Las métricas más importantes en email marketing

Una de las características más apasionantes del marketing por correo electrónico es su capacidad para generar datos, y recuerdo que el dato es el nuevo patrón oro de internet. Sin entrar en cuestiones de geopolítica, actualmente se vive una especie de guerra, no sé si fría o caliente a nivel mundial, centrada en el tema de los datos.

Al final, quien posee los datos tiene el poder. Y esto, trasladado a los negocios online, significa que el principal activo de un negocio online son los datos, en mayúsculas, por decirlo de alguna manera.

Pero el dato por sí solo no es más que una mera acumulación de cosas. Aunque algunos piensen que esto es un objetivo en sí mismo, en un negocio lo importante es acumular activos, como podría ser el dinero o los datos, que realmente valgan por sí mismos si conseguimos hacer que trabajen para nosotros y tengan un sentido, encajando las piezas de manera que todo cobre un significado.

No se trata simplemente de acumular datos por acumular. De hecho, la idea de que el dato es el principal activo de un negocio online está detrás del concepto de que, con el marketing por correo electrónico, eres dueño de tu negocio.

Esto es porque tu base de datos es tuya y los datos son de tus suscriptores. Aunque no eres el dueño de los datos, el suscriptor puede irse de tu lista en cualquier momento, puede acceder a sus datos, rectificarlos, etc., pero no dependes de otras compañías que sí viven de los datos, como las redes sociales. En las redes sociales, dependes de sus normas, las cuales coincidirán con las tuyas solo en la medida en que les beneficie a ellas, no a nosotros.

Con el marketing por correo electrónico, esos datos son tuyos. Vamos a ver cómo podemos utilizar esos datos, esa información que nos brinda cada campaña que enviamos, para mejorar los resultados de nuestro propio negocio online.

El viaje del email

Bien, vamos a empezar con lo que yo llamo un poco el viaje del email. Me imagino, a la hora de ver si mis campañas cumplen con los objetivos, avanzando paso a paso en lo que denomino el viaje del email.

El viaje del email se refiere a los pasos por los que pasa el email hasta que llega a su destino, que es lo que quiero conseguir con la campaña que estoy enviando en cada momento o con la secuencia de emails que estoy enviando.

El primer paso de ese viaje es conocer los destinatarios o la tasa de entrega. Uno es un término bruto y el otro es relativo, es decir, la cantidad de gente a la que realmente están llegando mis emails, que es distinto de la cantidad de gente que tengo en mi lista.

Y dirías, pero si esto es darle al botón de enviar, los emails se envían y llegan. No, te recuerdo, como ya he mencionado en otro contenido de este podcast, que a nivel global hay aproximadamente un 20% de emails que nunca llegan a su destino.

Se pierden en el camino de internet o, de alguna manera, no llegan a su destino. La estadística es más impactante porque, no hace mucho, se llegó a medir hasta un 70%.

Eso me parece una barbaridad, yo eso no lo he visto nunca, así que ese dato lo tomaría con precaución. Pero es verdad que en este porcentaje del 20%, también te aclaro, no te asustes, no significa que solo vas a llegar al 20% de tu lista. Aquí no hay algoritmo; esto no es como en las redes sociales, donde a lo mucho llegas a un 10% de tu audiencia. Esto se refiere simplemente a todos los emails que se envían, no solo marketing por email, sino emails personales, de trabajo, etc., que se pierden por el camino.

Tasa de Entregabilidad

Dicho esto, tu tasa de entregabilidad debe ser muy superior a ese 80% que marca esta media mundial. De hecho, para que te hagas una idea, yo mido la entregabilidad en todos mis emails y siempre supero el 99% de entregabilidad a lo largo de todo el año.

Nunca he tenido un email que no alcance una entregabilidad superior al 99%, esa es la realidad que debes medir. Es importante señalar que no todos los proveedores de email marketing te ofrecerán este dato de manera directa. Por ejemplo, algunos proveedores sí lo hacen disponible, pero debes saber dónde buscarlo. Anteriormente, te lo presentaban de forma más clara, pero ahora, con el dashboard, tienes el dato y luego lo puedes comparar con la tasa de entregados que se muestra en el listado de emails a simple vista.

Este es el primer dato que te proporcionan, y es común que algunos proveedores no lo ofrezcan. ¿Por qué? Porque aquí es donde se revelan las debilidades y los aspectos negativos de las herramientas de email marketing. Si los emails no llegan a su destino, te preguntarás qué utilidad tiene esa herramienta si no cumple con su función principal de enviar mensajes. Este es uno de los aspectos cruciales del email marketing. Por lo tanto, es vital medir esta tasa y asegurarse de que no haya anomalías. Si detectas algo inusual, investiga la causa. Si detectas que tu entregabilidad no es satisfactoria y no alcanza tasas superiores al 98-99%, considera cambiar de herramienta.

