Los emojis en nuestros emails

Seguro que los has visto ya por ahí en muchos sitios, en muchos emails, y hasta los has deseado y dicho, «ay, yo también quiero, qué bonitos quedan estos emojis, qué bien quedarían en mis emails también». Pues sí, vamos a hablar de emojis.

Esa simpática forma de mostrar tus emails como diferentes y que pueden ayudarte a darle un empujón a tus tasas de apertura y de clic. Ahora vamos a ver cómo y de qué manera, incluso también cuándo te perjudican, porque al final de lo que se trata es de hacer las cosas bien.

Vamos a empezar por lo fundamental, porque ¿qué nos aportan los emojis o qué pueden aportar en nuestros emails?

Vaya por delante que no me voy a referir solo a los emojis en los asuntos, también me refiero a los emojis en el cuerpo del correo, pero donde más los vas a ver es en los asuntos, es donde realmente todo el mundo quiere posicionarse para fomentar esas aperturas de emails y destacar en la bandeja de entrada. Los clientes de correo no es que sean la repanocha del diseño.

Al final esto es muy sencillo, es una línea de texto, una un poquito más negrita para el asunto y poco más. No vas a encontrar mucho más, no es una red social, ¿no? Así que, bueno, pues todo lo que te dé un poquito de color y destaque, bienvenido sea, siempre y cuando eso sea así.

Ventajas

La primera ventaja, como voy diciendo, está clara: captan la atención de tus suscriptores, sobre todo si no los usas con demasiada frecuencia. Siempre llaman un poquito la atención, haciéndote decir, oye, ¿esto qué es?

Otra ventaja es que aportan un tono divertido y desenfadado a tus emails, con lo cual, dentro de esta tarea que tenemos como email marketers de fomentar una relación con nuestros suscriptores y esa cercanía, sobre todo si eres un negocio pequeño, fundamentalmente, porque bueno, las empresas grandes siempre lo intentan, pero la gran ventaja de los negocios pequeños es esa cercanía, per se, por el propio tamaño y porque, bueno, normalmente somos hombres orquestas, hombres y mujeres orquestas, y estamos muchos de nosotros escribiendo nuestros propios emails, ¿no?

Así que, bueno, pues este tono divertido y desenfadado también dice cosas de nosotros y de nuestra forma de expresarnos habitualmente. Y, por último, la otra gran ventaja es que te permiten expresar en pocos caracteres lo que dirías en varias palabras. Esto en un asunto, pues quieras que no, es una gran ventaja porque tenemos tan pocos caracteres para expresarnos sin que se corte esa frase del asunto y llamar la atención que, bueno, todo lo que suponga un apoyo extra sin necesidad de incrementar ese exceso de caracteres, bienvenido sea.

Los datos

¿Qué dicen los datos de este tema de los emojis? Pues me he encontrado un informe de Return Path señala  la importancia de elegir bien los emojis porque, de acuerdo a los datos que vas a ver en ese informe, un buen emoji dispara las tasas de apertura, pero un emoji que no funcione o que no se elija de forma adecuada funciona peor que no poner nada. Así que con esto hay que tener cuidado, aunque luego vamos a hablar de buenas prácticas. No te preocupes, te voy a dar una serie de pautas para que lo tengas en cuenta.

Por otro lado, lo otro que yo destacaría de este informe o de los datos que aporta es que nada concluye que se disparen las tasas de spam. Es decir, poner o no poner emojis en los emails no influye de forma sustancial en las tasas de entregabilidad, con lo cual, en ese sentido, este mito de «no es que incluyes emojis» bueno, pues como todo, al final un emoji, aunque tú lo veas como imagen, en realidad está interpretado por el cliente de correo como texto. Hombre, si tú te excedes y pones demasiados, como si pones muchas exclamaciones o pones muchas mayúsculas, bueno, pues siempre puede saltar alguna alerta de spam, ¿no? Pero no hay nada en el emoji por sí mismo que haga que estas tasas de apertura se disparen.

Las mejores prácticas

¿Cuáles son las mejores prácticas para usar los emojis en los emails? Bueno, lo primero, que tengas en cuenta quién es tu público, a quién van dirigidos tus emails, porque si realmente te estás dirigiendo a un público o a un consejo de administración, incluir emojis va a ser que no. Así que tenlo en cuenta.

