Que tus suscriptores pasen a la acción

Quieres saber cómo convencer a tus suscriptores para que pasen a la acción en los emails que envías? ¿Quieres saber qué contarles a tus suscriptores para que hagan lo que tú quieres que hagan y que ya planteaste con tus objetivos en tus campañas de email marketing?

O a lo mejor lo que quieres es saber qué aspecto tienen que tener tus emails para conseguir tus objetivos. Es decir, si has cumplido con lo que esperabas a la hora de hacer una campaña y enviar los emails para que esa campaña salga adelante.

Tú necesitas que abran tus emails, vamos a ver hoy cómo hacer que además los lean y que pasen a la acción, haciendo eso para lo que tú estás enviando cada email a tu lista de suscriptores.

El diseño

El diseño, en mi opinión, es totalmente secundario, porque puedes diseñar el email más bonito de todos los tiempos, pero si no hay un buen copy, si el mensaje no está claro, si no sabes lo que quieres transmitir tus suscriptores no van a tener nada fácil encontrar el valor añadido que hay en tus emails, y sobre todo no van a tener claro qué tienen que hacer o qué quieres que hagan para que terminen convirtiéndose en clientes.

Pero vamos a hablar de diseño porque que sea de secundario no quiere decir que no haya que tenerlo en cuenta, pero lo más importante es escribir con claridad, con un propósito claro. Si lo que tienes que enviar no tiene ningún sentido, no te va a salir bien la jugada nunca. Eso es prácticamente matemático. Un buen copy no deja ninguna duda de por qué se ha recibido ese email. Tu suscriptor tiene que saber por qué te ha enviado ese email.

Luego se trata de convencerle de que tus argumentos son válidos y de convencerle de que pase la acción, pero no tiene que tener duda de que si es un email de ventas es que tienes algo que vender y tiene que tener claro qué es lo que tienes que vender.

Como norma general, lo que te voy a comentar debería valerte siempre. El primer consejo sería que escribas pensando en los hábitos de lectura de tus suscriptores. Aquí, obviamente, te pueden faltar datos.

No sabes dónde, cuando, como, sobre todo cuando estás empezando. Para eso están las métricas. Según vayas haciendo campañas, es conveniente que midas todo lo que realizas para ir sacando conclusiones.

Pero si tu caso es que no no sabes o acabas de empezar o no tienes esos datos, porque no los has cogido nunca usa tus propios hábitos de lectura de emails como pista. Ojo, no pienses en ti como tu cliente, porque te vas primero, porque el nivel de autoexigencia que tenemos con nosotros mismos es mucho más elevado que el que tienen los demás.

¿Qué tienes que tener en cuenta? ¿Qué tienes que observar? ¿Cuánto tiempo dedicas a leer los emails? ¿Cuánto tiempo dedicas a leer los emails? Cuando digo emails, me estoy refiriendo a newsletters que recibes. ¿No me refiero a emails que tienes con tareas de trabajo? ¿O cuánto tiempo dedicas a leer emails de campañas de email marketing? ¿Dónde sueles hacerlo en el trabajo, en tu casa, en el baño? Eso también hay que tenerlo en cuenta.

Por ejemplo, hay mucha gente que los lee en el tren al ir o al volver del trabajo, aprovecha para poner su bandeja de entrada al día en el coche, que ya sé que está prohibido pero he visto a gente hacerlo en los atascos. En un ratito en el pasillo, en el trabajo, entre reunión y reunión.

Una que es bastante frecuente, es la de cierre rápido de ventana, porque viene el jefe y nos van a pillar que estamos comprando desde el ordenador del trabajo. Puede parecer una tontería, pero estoy seguro que te ha pasado, yo creo que nos ha pasado todos en algún momento, y eso, ojo, hay que tenerlo muy en cuenta, ¿no? Que puede ocurrir que no estén en el ambiente adecuado para leer tus emails.

Así que escribe párrafos cortos, utiliza la negrita cuando consideres que hay que destacar algo, usa títulos grandes, también puedes crear distintos puntos de acción como botones y poner los vínculos en un color distinto (normalmente esto suele hacerlo por defecto cualquier editor de texto de email).

Todo esto te sirve para desplegar la información de una forma que, que de un primer vistazo, que es lo que muchas veces hacen los suscriptores, ven si les interesa lo que hay, pues que en ese primer barrido quedó claro el mensaje principal, cuál es el objetivo de tu email y por qué deberían leer ese email.

Y sobre todo, lo más importante, cuál es el valor añadido que tiene para ellos, por qué deberían estar leyendo ese email y por qué deberían hacer lo que les estás diciendo que tienen que hacer.

El tono.

Utiliza el tono adecuado. No se trata solo de si eres más dicharachero, más formal, más informal, eso va en ti. Debes mostrarte cómo eres, simplemente pasando un pequeño tamiz que dependerá del sector o el tipo del cliente al que te dirijas, pero sí debes mostrarte como seas igual que si atenderás presencialmente, con ese mismo tono.

Huye de formalidades excesivas, si no las utilizas en tu día a día. Cada palabra cuenta y la pregunta más importante que te tienes que responder a la hora de utilizar tu tono es si lo que tú estás diciendo le llegará a la persona a la que se lo estás enviando. Obviamente aquí hay un trabajo previo de búsqueda y ajuste de los objetivos que realmente quieres conseguir con tu campaña y también con esas preguntas como el quién le estamos enviando eso y en base a eso diseñar el contenido. En definitiva: ¿qué cercanía quieres establecer a través de tus campañas de email marketing?

