Las trampas de spam

Bueno, si eres un veterano, ya eres una persona que como yo tiene algunas canas, pues te acordarás de la primera edición de Gran Hermano España. Te digo que te acordarás seguro porque creo que no hubo nadie que no viera aquellos primeros programas de esa saga que luego ha continuado o ha degenerado, y esto da para opiniones, pero eso no es lo importante.

Lo fundamental es que, en aquella edición, había una frase de uno de los concursantes que realmente ha pasado a la historia de nuestro país, que es aquella de “”¿quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza?».

Pasó a la historia porque esto de lamentarse, de lloriquear y de echar la culpa a los demás es algo que está a la orden del día. Pero, aunque pueda servir de desahogo a alguien, la realidad es que la inmensa mayoría de las veces la culpa no es de los demás, sino de nosotros mismos.

El email marketing no es una excepción a esto que te estoy diciendo. Por ejemplo, sabías que te están poniendo trampas y dirás, bueno, si me están poniendo trampas es que alguien me quiere poner la pierna encima para que no levante cabeza.

Bueno, pues sí, hay una conspiración mundial para que tus emails no lleguen a la bandeja de entrada de tus suscriptores, o incluso para que tu herramienta de email marketing te cierre la cuenta.

En unos días, además, te voy a hablar más en detalle de esto último. Pero, puedes pensar que realmente hay una conspiración mundial, te puedes acurrucar contra la pared en una esquina, porque todo está en tu contra y pobrecito de ti.

Sin embargo, antes de que hagas eso, déjame que te avise que está en tu mano no caer en estas trampas, las llamadas trampas de spam, y de eso es de lo que voy a hablar hoy, porque resulta que sí, hay una serie de direcciones de email en tu lista de suscriptores que ayudan a los clientes de correo y a las herramientas de email marketing a decidir si eres un spammer y si mereces ir a la bandeja de entrada o a la de spam, que al final es lo que te estás jugando con todo esto.

La gran ventaja del email marketing, antes de que te desesperes y digas que no quieres escuchar esto, es que no hay oscuros algoritmos, no hay unas reglas ocultas en una fórmula secreta como la de la Coca-Cola ni nada indescifrable. La buena noticia es que podemos conocer los distintos tipos de trampas de spam que existen y cómo nos las intentan colar.

Otra ventaja de estas sencillas reglas del email marketing es que podemos saber cómo evitar estas trampas de spam. Una vez que sabes por dónde vienen y cuáles son, con unos sencillos consejos vas a poder evitarlas.

Es muy probable además que la respuesta a por qué no llegas a la bandeja de entrada pueda estar aquí. En los próximos minutos, puedes encontrar la respuesta a por qué tus emails no tienen las tasas de apertura que esperas.

¿Qué es una trampa de spam?

Bien, vamos a empezar con qué es una trampa de spam. Una trampa de spam, también conocida como honeypot en inglés, es una técnica utilizada para detectar y filtrar mensajes de spam en el correo electrónico u otras formas de comunicación electrónica. Consiste en crear una dirección de correo electrónico o un formulario de contacto falso que no es visible para los usuarios legítimos, pero que puede ser recopilado por los spammers.

Sobre esta definición, vamos a ver qué tipos de trampas de spam existen.

Los emails trampa

 La primera gran categoría sería la de la creación de emails trampas. Esas direcciones de email permiten detectar si realmente estás siguiendo unas buenas prácticas en tu lista de correo o no.

Es decir, son direcciones que te cuelan, bien tu herramienta, bien el cliente de correo, para decir que es imposible que haya seguido un criterio lógico, legal o decente para estar en esta lista. Básicamente, se basan en el consentimiento. Algo de lo que hemos hablado en otros episodios sobre la legalidad y protección de datos en email marketing.

La base para que el email marketing no solo sea legal, sino que funcione bien, está en el consentimiento. Los spammers no respetan esto; de hecho, lo ignoran completamente. Así que hay dos maneras en las que pueden colarte este tipo de direcciones.

La primera es crear direcciones específicas. Cualquier herramienta de email marketing, no solo la tuya, intenta tener a los mejores usuarios en sus servidores porque eso afecta a su reputación y, al final, al núcleo duro de su negocio. Me parece una práctica legítima. Tanto las herramientas de email marketing como los clientes de correo crean direcciones que solo acceden a las bases de datos de manera no legítima. Si una de esas direcciones está en tu lista, significa que no se ha seguido un proceso correcto.