Pero sí, bueno, incluso si es tu marca, por decirlo de alguna manera, sí, utilízalos, no hay ningún inconveniente, pero ten en cuenta quién lo va a recibir. ¿Por qué? Vamos a ver luego por qué este asunto es importante, porque puede que no nos entiendan.

También ten en cuenta que tus emojis sean relevantes, es decir, no incluyas emojis simplemente porque aparezcan coloridos y creas que destacan en la bandeja de entrada. Que tengan que ver con aquello que estás realizando de cierta manera.

Ojo con esto, porque en San Valentín poner un corazón, una flecha, un cupido y demás, no te hace destacar. Pero bueno, que sí sean relevantes con respecto a aquello que tú quieres contar.

Un poco como los jeroglíficos, por decirlo de alguna manera, que también te voy a leer a continuación, que aquí viene, para mí, casi lo más importante. Y es que no sustituyas palabras por emojis. Los emojis te permiten un cierto ahorro de caracteres, pero no porque sustituyan palabras, sino porque te van a permitir reforzar el mensaje sin necesidad de poner palabras enteras en tus asuntos. No los sustituyas por varios motivos: esto es como los jeroglíficos aquellos que aparecían en los periódicos antiguamente, que yo la mayoría no los acertaba. Así que no pienses que con esto te puede ocurrir igual con tus suscriptores, que vean el emoji y no lo sepan interpretar, con lo cual has perdido el mensaje. Así que no sustituyas palabras por emojis.

Esto también tiene que ver con tener en cuenta el público objetivo, ya que puede que tu público no entienda los emojis. Así que ten cuidado, sobre todo a la hora de sustituir palabras. Otra cuestión que destacaría a la hora de utilizar emojis es no abusar de su uso.

Si los utilizas siempre, dejan de ser relevantes. Bueno, no tanto relevantes como que dejan de destacar, porque si todo el mundo espera que en tus emails haya emojis, tus asuntos no destacarán unos de otros. Así que no te pases y tampoco abuses de su uso en el sentido de utilizar muchos dentro de un mismo asunto. No porque pongas más emojis vas a destacar mucho más.

Por otro lado, recuerda que los emojis cambian en función del destinatario, y con esto no me refiero al público objetivo, sino a las herramientas que están utilizando para leer tus emails, como puede ser el cliente de correo, el navegador o incluso el dispositivo que estén utilizando.

A la hora de utilizar un emoji, procura que sean… Yo te diría que no inventes en esto, por decirlo de alguna manera. Vete a lo que sabes que te va a funcionar: ciertas risas, guiños, manos levantadas, flechas, etc. Sabes que se va a ver aunque se vea distinto, pero sí va a salir en todos los dispositivos.

Un consejo que siempre doy es medir el rendimiento de tus emails. Yo te doy los datos generales, pero mide el rendimiento de tus emails, incluso a detalle, para ver si realmente te funciona o no, o cuáles te funcionan mejor que otros en cuanto a los emojis.

Y por último, analiza a tu competencia, ve cómo está ese tema con tu competencia. Si realmente esto es algo que se usa, también te va a indicar si tu público va a entender esas imágenes o no, o de qué manera se están utilizando, incluso, como te digo, no solo en los asuntos, sino también si se están utilizando en el cuerpo de los emails.

¿Cómo añadimos emojis a los emails? ¿Qué posibilidades tenemos? Y además, para intentar fallar lo menos posible con esto de que no se ve igual dentro de los dispositivos, etc. Para empezar, tu propia herramienta de email marketing probablemente te permita incluir emojis.

Las más importantes, prácticamente todas, en los asuntos y en el cuerpo de los emails, te van a permitir incorporar emojis. Tienen su propio catálogo, por decirlo de alguna manera, y con esos casi juegas sobre seguro.

Por otro lado, también tienes a tu propio sistema operativo, y esto sí lo utilizo con relativa frecuencia. Utilizo el atajo de teclado de Mac para, cuando estoy escribiendo, habilitar esos emojis.

Y, por último, una página web de consulta obligada para mí es Emojipedia, que es como una Wikipedia, pero solo de emojis. Una vez elegido el que tú quieres, si esto es compatible, te lo va a poner directamente y en cualquiera de los otros sistemas es simplemente copiar y pegar ese emoji en tu email, en tu navegador, en tu herramienta de email marketing.

Y bueno, pues darle al botón de enviar.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.