Limpia tu lista de suscriptores

La métrica que realmente importa aquí no son los valores absolutos, como enviar mil, dos mil, cinco mil, veinte mil o cien mil correos en vivo, ni tener una lista de suscriptores con esas cifras. Lo que realmente cuenta son las tasas. Repasemos un poco las matemáticas básicas y cómo funciona una tasa.

Para explicarlo de manera que no veamos la limpieza de listas como algo dramático, es importante mencionar que a veces nos aferramos a los leads, especialmente a aquellos que no son de calidad, como si fueran amigos, cuando en realidad ni siquiera están abriendo nuestros correos.

Además, estos contactos nos perjudican de dos maneras: afectan nuestra capacidad de entrega, haciendo que nuestros correos terminen en la bandeja de spam o promociones, y nos cuestan dinero. El costo varía según el número de contactos que tengamos en nuestro proveedor de email marketing o en nuestro hosting. Si realizamos envíos desde nuestro hosting y movemos un mayor volumen de datos, obviamente necesitaremos más capacidad, lo que implica un mayor gasto, un gasto sin retorno, ya que son contactos inactivos que solo nos traen problemas.

Para desdramatizar la limpieza de listas y mostrar que no solo es necesario hacerla, sino que es beneficioso, repasemos qué es una tasa. Una tasa es un valor relativo. Por ejemplo, si envías 100 emails y los abren 4, tu tasa de apertura es del 4%. Si envías 50 y te abren los mismos 4, tu tasa aumenta al 8%. Esto es crucial porque, aunque el número de aperturas sea el mismo, para el cliente de correo no es igual. Un 8% indica un mayor compromiso con tu lista que un 4%, lo que reduce la sospecha sobre tu actividad.

Parámetros a tener en cuenta

Por lo tanto, es importante mejorar las tasas. La limpieza de listas sirve precisamente para evitar malas consecuencias como la baja entregabilidad y el costo económico de mantener una lista inactiva. Eliminando a quienes restan, las tasas aumentan automáticamente sin necesidad de modificar los correos; simplemente enviándolos a quienes realmente interactúan, las tasas de apertura mejoran.

La segmentación juega un papel importante aquí. Si segmentas bien tu lista y el contenido es relevante para ese segmento, las tasas de apertura aumentan. Incluso si no haces nada, perderías un 25% de tu lista en un escenario hipotético, idealmente hablando, si tienes una lista con mil suscriptores y no tomas acción alguna con ella.

Después de 365 días, en el mejor de los casos, tendrás alrededor de 750 suscriptores activos, lo que no significa necesariamente que interactúen. Por tanto, tus datos habrán empeorado significativamente desde el primer día. Para definir qué es la higiene de una lista de correo electrónico o una lista sin limpieza, se identifican dos tipos de emails que afectan a la entregabilidad.

Por un lado, están las direcciones de correo electrónico no válidas, aquellas que se ingresaron incorrectamente al momento de llenar el formulario, siendo inválidas desde el principio. Además, están las trampas de spam o los bots que llenan formularios automáticamente y se suscriben a tu lista, o direcciones que ya no se usan y con el tiempo se vuelven inválidas.

Por otro lado, están los usuarios inactivos, cuentas que eran válidas inicialmente pero que han dejado de serlo, principalmente por pérdida de interés en lo que ofreces, ya sea por tus acciones o por circunstancias personales del usuario, siendo más común lo primero. O simplemente porque tus correos ya no llegan a la bandeja de entrada, lo que puede llevar a un ciclo continuo de inactividad si no se realiza una limpieza.

Frecuencia

Respecto a la frecuencia de la limpieza, ciertos procesos pueden automatizarse con tu proveedor de email marketing, siempre que sea un servicio de calidad. Por ejemplo, ante quejas y rebotes, si alguien marca un correo como spam, tu proveedor debería eliminar automáticamente ese contacto. Enviar correos a quien marca tus mensajes como spam no tiene sentido. En caso de rebotes, estos pueden ser duros o blandos. Los duros, que indican direcciones de correo no existentes o inusables, deberían eliminarse automáticamente, mientras que los blandos, que pueden ocurrir por problemas temporales como bandejas llenas o errores del servidor, también deberían eliminarse si el problema persiste.

Algunos sugieren realizar una limpieza manual después de cada campaña, revisando las quejas y rebotes y eliminando los contactos afectados manualmente.

Como mencioné, tu proveedor de email marketing debería encargarse de algunos aspectos de la limpieza de la lista. Sin embargo, también es común realizar limpiezas de forma periódica. Para muchos, realizar limpiezas de forma periódica significa no hacerlo nunca, lo cual equivale a una periodicidad cero, o hacerlo solo cuando el proveedor de email marketing va a empezar a cobrar más, lo cual, aunque no es ideal, es preferible a no hacerlo en absoluto.

Formas de limpiar

Existen dos formas de realizar esta limpieza. Una es manual, es decir, decidir limpiar tu lista cuando te das cuenta de que vas a cambiar a un plan de pago más caro debido a que muchos suscriptores ya no abren tus correos. En este caso, identificas a los contactos inactivos que no han abierto ninguno de tus correos durante un tiempo determinado, como 2 o 3 meses, dependiendo de tu frecuencia de envío, y procedes a eliminarlos.

