¿Eres de los que mandas emails a tus clientes y no consigues ninguna venta? Entonces, te interesa lo que te voy a contar a continuación.

Por si no lo sabías, el Email Marketing es la estrategia de Marketing Digital que mayor retorno de la inversión tiene. Sí, resulta que nuestro viejo (tanto como Internet mismo) amigo el correo electrónico nos puede hacer ganar dinero.

Y lo mejor es que es válido para cualquier sector. Por cada euro que inviertas en tu estrategia de Email Marketing puedes llegar a ganar hasta 40 euros. Con estos datos, no es de extrañar que el Email Marketing se haya convertido en la estrategia de moda y que el número de negocios que se apuntan a ella crezca de manera imparable año tras año.

Sin embargo, como cualquier otra estrategia de marketing, no se trata sólo de ponerse y ya está. Necesitas seguir el camino correcto y no cometer errores que te llevarán a la casilla de muerte.

De hecho, seguro que muchas veces has pensado eso de “¿Vender por email? Eso es lo de hacer spam, ¿no?”. O mejor aún, “Prefiero las redes sociales”.

Y la frase ganadora: “Mando correos, pero no me sirve de nada para vender”

Si te sientes identificado con lo que te he contado hasta aquí, continúa leyendo. Tengo la solución a tus problemas.

El principal motivo por el que la mayoría de negocios no consiguen mejores ventas mandando emails a sus suscriptores y clientes es que hay innumerables mitos rondando por la red.

Te garantizo que si te has topado con alguno de estos mitos y lo has aplicado, estás matando tu negocio. Estos mitos afectan a las ventas que podrías estar haciendo y que no haces.

Necesitas conocerlos, reconocerlos… y así no aplicarlos o huir de ellos.

Vamos a analizar a fondo los 10 mitos sobre el Email Marketing que te están haciendo perder dinero.

Mito nº 1: Cuantos más suscriptores tengas, mejor

Por muy poco que hayas leído sobre Email Marketing, seguro que has oído esta frase en muchas ocasiones.

Este mito se basa en la creencia popular de “burro grande, ande o no ande”. Ya te adelanto que el tamaño del burro, no garantiza el movimiento.

Se trata de una creencia muy peligrosa porque es muy fácil darle crédito. Cuanta más gente reciba mis correos, más probabilidades tendrás de vender. En definitiva, que construyendo una lista con muchísimos suscriptores, ya habrás recorrido la mitad del camino hacia el éxito.

Nada más lejos de la realidad.

El principal inconveniente que tiene aplicar este tipo de consejos es que descuidarás a tus verdaderos clientes. Mandar mensajes masivos hace que te distancies de quienes realmente están interesados en lo que tienes que ofrecerles. No olvides que son tus clientes quienes mejor van a hablar de ti y que, de media, cuesta 7 veces más conseguir un cliente nuevo que volver a vender a quien ya ha confiado en tus productos y servicios.

Memoriza esto: Una lista de suscriptores pequeña, pero activa, te aportará más ventas que una lista inmensa e impersonal con la que nadie interactúa.

Céntrate en los suscriptores que realmente quieren saber de ti.

 

 

Mito nº 2: Tener una alta tasa de apertura es tu objetivo principal

Para analizar el éxito o el rendimiento de una campaña de Email Marketing, hay que tener en cuenta varias métricas. Y, por supuesto, la tasa de apertura es una de las métricas más importantes que tienes que tener en cuenta.

Lee el Post: “11 PROBLEMAS QUE SURGIRÁN EN TU EMAIL MARKETING Y CÓMO SOLUCIONARLOS”

Al fin y al cabo, tu estrategia no es mandar correos (esto es un medio), sino que la gente los abra…

… Y haga lo que les digas que tienen que hacer en ellos, ¿no crees?

Centrarte exclusivamente en las tasas de apertura para medir el éxito de tu estrategia no es una buena idea. La métrica más importante, la que realmente cuenta es la tasa de conversión de tus campañas.

En resumen: ¿Cuánto me he gastado y cuánto he ingresado con cada envío que hago?

¿Quieres calcular el rendimiento de tus campañas de Email Marketing en tu propio negocio? Descárgate GRATIS  mi calculadora ROI de Email Marketing

 

 

Mito nº 3: Manda tus emails solamente en el mejor momento del día

El Email Marketing consiste en mandar el email adecuado, a la persona indicada en el momento oportuno. Hasta ahí estamos de acuerdo.

El problema es que hay cientos de estudios y análisis cuyo objetivo ha sido responder a la pregunta “¿cuál es el mejor día o la mejor hora para mandar tus emails?”.

No voy a entrar a analizar aquí si el mejor día es el martes, el jueves o el domingo por la noche. Y no lo voy a hacer porque la realidad es que no hay una respuesta universal para esta pregunta.

La realidad es que el mejor momento para mandar tus emails depende del sector al que te dediques. Y no sólo eso, sino que dentro de cada sector también depende de cada público objetivo.