La segunda manera, que me parece muy interesante, es reciclar cuentas inactivas. Rescatan cuentas que llevan mucho tiempo inactivas. Una cuenta se considera inactiva si lleva seis meses sin actividad. Pueden decidir reutilizarla como trampa de spam.

¿Por qué es importante tener en cuenta esta faceta? Porque si no haces limpieza de lista, puedes tener alguna de esas cuentas. No porque entraran de mala manera, sino porque esa cuenta está inactiva y lleva mucho tiempo sin abrir emails. Si esa cuenta la rescata Google (o cualquier otro proveedor) y tú le vuelves a enviar emails, empezarán a detectar que no estás siguiendo buenas prácticas. Así que es importante mantener tu lista de suscriptores activa y no engañarte con números grandes.

Lucha activa

Dentro de los tipos de trampas de spam hay una segunda gran categoría que he denominado la lucha activa contra el spam. Te afecta un poco menos como email marketer, pero también deberías conocerla. Incluye cosas como incluir formularios web ocultos en la web, es decir, formularios que no son visibles para los usuarios, pero sí para herramientas que rastrean webs e introducen emails falsos en esas listas.

Lo mismo también ocurre con otro tipo de formularios ocultos, como los comentarios en un blog. Es decir, tú tienes un blog, los comentarios están ocultos, pero hay una capa por debajo que tiene unos comentarios a los que solo se puede acceder con herramientas que se dedican a escrapear webs.

Esto se relaciona con los perfiles falsos en redes sociales, que se abren con cuentas de correo y que para estas herramientas de escrapeo de datos son auténticas joyas. Están deseando que llegue alguien de estos para detectar a un verdadero spammer.

Esto no solo lo hacen empresas que se dedican al email marketing, sino también los clientes de correo y herramientas de email marketing para proteger su negocio. Me parece una práctica más que legítima.

Quiero que sepas que siempre se están desarrollando nuevas formas y sistemas, así que los consejos que te voy a dar a continuación deben ser considerados en el contexto de que siempre hay que estar alerta de posibles trampas de spam y hacer buenas prácticas de email marketing.

Ojo con las listas

Las trampas de spam pueden acabar en tu lista de maneras tan sencillas como la típica de «voy a empezar a hacer email marketing y voy a coger mi lista de contactos», incluso una lista de contactos personal. Es decir, te descargas tus contactos de Google y los metes en una herramienta de email marketing con la intención de decir: «Oye, mira, ahora me dedico a esto, si te interesa, te voy a enviar un email».

Tal y como te lo he contado, es una práctica un poco dudosa, pero que sepas que la táctica funciona. ¿Por qué no empezar por los contactos que ya tienes para hacer email marketing? Pero ojo, insisto, siempre con el consentimiento.

Hay una forma de hacer esto bien, legal y sobre todo efectiva, y la cuento en la comunidad de remitentes. Como te digo, claro, tú haces esto, y yo te digo: «Vale, exporta los contactos, perfecto, pero echa un vistazo antes a esa lista. Haz una primera criba de, no, mira, a este no se lo puedo enviar, este hace mucho que ya no trabaja aquí». Haz una primera limpieza antes de importarlo a tu herramienta de email marketing.

Cambios de servicio

Hay otra situación, y esta es muy desconocida, y es cuando migras de otro servicio. La cuestión es que das por hecho, o la mayoría de la gente da por hecho, que cuando estás migrando desde otra herramienta, habiendo hecho buenas prácticas, tu lista está en condiciones.

Bueno, si estás haciendo buenas prácticas, vale, te puedo permitir que lo des por bien hecho, pero en cualquier caso, quiero que sepas que una migración de un servicio a otro, de Mailchimp a GetResponse, de ActiveCampaign a GetResponse, no te garantiza que tu servicio original, especialmente si es una herramienta que no está alojada en la Unión Europea, como Mailchimp o ActiveCampaign, haya estado haciendo bien los deberes en cuanto a trampas de spam.