La otra forma es automatizar el proceso. Puedes establecer una secuencia o automatización que elimine a los suscriptores que no han abierto tus correos durante un período específico, por ejemplo, 3 meses. Este método es más radical pero menos doloroso, ya que no ves directamente los contactos que se eliminan.

Para determinar cuándo es necesario realizar una limpieza, es crucial monitorear tus tasas de apertura. Recomiendo medir todo y llevar un registro, por ejemplo, en un Excel simple, donde anotes tus métricas. Si notas que tus tasas de apertura disminuyen significativamente en lugar de mejorar, es señal de que es momento de hacer una limpieza.

Si tus tasas de apertura se desploman, podría indicar que tus correos no están llegando a la bandeja de entrada, lo cual es un fuerte indicador de que es necesario realizar una limpieza, aunque existen otros factores que podrían influir.

En resumen, hemos visto cuándo es el momento adecuado para decidir hacer una limpieza de lista y cómo llevarla a cabo, ya sea manualmente eliminando a los suscriptores inactivos o de forma automática.

Realiza manualmente una búsqueda de contactos inactivos, que en términos generales consiste en identificar a quienes no han abierto tus newsletters en los últimos tres meses. Dependiendo de la herramienta que utilices, algunas ofrecen funcionalidades específicas para medir el nivel de compromiso o engagement de tus suscriptores, como podría ser el caso de Melting con su sistema de puntuación de engagement.

Si descubres que ciertos suscriptores no han abierto tus correos en este período, considera eliminarlos, ya que no hay indicios de que vayan a interactuar en los próximos tres meses.

Además, esta limpieza puede automatizarse estableciendo un criterio específico para que se ejecute automáticamente. Sin embargo, antes de proceder a eliminar estos contactos directamente, recomiendo llevar a cabo lo que denomino una «secuencia de rescate». Esta consiste en enviar dos o tres correos con asuntos llamativos y un incentivo, como un lead magnet, para motivar la apertura y el clic, indicando un deseo por parte del contacto de permanecer en tu lista.

Si después de esta secuencia los contactos siguen sin interactuar, puedes eliminarlos sin remordimientos. Si a pesar de un regalo y asuntos atractivos no hay reacción, claramente esos contactos no están conscientes de tus envíos. Es crucial tener cuidado con la frecuencia de tus envíos al realizar esta limpieza. Si marcas a alguien como inactivo por no abrir correos en tres meses, pero no has enviado correos en ese tiempo, podrías terminar eliminando a suscriptores injustamente. La limpieza no es la solución a problemas derivados de la falta de envíos.

La frecuencia de envío es fundamental para mantener el engagement. Solo después de establecer una frecuencia constante y observar que algunos no siguen tu ritmo, es adecuado eliminar a esos contactos. Hay muchos usuarios en internet; enfócate en aquellos que realmente desean interactuar contigo.

Mantén tu lista limpia

Ideas para mantener tu lista de correos limpia y que estas limpiezas sean lo menos traumáticas posible incluyen el uso del doble opt-in. Aunque algunos temen perder suscriptores porque estos no confirman su suscripción, en realidad, si desde el primer correo electrónico no confirman, lo único que están haciendo es generar costos y complicaciones innecesarias. Utilizar el doble opt-in, además de ser un requisito legal en muchos contextos, puede ser beneficioso.

Considera que el doble opt-in implica al menos dos clics, uno para confirmar la suscripción y otro en el correo de bienvenida, lo que ya son dos interacciones positivas desde el inicio. Un cliente de correo difícilmente ignorará esto. También puedes añadir un captcha en los formularios de suscripción para evitar bots, aunque el doble opt-in por sí solo ya ayuda a filtrarlos, ya que un bot no confirmará la suscripción.

Otra estrategia es solicitar feedback a tus suscriptores preguntándoles sobre sus intereses y cómo puedes ayudarlos. El correo electrónico de feedback es crucial porque alinea tus contenidos con las necesidades de tus suscriptores. Si ellos mismos te dicen lo que quieren, apuntas directamente a sus intereses, lo cual aumenta la probabilidad de que abran tus correos.

Respecto a la frecuencia de envío, tanto la falta como el exceso pueden ser perjudiciales. Una baja frecuencia puede hacer que los suscriptores olviden por qué se suscribieron, especialmente dada la saturación actual de las bandejas de entrada. El objetivo es destacar, y eso se logra enviando contenido relevante y de interés.

En mi experiencia, desde que adopté el envío de correos diarios, mi lista se mantiene más limpia automáticamente. Los suscriptores que realmente no están interesados se dan de baja por su cuenta, lo que resulta en una lista más comprometida y activa. Esto se refleja en mejores tasas de apertura, clics y conversiones.

Facilitar la baja de la suscripción es otra manera de mantener la lista saneada. Si un suscriptor no desea recibir más tus correos, es mejor permitirle darse de baja fácilmente que retenerlo contra su voluntad, lo cual podría resultar en quejas por spam.

Por último, es crucial no comprar listas de contactos. Adquirir una lista y cargarla en tu proveedor de email marketing solo resultará en gastos de mantenimiento para una lista que, eventualmente, no ofrecerá ningún valor. La construcción de una lista de suscriptores debe ser orgánica y basada en el interés real de los individuos en lo que tienes que ofrecer.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.