van a dar en un dispositivo móvil.

Equilibrio entres texto e imagen

Dicho esto, desde el punto de vista de la comunicación, otro consejo sería que mantengas un equilibrio entre texto e imagen, como regla estándar. Depende de cada email, del contexto, del segmento, y de muchas otras cosas, pero como regla estándar, utiliza la regla de los tercios: por cada dos partes de texto, una parte de imagen.

De tres partes, dos son de texto y una de imagen, porque no puedes basar la comunicación principalmente en la imagen, te estarías equivocando por muchos motivos. Por ejemplo, cuando veo un email con mucha imagen, ya me parece una promo y eso afecta la relación de email marketing; parece que solo quieren mi dinero.

Entonces, cuidado, porque si bien es necesario pedir dinero, siempre os lo digo, hay que generar un entorno de confianza sobre el que se basa el email. Ese dato personal, ese entorno privado de nuestros suscriptores, no lo invadamos de cualquier manera con un email tipo folleto.

Si el diseño no es lo tuyo, algo que también preocupa a mucha gente, haz lo que yo hago. Estoy negado para temas de diseño, así que uso una herramienta de diseño como Canva. Canva me ha salvado la vida y la salud; sin una herramienta de ese tipo, yo no estaría capacitado, ni habría arrancado el negocio casi, porque eso me permitió tener, mal que bien, unos diseños que dieran cierta apariencia.

Y con esto te voy a enlazar con otro consejo, que es que tengas cuidado con las fotos de stock y lo mismo con las plantillas de Canva. Se nota, especialmente con las fotos de stock, se pierde autenticidad cuando se nota que esa persona que aparece no es un cliente tuyo, sino un actor posando en un banco de fotos gratuito; pierdes toda la credibilidad. Ten cuidado, que no parezca demasiado irreal, porque esa foto de stock de una familia ideal, etcétera, puede restar autenticidad.

Cuidado con los derechos de imagen

Y al hilo de los bancos de fotos, también ten cuidado con los derechos. Utiliza solo imágenes que puedas realmente utilizar, ya sea porque las has pagado y ese pago incluye el derecho de usarlas en comunicaciones comerciales por email, o porque, si es un banco de fotos gratuito, asegúrate de que las imágenes permiten ese uso comercial.

Hay programas que detectan este tipo de cosas y automáticamente te ponen la denuncia. Me enteré por otro cliente que se dedica a la fotografía y esto es, el pan nuestro de cada día, es decir, programas que se dedican a rastrear la web en busca de imágenes de esos fotógrafos para luego, automáticamente, gestionar todo el proceso de denuncia y cobro, etcétera. Y además, se trata de una parte del negocio nada desdeñable para esos fotógrafos, es decir, el cobro de derechos no ejecutados y no comprados de la manera adecuada.

Así que, ten mucho cuidado con este tema de los bancos de fotos gratuitos o con buscar fotos directamente en Google y tomar la primera que aparezca. Mucho cuidado con esto.

No utilices imágenes como CTA

Al hilo de las imágenes, no utilices las imágenes como llamadas a la acción. Es decir, las llamadas a la acción deben ser, si prefieres un diseño, botones o textos hipervinculados.

No utilices una imagen para poner «click aquí», no. Para eso están los botones, para eso están ciertas herramientas de los propios emails que van a funcionar mucho mejor. Porque si realmente queremos que hagan clic y utilizamos una imagen que, por alguna razón, no se carga, nos hemos cargado el email automáticamente. Da igual lo que pongamos, no podrán acceder al enlace que les hemos proporcionado.

