Suscriptores offline

¿Cómo hacerlo estando en otros entornos? ¿Cómo atraerlos a tu lista de suscriptores? Pero bueno, esto es el ámbito digital, obviamente, hablando de email marketing, parece que es el entorno natural de esta estrategia de marketing digital. Sin embargo, hoy queremos ir un paso más allá porque no todos los negocios son nativos digitales. Hay negocios que conviven o que incluso son prácticamente o exclusivamente del ámbito analógico. Hay quien a esto lo llama el mundo real, a mí me parece igual de real uno que otro, si hablamos de ese mundo offline del que tantas veces hablamos y que realmente representa la inmensa mayoría de los negocios que existen.

Eso no quita que cualquier negocio, tanto online como offline, puede y yo diría que debe hacer email marketing. Pero claro, hay una dificultad añadida para estos negocios offline de cómo hacer llegar a esas personas a la lista de correo porque obviamente tienen que dar el salto de un entorno analógico al digital.

Así que hoy voy a hablar de cómo aprovechar el entorno offline para construir tu lista de suscriptores online. Esto también sirve, de hecho, vas a ver algunos ejemplos que sirven de cómo utilizar el mundo offline, aunque tu negocio sea digital 100%. Por ejemplo, si vas a conferencias, charlas, o encuentros de emprendedores, haces networking, vamos a saber cómo utilizar ese tipo de eventos para construir tu lista de suscriptores también y tenerlos también como una fuente de suscriptores de calidad.

Vamos a ver cómo construir la lista para que no tengas a nadie que no quiera estar en esa lista. Tendemos a subestimar nuestra capacidad para hacer contactos. «No tengo audiencia, acabo de empezar, no sé con quién contactar, no sé dónde encontrar a mi cliente, a mi público ideal».

Vamos a ver que eso no es una excusa para poder empezar a construir tu lista de suscriptores, porque no todo es entorno digital. Hay un mundo ahí fuera que muchos estamos echando de menos por esta maldita pandemia, pero que sigue ahí, que va a seguir estando y que hay que aprovechar para nuestra estrategia de marketing digital.

Vamos a hacer una diferenciación: un contacto no es un suscriptor. Me llega mucha gente en consultoría, cuando les pregunto, «¿Tenemos por dónde empezar?»

«Sí, tengo una lista de contactos.» Pero espera, espera, espera un momento. ¿De qué tipo de contacto estamos hablando? Y esto es fundamental. Sí, todos tenemos, no voy a hablar de los contactos personales, que es el primer sitio donde buscar para construir una lista de suscriptores, sino también en Outlook, distintas empresas en las que hemos estado, hemos acumulado correos. Normalmente, aunque hayamos cambiado de trabajo, más o menos estamos en un sector vinculado a lo que ya hacíamos y al que podemos recurrir para empezar a construir nuestra lista de suscriptores. Pero no es lo mismo un contacto que un suscriptor.

No caigas en este error típico de creer que porque tienes un contacto, ya tienes un suscriptor a quien puedes añadir a tu herramienta de email marketing. ¡No funciona así!

Vamos a ver cuál es la base de una buena lista de suscriptores, especialmente cuando vienen desde el ámbito offline. Te ayudará a evitar el error de añadir contactos sin más a tu proveedor de servicios de email marketing.

Networking

Te lo voy a contar con un ejemplo muy cotidiano si estás emprendiendo o estás en el mundo profesional. Vas a un evento o encuentro, un networking con otros emprendedores. Durante una conversación en la que ves que tenéis cosas en común y que podéis colaborar, intercambiáis vuestras tarjetas.

Unos días después, repasas el tarjetero para ver qué tal te fue en el evento y decides incluir a Carlos en tu lista de suscriptores. Esto está mal, porque Carlos no te ha dado su tarjeta para ser tu suscriptor.

Te la ha dado para contactar de otra manera, mucho más personalizada para colaborar. ¿Se puede convertir ese contacto en suscriptor? Sí, de eso es de lo que vamos a hablar, porque una tarjeta de visita no es un suscriptor, pero puede llegar a serlo.

Toma nota porque vamos a basarnos en el consentimiento. No debemos tener a nadie en nuestra lista que no quiera estar, pero voy más allá: que no haya solicitado explícitamente estar en nuestra lista de suscriptores.