Tasa de Apertura

Continuamos con el viaje del email. La siguiente parada es la tasa de apertura, es decir, una vez que el email ha llegado a la bandeja de entrada o al cliente de correo, lo siguiente que medimos es si los emails se abren o no. Aquí intervienen varios factores, como el asunto del email, el nombre y la dirección de correo del remitente, y también la vista previa del email, ese texto adicional que aparece justo después del asunto en el cliente de correo. Muchos cometen el error de usar este espacio para incluir frases como «Haz clic aquí si no puedes ver este email en tu navegador», desperdiciando una oportunidad valiosa para incentivar la apertura.

Si el viaje del email termina aquí, es decir, si el email no se abre, nuestro trabajo habrá sido en vano. Luego, te explicaré con qué métricas debes compararte, pero como adelanto, cualquier tasa de apertura por debajo del 20% debería hacerte reflexionar. Una situación puntual puede indicar un problema específico con ese email, pero si tu tendencia es consistentemente inferior al 20% y va en descenso, es momento de investigar. Y por debajo del 15%, estarías frente a un fracaso rotundo.

Para optimizar las tasas de apertura, te recomiendo consultar cómo optimizar tus emails para que tus suscriptores los abran. No lo había mencionado antes, pero puedes encontrarlo en tu gestor de podcasts, en la dirección pacobargas.com/podcast, donde podrás verlo.

Además, te sugiero que no te pierdas el contenido sobre todo lo que necesitas saber sobre los asuntos de tus emails, donde te enseño sobre la vista previa, el asunto, cómo debe ser, qué longitud debería tener, cuáles son los asuntos que mejor convierten y cómo crear asuntos que realmente generen aperturas. Todo esto está disponible en ese contenido específico.

Tasa de Clics

La siguiente parada en este viaje del email y cómo mejorar nuestras campañas sería medir las tasas de clics, que son la cantidad de clics que se hacen en nuestros emails respecto a los envíos que se han realizado.

Es importante señalar que, obviamente, no todos los emails contienen clics, pero recomiendo que todos los emails deberían incluirlos. Pero lo usual es que los emails incluyan enlaces. ¿Por qué? Porque debes educar a tus suscriptores a que esperen acciones en tus emails. Ya sea un clic para seguirte en Instagram, visitar tu página de ventas, o acceder a tu último contenido, ya sea un podcast, un blog, etc. Debes enseñarles a abrir, leer y actuar. Esa es la realidad del email marketing.

Las conversiones generadas por los emails suelen ocurrir fuera del propio correo, en tu sitio web. Por eso, es crucial que los suscriptores se acostumbren a interactuar con tus emails y completar las acciones que interesen a tus suscriptores.

Es crucial que no haya más de una llamada a la acción por email, es decir, que no se convierta en la fiesta de los enlaces. Cuando digo no más de una llamada a la acción, me refiero a que sea diferente, con un destino distinto.

Si es un email largo, puedes incluir varios enlaces en distintos lugares del correo para fomentar ese clic. Pero no me digas que te traigo el podcast y luego el blog y después te llevo a la página de ventas. No, esto no es efectivo y confunde a los suscriptores sobre qué se espera que hagan. Para aprender a manejar esto correctamente, consulta cómo convencer a tus suscriptores de realizar una acción.

Aperturas y clics

Una vez que hemos analizado la tasa de clics, hacemos una especie de pausa para calcular una media de tasas de apertura y clics. Este es un dato que casi todos ignoran porque todos preguntan cuál es un porcentaje bueno para saber si lo están haciendo bien o mal.

Esta tasa es la primera que necesitas, para medirte primero contra tus propias campañas y determinar si estás mejorando o empeorando. Tienes una media y debes identificar qué emails funcionan mejor que esa media y cuáles peor, y tratar de enfocarte en los primeros para mejorar tu eficiencia.

Antes te he dado un dato de referencia global para que dejes de preguntarte cuál es el porcentaje adecuado. Por debajo del 20% debes revisarlo y por debajo del 15% estás teniendo problemas serios. Lo importante es analizar tus propios datos para mejorar esta media, identificando qué emails te funcionan mejor.

Esta tasa promedio es algo que casi nadie mira. Debes fijarte primero en lo que está sucediendo en tu propia casa antes de compararte con los demás. No me gusta ese dato tan general porque, si nadie mejora por sí mismo, estás comparándote con la parte baja de la tabla, y aspiramos a estar en la parte alta de la conversión y aperturas de tus emails. Esta tasa promedio tiene como objetivo corregir los errores de las campañas que están funcionando peor y optimizar tus campañas con lo que mejor te está funcionando.