Además, pensando en el móvil, como te decía antes, casi todo está pensado en el móvil y no te vas a equivocar, aunque todos estos consejos valen también para ajustar tus imágenes al espacio designado. En escritorio, quizás utilizamos una imagen y le ponemos un marco. Un marco que puede ser blanco o monocromo, simplemente porque queda bien, pero no ajustar la imagen al tamaño que tenemos puede hacer que en dispositivos móviles nos encontremos con espacios en blanco que obligan a hacer scroll, demasiado scroll, en busca de la información. Esto probablemente haga que pierdas lecturas y pierdas impacto, simplemente por una cuestión meramente estética que no aporta nada.

Cuida el tamaño de las imágenes

Y al hilo de esto, ten cuidado también con el tamaño de las imágenes. Por ejemplo, en mi caso, te voy a poner un caso real. Yo utilizo un ancho de 600 píxeles en mis emails. Eso lo puedes configurar en prácticamente cualquier proveedor de email marketing. Una de las opciones de diseño es el ancho de tu email. Normalmente utilizo 600, pero a veces solo 550 píxeles menos. En este tamaño que te menciono, es decir, si utilizo 600, la imagen la pongo a 550.

Y si utilizo 550, coloco la imagen con un ancho máximo de 500. ¿Por qué? Porque así estoy más seguro de que no se saldrá, que la foto va a encajar perfectamente en el email, especialmente en dispositivos móviles. Pero es que en dispositivos de escritorio no hacer esto implica que esa imagen, o bien no se verá adecuadamente, o bien nos obligará a hacer scroll lateral, lo cual es sumamente incómodo y va en contra de la experiencia de usuario, reduciendo las visitas y, en el caso de los emails, disminuyendo las lecturas significativamente.

Vigila el peso de las imágenes

Luego, en relación también con el tamaño, ten en cuenta el peso de las imágenes. El peso se refiere a los megabytes que ocupa. No envíes imágenes muy pesadas, procura optimizarlas antes para que, manteniendo la mayor calidad posible, ocupen o pesen lo menos posible, algo similar a lo que harías para tu página web.

Además, ten en cuenta que muchos proveedores de email marketing no te permitirán enviar imágenes por encima de un tamaño determinado. Por ejemplo, dos megabytes es un límite común, y algunos incluso establecen un máximo de un megabyte. Piensa que si tienes una lista de 5,000 suscriptores, enviar un email con una imagen de 5 megabytes resultaría en un total de 25 gigabytes de datos enviados.

Esto, además del coste innecesario para los servidores de tu proveedor de email marketing, porque realmente no necesitas que la imagen pese tanto para que se vea bien en cualquier dispositivo, tiene un impacto significativo. Imagina, si tienes un 70% de usuarios en Gmail, estarías enviando más de 3 gigabytes de datos de golpe. Esto podría llevar tus emails directamente a la bandeja de spam o incluso impedir que muchos de ellos se entreguen correctamente.

Esto afecta a tu capacidad de entrega o a lo que necesitas para llegar a la bandeja de entrada. Incluso podrías terminar en la carpeta de promociones, pero el tema del peso es crucial. Por eso, te recomiendo que gestiones el tamaño de las imágenes antes de enviarlas.

Algunos proveedores de marketing digital optimizan automáticamente las imágenes cuando las subes, reduciéndolas al menor tamaño posible o dándote la opción de elegir el peso de la foto. Sin embargo, te recomiendo hacerlo tú mismo antes de subir la imagen.

Si trabajas directamente con clientes, pídeles que te envíen las imágenes ya optimizadas, porque si no, podrían enviarte cualquier imagen de hasta 4 megabytes. Eso directamente no va a llegar, pero es más, ahora me doy cuenta de que no solo importa lo que haga el cliente de correo o tu proveedor de email marketing, que podría no permitirte enviarlo, sino que ciertas cuentas están configuradas para no recibir archivos pesados, especialmente en entornos corporativos.

Esto hará que tu email rebote y los rebotes también afectarán negativamente tu capacidad de entrega futura. Así que ten mucho cuidado con el peso de las imágenes. Estos han sido algunos consejos sobre cómo enviar imágenes en tus emails.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.