La personalización.

La personalización, yo la defiendo porque es la base de la segmentación y la segmentación es la base de las tasas altas. Si no personalizamos, si no segmentamos, estamos perdiendo una de las principales ventajas que tiene el email marketing y es que puedes diseñar a medida cada mensaje.

Te recuerdo mi definición de email marketing, que es enviar el email adecuado en el momento oportuno a la persona indicada y eso sólo se puede hacer examinando los datos que tenemos, nutriendo nuestra base de datos, de más y más datos y ojo con criterios, sólo utilizar los datos que realmente vamos a necesitar y en base a eso establecerlos los envíos oportunos a las personas adecuadas en el momento indicado.

Cuando escribes un post en tu blog, por ejemplo, o cuando publicas una entrada en tus redes sociales, todo el mundo ve lo mismo. No hay posibilidad de personalizar. Lo más lo más que puedes personalizar es, en caso de las redes sociales, si pagas generando anuncios y ¿cuál es la clave de la rentabilidad de los anuncios? Una buena segmentación.

Pues aprovecha que en email marketing puedes hacerlo sin necesidad de tener que invertir para acceder a esos datos. Esa es la gran ventaja también que tienes del email marketing. Y esto lo puedes hacer con cualquier proveedor de servicios de email marketing, da igual el que tengas, incluso aunque sea gratuito, todos te van a permitir en mayor o menor medida la personalización.

Ha de estar basada en los comportamientos e intereses e incluso en qué contenidos han descargado. Si solo tienes un lead magnet, pues solo un lead magnet, pero si tienes varios y están relacionados con distintas temáticas dentro de tu sector. Sobre todo estamos pensando es cómo hacer que hagan caso de lo que les estás escribiendo, es decir que no se acaba todo escribiendo o creyendo que hemos escrito un email, será un buen o un mal email en función de los resultados.

Cada envío que hagas, envíate un email de prueba. Para empezar, porque nada te perjudicará más que no repasar si hay errores gramaticales, ortográficos o de escritura. Esto obviamente no te va a eximir de que pueda haber errores. Respecto al tema gramatical, sí permito ciertas licencias, yo me permito ciertas licencias como los puntos a parte y suspensivos. Para esto me remito al primer consejo que te he dado sobre el copy y es que sea escaneable el contenido.

Párrafos largos, aunque correspondan gramaticalmente, no venden. Entonces, en la medida de lo posible, tu juegas con la gramática porque te va a ayudar, va a redundar en tu favor.

Además pueudes verificar los enalces.

Las imágenes.

Si no se entiende el mensaje sin las imágenes, procura darle una vuelta a eso, cambialo para que se entienda. La imagen tiene que reforzar el mensaje, no sustituirlo, porque cuando envías imágenes pasan cosas y las cosas que pueden pasar es que no salgan las imágenes y entonces has perdido toda capacidad de acción.

Llamadas a la acción.

Solo una llamada a la acción. En la medida de lo posible, un email, una llamada a la acción. Nada más porque lo que estás haciendo es que tu suscriptor tenga que decidir.

No vas a vender. Decidir duele y tomar decisiones duele. Tienes que ser tú quien tome las decisiones por tu suscriptor. Y eso pasa en la medida de lo posible una única llamada a la acción.

Yo ha habido veces que me he visto obligado a poner más de una, pero suelo justificarlo e intento que queden claras y separadas. Pero son excepciones. Lo normal es que cada email que envío sólo tenga una llamada a la acción. Si tiene dos, muy relacionadas, muy separadas convenientemente, que es cada cosa, bueno, bien justificado.

Tus llamadas a la acción deben tener como un campo de acción, por decirlo de alguna manera, de unos 46 píxeles. ¿Por qué? Porque ese es el ancho del dedo pulgar, el ancho medio y la gente lee emails en el teléfono.

Otra cosa que tienes que evitar en la media o lo posible a toda costa es el scroll lateral. Es decir, que el ancho de tu email sea superior al ancho de la pantalla del dispositivo en el que lo estén leyendo.

Aquí me da igual si es móvil o si es ordenador. Si es móvil, por dejontado, porque es donde más perjudicial es para ti, pero es perjudicial en cualquier caso. Aquí como norma general, el ancho máximo para tus emails debe ser de 600 píxeles.

Yo normalmente utilizo 550, una cuestión simplemente de curarme en salud. Con esto consigo que mis emails no tengan scroll lateral siempre.

Texto.

Y por último, por último, con respecto al aspecto y también relacionado con el copy, que ya hemos visto que son cuestiones relacionadas, es que el texto sea claro. Yo en mi caso y la recomendación que te hago es letra negra sobre fondo blanco.

La fuente que utilizo es Ariel. Ariel y Einstein y Roman, muy, muy, muy ocasionalmente. He utilizado mucho tiempo Helvética y el tamaño 16 píxeles, aunque con 14 es más que suficiente.

Y con esto, mi querido remitente, ya tienes todo lo necesario para mandar el email perfecto.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.