Así que, la única manera de saber cuándo es el mejor momento para mandar emails a tu lista es mediante ensayo y error. Haz distintas pruebas y mide los resultados. Ya verás como mejoras el ROI de tus campañas.

 

 

Mito nº 4: No debes enviar dos veces el mismo correo

Este mito se explica mejor si te digo que es lo mismo que si te digo “no seas pesado”. Vale que no hay que ser un pesado. Pero hay muchas diferencias entre ser un pesado y dejar pasar la oportunidad de que tus suscriptores conozcan lo que tienes que ofrecerles.

Para no ser un pesado, te vale el consejo que te he dado en el mito anterior. Analiza tus campaña y manda tus correos en el mejor momento para tus suscriptores.

Sin embargo, no pienses que vas a molestar a tus suscriptores si vuelves a enviarles lo que tienes que decirles si no han hecho caso del primer envío.

Si no te sientes cómodo con este consejo, puedes enviar el correo de otra manera, es decir, con otro asunto distinto y otras palabras en el cuerpo del email. Si tienes un proveedor de Email Marketing, no debería costarte automatizar esta tarea.

Lee el Post: “CÓMO ELEGIR TU PROVEEDOR DE EMAIL MARKETING”

Piensa que puede que tu suscriptor no haya podido leer tu email por cualquier motivo. Esto no es lo mismo que pensar que no quiere leerlo. Recuerda que te dieron su correo electrónico para saber más de ti y de lo que haces. Si no lo haces, piensa que todo el esfuerzo que has puesto en enviar esa campaña no habrá servido para nada. Y, créeme, insistir funciona.

Mito nº 5: Que la gente se dé de baja de tu lista es algo dramático

Al contrario de lo que pueda parecer, que la gente decida pulsar el botón “Dame de baja” que tienes que incluir en todas tus newsletters es realmente algo que te beneficia.

De hecho, el número de bajas de tu lista es un excelente indicador del interés que tiene lo que estás contando.

Quien se da de baja de tu lista es porque no le interesa lo que le estás contando. ¿Qué hay de malo en esto? ¡NADA! ¿Para qué quieres seguir mandando correos a quien no te va a comprar NUNCA?

Que la gente se dé de baja de tu lista no es que sea algo como para invitar a una fiesta para celebrarlo, pero sí tiene varias ventajas:

  • Mejora tu tasa de apertura. Obvio, en proporción hay más gente que abre tus correos que antes. Esto beneficia a tu reputación como remitente. Así reduces las probabilidades de caer en la bandeja de spam o promociones de tus suscriptores.
  • Evitas el riesgo de que te marquen como spam. Es mejor que se den de baja a que te marquen como spam. Nuevamente, tu reputación lo agradecerá.
  • Es más barato. Recuerda que tu proveedor de Email Marketing te cobra por suscriptores y/o por emails enviados.
Lee el Post: “EVITA APARECER COMO SPAM”

Mito nº 6: Debes eliminar a los contactos inactivos de tu lista

¿Qué es un contacto inactivo? Prácticamente cualquier persona que haya realizado Email Marketing, se habrá cruzado con personas que se registran en su lista de suscriptores para obtener ventajas gratuitas o descuentos especiales. Se trata de suscriptores que no interactúan con ninguna otra iniciativa, incluso se tiran meses sin abrir ninguno de tus correos. Esto es lo que llamamos contactos inactivos.

La mayoría de ellos lo hacen porque creen que es para la único que sirve estar en una lista de correo. Por desgracia, creencias como ésta son también un mito que, si te lo crees, acabará liquidando la eficiencia de tu estrategia de Email Marketing.

Una vez que ya sabes que hacer Email Marketing no consiste en coleccionar contactos (¿recuerdas el mito nº1?), ¿debes eliminar a los contactos inactivos? La respuesta es: Sí y no. Me explico mejor: Sí, pero no sin antes darles antes una última oportunidad.

Existe un tipo de campaña que llamo “de rescate” y que debes intentar antes de eliminar a los contactos que no interactúan con tus campañas. Esta campaña “de rescate” consiste en enviarles uno o varios emails con incentivos especiales para ellos (de entrada, una línea de asunto que llame su atención).

Lee el Post: “LOS 50 CARACTERES MÁS IMPORTANTES DE TUS EMAILS: EL ASUNTO

El contenido de estos emails consiste en dejarles claro que, si no quieren seguir en tu lista de suscriptores, tan sólo tienen que no hacer nada y automáticamente serán dados de baja (puedes automatizar esto fácilmente con tu proveedor de Email Marketing). O bien puedes enviarles un correo en el que tienen que hacer una acción determinada y, si no la realizan, darles de baja automáticamente de tu lista.

Al igual que anteriormente hemos visto que no es ningún drama que la gente se dé de baja de tu lista, no dudes a la hora de deshacerte de los contactos inactivos.