Tasa de bajas

Después de esta pausa en la tasa promedio, vamos a la tasa de bajas, que es la siguiente parada. Seré breve: las bajas no son necesariamente malas. Que alguien se dé de baja no significa que lo estés haciendo mal, tal vez simplemente no era el momento adecuado. Sin embargo, si la tasa de bajas es muy alta o tu balance mensual de altas y bajas es negativo, es decir, si tienes más bajas que altas, entonces sí debes prestar atención a este aspecto.

La tasa de bajas sirve precisamente para esto. Es útil observar los motivos, ya que casi todos los proveedores de email marketing te informarán sobre las razones por las cuales los suscriptores deciden darse de baja, comúnmente relacionadas con la frecuencia de los correos o el interés en el contenido.

Esto te ayudará a mejorar tus campañas o a evaluar su eficacia. Sin embargo, recuerda que no debes tomar las bajas como algo personal, ya que raramente lo son. Así como tú puedes darte de baja de otras newsletters, hay personas que optarán por salir de la tuya.

En relación a cómo evitar que tus suscriptores se den de baja, hay estrategias específicas que puedes implementar si notas que la tasa de bajas aumenta o simplemente deseas optimizar tus campañas para retener a los suscriptores por más tiempo.

Tasa de Spam

Pasando a la siguiente parada, la tasa de spam, quejas y rebotes, los he agrupado todos porque están relacionados con la entregabilidad. Es fundamental destacar que el email marketing no es sinónimo de spam. Al contrario, el email marketing efectivo implica enviar el correo correcto en el momento adecuado a la persona indicada, alejándose totalmente de las prácticas de los spammers.

Por tanto, estas tasas merecen una categoría propia debido a su impacto directo en tu reputación como remitente. Aunque las acciones que puedes tomar varían según el proveedor y la situación específica, es crucial tratar estos aspectos con cuidado para mantener una buena reputación y asegurar la eficacia de tus campañas de email marketing. Estos contenidos tienen su espacio propio en el blog.

Pero, sinceramente, el contenido sobre quejas y rebotes también es interesante, porque es útil saber qué hacer en caso de que tu tasa de bajas y rebotes aumente significativamente. Y ahora, nos acercamos casi al destino final, y vamos a abordar una de las tasas más importantes para mí.

Tasa de conversiones

Queda otra más, pero la más crucial es la tasa de conversiones. Esta es la tasa que da sentido a todo el esfuerzo invertido en email marketing en tu negocio y por la que envías emails, dedicando tiempo, esfuerzo y dinero a construir una lista de suscriptores.

La tasa de conversiones resume el objetivo final, que normalmente se asocia con ganancia económica, pero también puede referirse a otros logros. No todos los emails que envías tienen como finalidad una venta directa; de hecho, muchos no buscan esto específicamente.

Lo importante es definir qué buscas lograr con el envío de cada una de tus campañas, ya que el email marketing no es un fin en sí mismo, sino un medio para alcanzar un objetivo, comúnmente para aumentar la facturación.

Se busca que los suscriptores se conviertan en clientes, ya sea generándoles valor primero para entender qué contenidos les interesan, qué conversiones generan esos enlaces a tus entradas del blog o episodios de podcast, o bien porque deseas venderles directamente y quieres saber qué productos les atraen o qué argumentos de tu página de ventas capturan su interés.

La Herramienta

La última parada tiene mucho que ver con una pregunta que se ha hecho anteriormente sobre si existía alguna herramienta que mostrara lo que hacen los suscriptores dentro de los correos electrónicos. La respuesta es que tal herramienta no existe. Sin embargo, hay una métrica que te permitirá saber cuán eficientes son realmente el contenido de tus correos electrónicos, no solo los correos en sí, sino su contenido, es decir, el cuerpo del mensaje.

Esta es una tasa que no todos miden, pero para mí es fundamental y se trata de la tasa de clics sobre aperturas, conocida por sus siglas en inglés como CTO (click-through open rate). ¿Qué mide exactamente? No se trata de la tasa de aperturas ni de la tasa de clics, sino cuántas personas de las que abren los correos electrónicos hacen clic. Lo que está en medio de abrir y hacer clic es el contenido del correo.

Esta métrica, junto con la tasa de conversiones, indica cuán efectivo es el contenido de tus correos. Para calcular esta tasa, simplemente divides el número de clics únicos en tus enlaces por el número de aperturas únicas. Así obtienes esta tasa.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.