Cuando se trata de nosotros, lo tenemos muy claro, pero cuando se trata de incorporar a otros contactos, parece que no tenemos tan claro que hay que respetar esto. Esto es la esencia, pero ya no solo legalmente, que eso es por descontado según el reglamento de protección de datos, sino de hacer las cosas bien y de simplemente tener gente en tu lista de suscriptores porque realmente quiere leer, abrir tus correos, y consumir todo eso que tú vas a aportar. Gente que está realmente interesada en lo que haces, eso es lo que te va a convertir en relevante.

No se trata de tener una lista grande, sino de tener una lista con gente que realmente te sigue. Podrías tener pocos suscriptores y muchos ingresos si realmente tienes a la gente adecuada en tu lista de suscriptores. Esto que te pongo como base para la construcción de una lista offline vale también para la construcción de una lista online. Es el mismo criterio, solo que aquí hay que tener especial cuidado y distinguir, porque cuando alguien llega a nuestra web, rellena un formulario de suscripción y decide suscribirse a cambio de un lead magnet, es un proceso natural. Pero cuando estamos en otros ámbitos, nos toca a nosotros gestionar esa cuestión. Este contenido va precisamente de cómo aprovechar todos esos contactos que somos capaces de generar en nuestro día a día, que son muchos más de los que pensamos, y utilizarlos para construir nuestra lista de suscriptores.

Consentimiento

Así que recuerda, es crucial recabar ese consentimiento antes de incluir a alguien en ningún proveedor de email marketing. Vamos a verlo con ejemplos. Te he traído una serie de ejemplos que he recopilado en estos últimos días para que lo entiendas a la perfección e incluso puedas aplicarlo. Son ejemplos cotidianos, cosas del día a día.

El primero es un básico, pero no me cansaré de repetirlo nunca, porque es un riesgo que siempre está presente en internet. Y es la tentación de comprar una lista de suscriptores. Este es el clásico ejemplo de cómo no incluir suscriptores, ya he dado muchas razones en otros contenidos, pero hoy es que esa gente no ha dado su consentimiento para estar en tu lista.

Sé que hay maneras legales de hacerlo parecer casi legítimo, como cuando te llama la compañía telefónica a la hora de la siesta. Te molesta, ¿verdad? Muchas veces legalmente no tienen permiso, otras sí, aunque tú no seas realmente consciente.

¿Crees que es efectivo? No, ¿verdad? Aunque sea una estrategia rentable para algunos, no es la manera en la que debes construir tu lista de suscriptores. ¿Por qué? Porque te llevará a resultados como pocas aperturas, pocos clics, cero ventas. Así que, comprar una lista de suscriptores es el ejemplo básico de falta de consentimiento en el 99.9% de los casos.

Red de contactos

Vamos con otro caso recomendado. Conoces a Carlos en un evento e intercambiáis tarjetas. ¿Cómo hacemos para que Carlos pase de ser una tarjeta a ser un suscriptor? Contacta con él personalmente y ofrécele tu lead magnet. Para eso tienes tu página de suscripción. Para decirle, «Oye, mira, estuvimos hablando el otro día y creo que tengo algo que podría interesarte». Si es así, él se suscribirá y entrará en el proceso de forma totalmente digital.

Imagina que tienes un restaurante y sorteas una cena gratis para dos personas. Dejas en tu local una urna donde los participantes pueden dejar sus datos para participar en el sorteo. Piensas, «Bueno, por una cena, conseguir 100, 200, 500, 1000 nuevos suscriptores es una buena estrategia».

Pero, ojo, no olvides pedir el consentimiento en el formulario de participación del sorteo para estar suscrito a tu lista. Aquí tengo una duda sobre si realmente podríamos exigir como condición para participar en un sorteo el estar suscritos. Me genera dudas. No digo que no se pueda hacer, pero podrías ofrecerlo como algo voluntario. Pero recuerda, el consentimiento es clave. No vale que participen en tu sorteo, tomes la base de datos y los incluyas directamente. Han pedido participar en un sorteo, no han dado permiso para estar en tu lista de suscriptores.