Quizás, y sobre todo en la mayoría de los casos, no tendrías mucho problema en cuanto a rebotes y demás, pero ojo, tampoco te fíes, es decir, no son 100 % eficientes. Las herramientas que utilizan para tener esto automatizado no siempre aciertan, a veces por exceso y otras veces por defecto. Y cuando es por defecto, te puede afectar en la migración. No des por hecho que cuando vas a migrar todo está en buenas condiciones.

Es decir, hay que seguir haciendo buenas prácticas. En cualquier caso, ¿cuál sería la mejor práctica? La mejor práctica sería, si realmente quieres evitar trampas de spam en una migración a una nueva herramienta, importar solo los contactos más recientes, es decir, los de los últimos seis meses.

Listas offline

Por otro lado, las listas offline son otra fuente de posibles trampas de spam, aunque muchas veces son trampas sin querer. Lo típico: tenemos un formulario en papel en una charla o en una tienda, y la gente completa el formulario y te pone su email a mano.

Bien, a la hora de transcribir, ya sea porque no los entendemos bien (la gente escribe como escribe, yo el primero, tengo una letra malísima) o porque incluso aunque esté bien escrito, podemos transcribir mal esa base de datos. Esto puede convertirse en una trampa de spam.

Hace no mucho, con un cliente nuevo me ocurrió que no me dejaba importar la lista. Después de insistir y revisar, resulta que alguien había puesto en un momento dado jodemail.com, y eso se había detectado como una trampa de spam, una dirección de correo mal escrita. Lo detectamos después de muchas horas y días, lo corregimos y al final era una mala transcripción. Al ponerlo bien, era un usuario real que respondió rápidamente cuando se le enviaron emails, diciendo que había echado de menos los contactos.

Mi recomendación aquí es usar los códigos QR que son muy sencillos. Puedes poner un código QR que los usuarios escaneen con la cámara de fotos del móvil y que los lleve a un formulario donde introduzcan su correo. O simplemente puedes poner una URL a un formulario. No necesitas un gran diseño, solo facilitar que los usuarios completen su suscripción de manera sencilla y digital.

Formularios online

Otra forma en la que las trampas de spam pueden acabar en tu lista es a través de emails mal escritos en tus formularios online. Es decir, cuando el usuario se equivoca al poner su correo.

¿Qué pasa? Que aquí, si no tienes doble opt-in o si tu herramienta no detecta bien los rebotes por usuario desconocido, pues va a incorporar eso a tu lista y vas a tener problemas de entregabilidad.

Así que, bueno, ya te he dicho cómo evitar esto: el doble opt-in es tu amigo. Ya lo sabes, el doble opt-in realmente te ayuda a hacer mejor email marketing. No es una traba, como lo ve la mayoría de la gente, sino que al revés, te ayuda a hacer mejor email marketing. Y otra cosa que tienes que hacer, como te he dicho, es tener una herramienta en condiciones que, si hay un usuario o un rebote desconocido, automáticamente lo saque de la herramienta y aquí paz y después gloria.

Listas compradas

Y luego, por último, ¿cómo pueden acabar también estas trampas de spam en tu lista? Pues, el clásico. No se compran listas de contactos.

¿Por qué? Pues por esto mismo, porque ahí habrá de todo y nada bueno, como se suele decir. Así que, bueno, el consejo es que directamente no lo hagas.

Conclusión

Ya te he anticipado qué puedes hacer para evitar estas trampas de spam, pero así a modo de resumen, quédate con 3 puntos imprescindibles para evitarlas.

La primera es tener la lista siempre limpia, es decir, que hagas limpiezas de lista. Si detectas que tus tasas de entrega no son como a ti te gustaría, considera eliminar suscriptores de tu lista de correos.

La segunda, ya te la he anticipado también antes, es el doble opt-in, porque este tipo de correos no hacen doble opt-in, es decir, no confirman su suscripción. Simplemente, están preparados para colarse ahí y empezar a recabar datos, pero no para hacer clic en enlaces.

Y por último, revisa tu reputación de remitente. Hay una serie de herramientas que puedes utilizar para saber si realmente estás cayendo en la bandeja de spam. Si no, pues ver cómo puedes realmente hacer esto y, a partir de ahí, tomar determinadas decisiones. Si tu reputación de remitente no es perfecta, quiere decir que algo está pasando en tu lista y que deberías echar un vistazo a lo que está ocurriendo.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.