 

 

Mito nº 7: Tus emails deben ser breves

Este mito tiene su origen en el hecho de que a la gente cada vez le cuesta más mantener la atención en una sola cosa durante mucho tiempo. Recibimos tantos estímulos en todo momento que estar concentrados se ha convertido en un lujo al alcance de unos pocos.

Por lo tanto, parece que la opción más lógica desde el punto de vista del Email Marketing es que los emails que envíes sean lo más breve posible.

Error.

Por supuesto, un email breve puede ser muy efectivo. Pero no podemos concluir que sólo los emails breves son efectivos.

La eficiencia de una campaña de Email Marketing no depende de la longitud de sus emails. Depende de muchos otros factores como el diseño, la redacción, el formato…

Lo más importante es cómo conectas con tu público. En definitiva, qué valor les estás aportando, en primer lugar, para que sean tus emails los que abren y leen entre los muchos que reciben al día. Y, por otro lado, para que compren tus productos y servicios a través de ellos.

Lee el Post: “LOS 2 ELEMENTOS QUE NECESITA EL CONTENIDO DE TUS CAMPAÑAS PARA SER UN ÉXITO”

Mito nº 8: Puedo hacer Email Marketing con cualquiera de mis contactos

No me cansaré de repetirlo. Para poder hacer Email Marketing (o cualquier estrategia de marketing, tanto digital como tradicional) necesitas que te den permiso.

No es una recomendación. Es una obligación.

Legal.

No seguir este consejo te puede traer problemas muy serios.

Así que huye de comprar listas de contactos y construye tu propia lista.

¿Necesitas ideas para construir tu propia lista? Aquí te dejo unos enlaces que te darán unas cuantas:

Lee el Post: “11 MANERAS DE CONSTRUIR TU LISTA DE SUSCRIPTORES” Lee el Post: “CÓMO AUMENTAR TU LISTA DE SUSCRIPTORES OFFLINE” Lee el Post: “CÓMO AUMENTAR TU LISTA DE SUSCRIPTORES CON UN LEAD MAGNET”

Mito nº 9: Las automatizaciones son impersonales

La mayoría de las personas asocian automatización con algo ejecutado por máquinas o robots. Pero esta creencia no es aplicable cuando hablamos de automatización con Email Marketing.

En esencia, la automatización de Email Marketing no es más que sistematizar el envío de emails personalizados. Y, al contrario de lo que pueda parecer, no hay nada impersonal en ello.

Si defines bien tu estrategia, puedes añadir muchos toques personales a un email. Desde el nombre de cada uno de tus destinatarios, hasta contenido específico en función de sus preferencias. Así, conseguirás que, aunque los emails se manden de forma automática, tus suscriptores respondan a ellos o realicen las acciones que a ti te interesen en ellos.

Lee el Post: “LAS CLAVES PARA ENVIAR EL EMAIL PERFECTO”

Mito nº 10: Si mandas muchos emails la gente se dará de baja de tu lista

No es muy recomendable espamear a tu lista con más emails de la cuenta. Te arriesgas a que se den de baja. Pero este temor a las bajas no debe llevarte a no mandar los emails que necesitas mandar en el momento en el que necesitas mandarlos.

Mi compromiso con mis suscriptores es el de mandarles, al menos, un email a la semana. Esto significa que, si no hay contratiempos e imprevistos, al menos reciben la última entrada de mi blog por correo electrónico. Para mí esto es muy importante y por eso procuro informarlo en el momento en que se suscriben. Pero de igual forma te digo que no son las Tablas de la Ley. Ha habido semanas que no han recibido nada y otras en las que han recibido emails varios días.

Reconozco que mandar demasiados emails es el principal motivo de bajas de mi lista. Pero también te digo que ha habido gente que me ha marcado esa opción como baja en momentos en los que tan sólo he mandado ¡un email al mes! ¿Le resto importancia? No, tan solo le doy la que tiene. De igual manera que hay gente que se da de baja porque no le interesan mis contenidos, tampoco dramatizo con los que no se interesan por la frecuencia de mis contenidos. Hay emails que es necesario mandarlos. Las ventas no caen solas.

Y, lo más importante que tienes que tener en cuenta, analiza tus campañas y saca tus propias conclusiones. Como siempre, no hay una receta universal para la frecuencia de envío, como no la había cuando hablamos antes del momento oportuno para enviar los emails.

Conclusión

Cada empresa es única y, por lo tanto, no existen recetas universales que puedas aplicar en Email Marketing. Como responsable del marketing de tu empresa, debes orientar tus esfuerzos hacia tu público objetivo y teniendo en cuenta los resultados que has ido obteniendo en tus propias campañas.

Hay buenos consejos que puedes aplicar. Pero es eso precisamente lo que tienes que hacer, aplicarlos y sacar tus propias conclusiones.

Sólo de esta manera dispararás el retorno de la inversión (ROI) de cada email que mandes a tus suscriptores y clientes.

¿Te animas a dejar algún otro mito? Pásate por los comentarios y compártelos.

Pin It on Pinterest