Otro ejemplo es tener un negocio, como una tienda de barrio, y en el mostrador puedes tener una hoja donde la gente deja su correo. No olvides indicar en ese formulario que al dejar su correo estarán suscribiéndose a tu lista. Es otra manera de construir tu lista de suscriptores. Un inconveniente común en el mundo offline es transcribir esos correos, no solo por el tiempo que consume, sino también por los posibles errores al hacerlo, desde entender la letra de quien dejó el correo hasta equivocarse al teclear, lo que puede resultar en direcciones erróneas. Lo habitual es que estas direcciones erróneas generen rebotes y se eliminen automáticamente en tu proveedor de email marketing. El problema surge cuando un error lleva a que el correo llegue a otra persona que no está interesada.

Para eso están las limpiezas de lista. Imagina esa hoja que has dejado en tu mostrador y has construido poco a poco tu lista, pero nunca les has enviado nada o hace mucho tiempo que no les envías nada.

Yo aquí te recomendaría que, antes de empezar a hacer campañas de forma regular, realices una limpieza de lista. Es crucial recabar ese consentimiento antes de incluir a alguien en cualquier proveedor de email marketing.

Así que, antes de empezar a hacer marketing por correo electrónico de forma regular, es recomendable pasar tu lista de suscriptores por un proceso de limpieza y quedarte solo con los que realmente siguen interesados y cuyas cuentas de correo siguen siendo válidas.

Más casos cotidianos: vas a dar una charla ante empresarios de tu sector y potenciales clientes. Antes de comenzar la charla, el organizador te pasa una lista de contactos con la gente que ha asistido. Podrías pensar que, ya que tienen interés y han venido a la charla, ¿por qué no incluirlos en tu lista de correos? No, no está bien hacerlo sin consentimiento; ellos rellenaron esa hoja simplemente por una cuestión de asistencia, no para que tú te lleves la lista y la incluyas en tu proveedor de email marketing.

Una mejor práctica durante la charla es anunciar al principio que al final ofrecerás un enlace para descargar la presentación o una guía. Esto incentiva a que se suscriban directamente con su teléfono, lo cual es una forma correcta de proceder.

Si vas a dar otra charla, en lugar de no ofrecer un lead magnet, puedes pasar una lista invitando a los asistentes a rellenar con su correo si desean saber más sobre el tema. Aunque esto capte más leads que simplemente ofrecer un enlace, tienes el desafío de gestionar el tiempo y los errores de transcripción. Además, incluirlos de esta manera, sin pasar por un proceso de doble opt-in, podría afectar ligeramente la entregabilidad de tus correos.

Otro caso común es ser miembro de una cámara de comercio o asociación empresarial y tener acceso a datos de contacto de otros miembros. No puedes incluir estos datos en tu lista sin haber recabado antes el consentimiento, ya que esto sería éticamente reprobable, similar o peor que comprar suscriptores.

Si has importado una lista de contactos desde Outlook, Gmail, o cualquier otro proveedor de correo que estés utilizando, recuerda que no puedes simplemente tomar esos datos y volcarlos en tu lista de suscriptores. No hay consentimiento en este acto. Sin embargo, podrías utilizar estos contactos para hacer un envío masivo invitándolos a suscribirse a tu lista ofreciéndoles algún lead magnet, asegurándote de filtrar a los que ya se han suscrito para no molestarlos.

En el caso de un bar, restaurante o cafetería, puedes dejar una hoja y un bolígrafo en cada mesa invitando a los clientes a suscribirse a la newsletter. Es crucial pedir en el formulario el consentimiento explícito para estar en la lista de suscriptores, igual que lo harías en formularios online, incluyendo información legal sobre el tratamiento de los datos.

Finalmente, si estás a cargo de un grupo de trabajo y decides usar una herramienta de email marketing para facilitar la comunicación, asegúrate de informar y obtener el consentimiento de los miembros del grupo antes de incluir sus direcciones de correo en la herramienta.

¿Te gustaría empezar a construir y monetizar tu lista de suscriptores?

Entra a mi masterclass gratuita Tu Email Marketing Mínimo viable.

Con esta masterclass aprenderás:

  • Qué escribir en tus emails.
  • Mi estrategia PRO para pasar de suscriptor a cliente desde el primer email.
  • Cómo hacer que tus suscriptores abran y cliquen tus emails.
  • Todo esto, sin gastar ni un euro en publicidad, sin miles de suscriptores y sin saber de tecnología.

Además, recibirás un consejo diario sobre Email Marketing. Cada día. En tu bandeja de entrada. Listo para implementar.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Privacidad*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pacovargas.es te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Marina Brocca como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Hosting: Siteground Spain S.L. Hosting  100% seguro. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@pacovargas.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.